THE LESBIAN SISTERS

THE LESBIAN SISTERS
Fotos de Eugenia Gusmerini

lunes, 19 de julio de 2010

Los lunes el mundo no se renueva pero mis plantas siguen verdes


Nunca me han gustado los parques de atracciones. Una vez me monté en una montaña rusa mini en Montjuich y la pasé fatal de tal manera que las caras que ponía le hacían mucha risa a todos. Vaya gracia, pensaba yo con los ojos cerrados para no ver el miedo de cara. Siempre he creido que esos artilugios dependen de un hilo y de la conservación y observación de los mecanismos por parte de seres humanos, y ya se sabe que los seres humanos solemos fallar, la pregunta es cuándo. No es mi manera de subir la adrenalina. De hecho no me gusta que me suba la adrenalina a no ser que sea por amor y/o atracción física. Soy así de simple. Lo único que me gusta de los parques de atracciones, lo reconozco, son los autos de choque y esos toboganes que se bajan con un plástico a toda leche. Veo el suelo cerca y siempre que veo el suelo cerca me da mayor seguridad. Del suelo no se pasa a no ser que haya un boquete. El accidente del Tibidabo es tremendo pero mi pesimismo lo esperaba un día u otro desde que era pequeña. Deseo que los supervivientes se vayan recuperando.
Sigue el tema de independencia sí, independencia no. Ahora por primera vez en Catalunya una encuesta da resultado positivo. Los catalanes y las catalanas están-estamos cabreados, yo menos, la verdad, tengo otros problemas que resolver. La Catalunya soberana cada día está más cerca. Será un proceso largo y costoso que esperemos no cueste una fractura social porque el odio siempre conduce a lugares muy malsanos y aquí, hasta ahora, habíamos convivido todos y todas en paz y en buena sintonía. Hablo catalán y castellano indistintamente y es cierto que me parece que todo el mundo que vive en Catalunya tiene la obligación de conocer la lengua propia, es decir, el catalán. A veces me dirijo a la gente en catalán, otras me sale el castellano, no lo pienso, según la intuición que me de la persona que tengo delante así hablo en un idioma u otro. Y es curioso porque fallo rara vez, como si las personas llevaran escrito en la cara qué idioma es el suyo.
Miré detrás de la planta del dinero, que está enorme aunque no haya más ingresos, y me di cuenta de que la pobre avispita lo que hacía no era un nido sino ¡beber agua del plato! Los insectos también tienen sed. Pobres. Mientras no ataquen. Imaginaos el mundo atacado por los insectos, menos mal que no tienen conciencia de pueblo, de país, de grupo, porque de lo contrario lo llevábamos claro por muchos insecticidas que tengamos. Pero nos deben ver tan grandes que les espantamos, claro.
Esta mañana he repasado los diarios del fin de semana. Si no hubiera pasado lo del Tibidabado no sé qué hubieran contado, porque lo de la Ejecutiva del PSOE y que Zapatero ha vuelto a ganar a Rajoy en el debate sobre el Estado de la Nación nos cansa un poco también. Supongo que necesitamos resultados y esperanza a partes iguales.
Estoy en el mismo bando que Groucho Marx, como recordaba Elvira Lindo en su artículo de ‘El Suplemento Dominical’ de ‘El País’ ayer, ‘mis principios son estos, pero si no le gustan tengo otros’. Como ella, me lanzo a una contradicción tras otra y me cuesta, me disgusta tener que discutir cosas en las que un día puedo estar más cerca y otro me hastían hasta lo inenarrable.
Qué le vamos a hacer, los lunes el mundo no se renueva pero mis plantas siguen verdes.

4 comentarios:

ROSALIA dijo...

Creo que no eres la única que repele los parques de atracciones, me dan pánico y no les encuentro la gracia. Ayer leí en el Segre, diario leridano, como un articulista super inculto y engreído hablaba sobre la ofensa que tuvo que soportar durante el mundial de fútbol porque muchos lleidatans salieron con banderas españolas, se sintió el pobre provocado y yo me sentí más provocada cuando hizo una conferencia en la biblioteca presentando su última novela y tuvo el valor de contestar a una pregunta mía con un; "Yo no leo". Y luego al acabar me preguntó:
¡No serás periodista!
A lo que contesté: No, soy una lectora compulsiva.
Paula, soy vasca y hablo catalán y castellano y nunca me he sentido rechazada por nadie y estoy muy orgullosa de ser catalana y española. Como bien dices tú aquí siempre hemos convivido todos en paz.
Un beso wapa, una entrada muy nutrida la de hoy.

Paula Mocinho dijo...

Ay, Rosalía, a mí no me da miedo la independencia de Catalunya, a mí lo que me preocupa es la posible fractura social que se pueda producir, porque hasta ahora había paz y buena sintonía entre unos y otros... Ese tipo es un jeta, lleve la bandera que lleve...
Un besote, guapa!

NORMA SANTOS dijo...

¿Has visto paula lo que hace Lía? Convierte tu entrada en una excusa para hablar de libros y bibliotecas...ja,ja,ja...ahora mismo estaba viendo las imágenes del accidente del parque por TV, a mí me encanta subirme a todo. Ahora no lo hago, la madurez, la edad...je,je...Hay un debate con todo lo relacionado con el estatut increíble. Este domingo estuvo Montilla en Lleida hablando de lo difícil que sería conseguir algo. No estaba muy positivo el hombre.
Mientras la avispita beba del plato y no de tu cuerpo serrano todo va bien.
Un besote maja.

Paula Mocinho dijo...

Norma, Rosalía es estupenda, con sus múltiples comentarios de libros, aunque yo he dejado de creer un poco en ellos, si te soy sincera. Leo muy puntualmente, me cansa, aunque seguro que volveré cuando caiga en mis manos ese libro irresistible que no me deje respirar.
Ya me extrañaba a mí que a ti no te gustaran los parques de atracciones, ejejeje.
Lo del Estatut está caliente y cada día hay capítulos nuevos, era de esperar todas estas reacciones, es más, yo creo que ya sabían todo lo que se iba a montar a posteriori.
Lo de la avispita me libera, una vez en mi pueblo tuvimos que matar un avispero y fue terrible, ¡qué miedo!
Un besazo, guapa!