THE LESBIAN SISTERS

THE LESBIAN SISTERS
Fotos de Eugenia Gusmerini

lunes, 15 de septiembre de 2008

Animalario


¡Qué desafortunado ha estado Obama con lo del cerdo y el pintalabios! Denota que, de algún modo, sabe de su error de cálculo. Porque ni él ni su equipo tuvieron en cuenta la cuestión del género a la hora de valorar una vicepresidencia con Hillary. Prefirieron, como cuentan algunos, deshacerse de la alargada sombra de Clinton, de Bill Clinton, que todavía pesa mucho en los demócratas, parece ser. En cambio, el primitivismo de Mc Cain y asesores, lo vieron claro. Mujer que se va, mujer que se repone, pero esta vez de nuestro lado. ¿Qué tiene otros valores contarios a los que defendía Hillary? ¿Y qué? ¿Es mujer o no? Y ahí está el tirón Palin que quienes entienden dicen que hizo un discurso espléndido en su convención, tanto que provocó un comentario sexista del siempre prudente Obama. Está claro que muchas feministas no votarán a Palin, pero habrá otras que pasarán por alto su integrismo creacionista y apostaran por ver a una primera vicepresidenta mujer de los EEUU. Hay partido.
Y si el cerdo fue una vez en escena no una mujer con los labios pintados sino Juan Echanove a quien no tuve el gusto de ver, ahora en la cartelera de Barcelona hay una tortuga que interpreta Carmen Machi. ‘La tortuga de Darwin’ de Juan Mayorga. ¡Y cómo está esa mujer haciendo de tortuga evolucionada! Aprovechando el animalario, ¡qué camaleónica Carmen Machi! Aunque al final sólo una expresión: ¡Qué gran actriz! El texto está a la altura, es verdad, pero esa composición de una tortuga que ha sigo testigo de la historia de los últimos doscientos años de Europa por la que pelean un historiador y un científico, es una creación de las que entran en la memoria para quedarse impresas. Y a pesar de lo que algunos llamarían moraleja, léase ‘qué mal el ser humano que teniendo el potencial que tiene siempre la acaba cagando, será que es malo intrínsecamente’, la obra deja muy buen sabor de boca. Hace reír, conmueve, emociona, admira. Reúne los requisitos para que público y crítica concilien por una vez sus puntos de mira. La tortuga caminará lentamente pero con paso firme en el Romea hasta mediados de Octubre, aunque no sería de extrañar que en algunas sesiones el teatro cuelgue el cartel de agotadas las localidades. Ayer estaba prácticamente lleno. Los aplausos, vítores, clamores y muchos y muchas puestos en pie a la voz de bravo dan fe de lo que digo.
Ahora bien, si se trata de asumir qué animal somos, yo creo que soy un cruce de leona y patita de lago. Lo llevo escrito en la cara. ¿Tendrá alguna fábula Esopo sobre leonas y patitas de lago?

2 comentarios:

Insonrible dijo...

¡Qué ganas tengo de ver esta obra! No tanto por descubrir qué tipo de animal soy -que ya me dijiste tú el otro día era una "rara avis"-, sino por presenciar esa magia que produce la interpretación en estado puro. Y la Machi es mucha Machi...

Paula Mocinho dijo...

qué razón tienes, insonrible, la Machi es mucha Machi!!!! besos, guapa!