THE LESBIAN SISTERS

THE LESBIAN SISTERS
Fotos de Eugenia Gusmerini

viernes, 4 de enero de 2008

Pequeña como una miga


A pesar de estar rodeada, asediada según como se mire, por multitud de libros, o será por eso, a menudo me siento pequeña como una miga. Millones de líneas de palabras que expresan pensamientos, sentimientos, relámpagos de saber, lúgubres desconocimientos, incógnitas de esperanza, púrpura de la noche de los tiempos que infinita cae sobre las conciencias. Abro libros con curiosidad, como si al ver las palabras escritas pudiera saber parte de lo que ignoro, de lo que soy, a lo que aspiro. ¿Qué busco exactamente? Consuelo, apoyo, luz. La mayoría de las veces me conformo con encontrarme a mí misma a través de la experiencia ajena o algo tan distinto que me revele un nuevo camino. Algo que me abra la mente como se abre la sandía a golpe de machete. O como separo la pepita de la carne de la uva para las campanadas de año nuevo. Una caricia semántica que besarme los labios.
Y tengo personajes esperando réplica en un documento titulado ‘tratamiento borrador’. Son figuras alargadas que aspiran al cielo, como los dibujos del Greco cuya humanidad me desarma en su trascendencia universal. A la puerta de un teatro él fuma un cigarro mientras ella le pregunta por qué ha vuelto. Y él piensa que hay cosas que no pueden evitarse, al contrario, que han de provocarse, pero no dice nada, sigue fumando. Cruel es dejar de la mano de dios la imagen congelada de estos dos seres perdidos en la confusión que es vivir, pero tanta responsabilidad me abruma porque debo darle un giro para que esta historia no sea la mil veces vista y hay nubes todavía aunque cada vez llueve menos.
En un juego perverso de muñecas rusas, alguien me contiene a mí al tiempo que yo contengo a otros personajes humanos. A la espera de réplica estoy. A la espera de palabra están. Menos mal que siempre hay alguien en la sombra que dicta justo cuando el telón está a punto de caer.
Pan somos y en miga nos convertiremos.

1 comentario:

Stella Blue dijo...

y por la noche mientras dormimos, vendrán las hormigas y nos llevarán a su hogar bajo tierra y, después, un día no muy lejano, nos comerán. Pero eso no ayuda mucho a tus personajes ¿no? Quizás hay algo que se olvidó decir, algo que tiene intención noble pero que al salir, hace daño. Son las torpezas humanas las que hacen posible el drama. Un beso.