THE LESBIAN SISTERS

THE LESBIAN SISTERS
Fotos de Eugenia Gusmerini

martes, 23 de marzo de 2010

Adictos a la guerra


Finalmente ya puedo decir que he visto la película ganadora del Oscar de este año. Lo más logrado de ‘En tierra hostil’ de K. Bigelow, sin duda, es su tono. Un tono duro, contundente, exento de dramatismos, áspero, hiperreal, prácticamente de documental. Y digo ‘prácticamente’ porque nunca dejas de saber que se trata de ficción.
La vida, obra y adrenalina del artificiero James de los US Army. Un tipo que se encuentra más perdido en un supermercado buscando los cereales de su hijo que entre un arsenal de bombas unidas por unos cables de colores.
Viendo la película, una entiende cómo te puedes convertir en un psicótico soldado asesino porque hasta el niño que te vende DVDs a cinco dólares puede ser una bomba. Pero también comprendes la sinrazón de cualquier contienda. Un sinrazón a la que sólo se adaptan los locos y los yonquis. En un minuto estás vivo sonriendo, al minuto siguiente con el estómago agujereado hasta la espalda.
Tantas y tantas películas que hablan de la guerra… La aportación de ésta es que siendo americana se atreve a hablar de Iraq aún estando sus tropas allí. Y es valiente. Y no juzga, sólo expone. Como cuando el sargento James, buscando a los culpables de la muerte del niño de los DVD se introduce en una casa en la que el marido le habla en inglés y le invita a sentarse a pesar de ser apuntado con una pistola y sale la mujer, con su pañuelo a la cabeza, y sin mirar si tiene o no pistola, lo empuja gritando improperios hasta que lo saca por la puerta. Lo que hace esa mujer seguramente es lo que quisieran hacer muchos y muchas iraquíes.
Al hacerse negro la pantalla, una se pregunta, ¿qué quedará de ese país cuando los americanos se hayan ido? Y no soy de las que piensan que los americanos son siempre los malos de la película, sencillamente muchas veces les toca el papel más desagradecido.

2 comentarios:

Gina Lis dijo...

Yo no sé qué me pasa con el cine... Hace siglos que no me apetece ver nada... Bueno, me pasa lo mismo con la tele. Afortunadamente, no con los libros ni el fútbol, sino, ¿de qué iba a hablar con los demás? ja ja ja. Fíjate que insisten con eso del Avatar este y yo, como si me dijeran que han remasterizado Star Trek, que lo mismo me da.
De todos modos, no estoy de acuerdo con que "se cante a la vida lo mismo que a la muerte" ;-P
¡Abrazos!

Paula Mocinho dijo...

la verdad es que yo sin cine, sin teatro, sin libros y sin música sobreviviría muy mal... yo hay veces que no puedo más y que tengo que ir al cine si no reviento... por cierto que no soy nada trekki, es una serie que ni fu ni fa...
besitos!