THE LESBIAN SISTERS

THE LESBIAN SISTERS
Fotos de Eugenia Gusmerini

lunes, 13 de diciembre de 2010

Tonterías que se me ocurren en esta atalaya afónica con trancazo del quince


Me fascina la creación de mitos por parte del ser humano para adorar a seres que estén por encima de él. Ídolos a los que ensalzar en el pensamiento absurdo de que son superiores a él y de algún modo modelos a seguir en su genialidad, ya representen a la bella o a la bestia. Y sobre todo me gustan los ídolos que los americanos, duchos en la maquinaria del 'star system' -no en vano la inventaron ellos, de hecho y si no voy errada, lo hizo por primera vez en Hollywood David W. Griffith-, se atreven a proponer y convencen al resto del mundo de quien es leyenda viva o muerta. Siendo o no hijos de la madre patria porque saben adoptar como nadie a aquellos estrangeros que les dan gloria. Para que sean más grandes unos que otros mejor haber muerto jóvenes y en condiciones de cierto misterio o trágicas. Vayamos primero con los ellos que me atraen: Elvis Aaron Presley, John Winston Ono Lennon, Michael Joseph Jackson, James Byron Dean. Después esas ellas: Marilyn Monroe (Norma Jeane Mortenson) y Janis Lyn Joplin. De las chicas estoy menos ocurrente, ¿somos menos camicaces?. Pensaba todo esto antes de irme a dormir anoche viendo el fantástico video 'Bad romance' de Lady Gaga e intentando imaginar cómo será el vestuario psicodélico de 'Soy lo que estás buscando'. De unas te vas a otras y ya has liao un post. Si Lady Gaga, Dios no lo quiera, se muriera ahora, se convertiría inmediatamente en un amanecer de diosas. Pero seguí dándole una vuelta más a la manivela y me di cuenta de que en muchas ocasiones ellas necesitan inventar un nombre y ellos se suelen quedar con el suyo propio. Es cierto que no hay por donde sostener este argumento, porque hay muchos nombres de ellos que son heteronónimos y no empezaré ahora a detallarlos. Pero dio la casualidad de que aquellos en los que pensaba anoche eran los natalicios en el caso de ellos y heteronónimos, muy bien hallados, por cierto, en el caso de ellas. Añadir a esta absurda y consecuente afónica reflexión sin ton ni son que me quedo con Frak Sinatra, muerto a los ochenta y tantos y con Madonna, que seguro se muere de vieja siendo divina en vida. Por cierto, ni Madonna ni Lady Gaga serían lo que son si primero no hubiera existido Marilyn Monroe.
Luego seguí pensando sandeces. Me acordé de la operación Galgo, ésta en la que están implicadas múltiples personas de la élite del atletismo español, y me supo mal que Marta Domínguez, la única corredora femenina del Estado que ha obtenido medallas de todos los colores, esté acusada de dopping y tenencia ilícita de sustancias ilegales para aumentar el rendimiento de los atletas. Me da igual que sea pepera, nadie es perfecto. Y pensando pensando me dije a mí misma, anda que como se les ocurriera sentar en el banquillo a todos los autores de obras maestras del arte por consumo de drogas la cantidad de artistas, de cantantes, de guionistas, de pintores, de fotógrafos, de dramaturgos o poetas, que iban a salir hasta debajo de las piedras; empezando por Hendrix, acabando por Bowie y pasando por Whitman o Morrison o la madre droga que nos chutó a todos! Por cierto que yo dograda o sin drogar nunca hubiera metido un gol tan increíble como el que le enchufó Maradona a Inglaterra en el Mundial de Méjico driblando a todos los contrarios hasta vencer al portero y colar la pelotita en el fondo de la red. Ni hubiera reventado el récord de los cien metros lisos como Ben Johnson que se quedó a cuadros cuando le quitaron la medalla de oro en aquellas olimpiadas de hace unos años. Pero como ya he dicho, pensaba sandeces y los deportistas, estamos de acuerdo, son unas personas humanas que deben dar ejemplo de sanidad y santidad aunque revienten a subir montañas sentados en un sillín que rompe las pelotas o se mueran con unas anginas antes de ponerse penicilina para eliminar las placas de pus. Llámenme idiota pero teniendo en cuenta cómo es el deporte de élite no me creo que todos sean sanos, no se metan nada y sigan bajando las marcas hasta límites que ni Oliver y Benji en su mejor diseño serían capaces. Aunque insisto, el trancazo me hace pensar muchas tonterías, claro estoy bajo los efectos del ibuprofeno que es muy chungo.
Hay que ver lo contradictoria que es la vida y sus consecuencias.

2 comentarios:

NORMA dijo...

Hija como estás...La Gaga es una imitación de Madonna, a mi entender y no le encuentro nada. ¡Y que rubio más horrible lleva! Lo de la deportista me duele más porque sino es cierto, como ella afirma, se han cargado la imagen de una persona.
¡¡¡¡Cuidate Paulita!!!!

Paula Mocinho dijo...

Por lo que digo? Por cómo me encuentro? O porque se me ha ido la olla una vez más? Sí, bebe mucho de Madonna pero ambas beben sin duda de Marylin, la fuente original e inigualable es Marylin, con esa candidez, y esa inocencia... Sí, la verdad es que la imagen de Marta Domínguez ahora mismo está por los suelos, aunque no sea culpable, pero la duda siempre sobrevolará por encima de su cabeza. Muchas gracias por los ánimos, vengo de la doctora! Un abrazo, Norma, que se te echaba de menos!