THE LESBIAN SISTERS

THE LESBIAN SISTERS
Fotos de Eugenia Gusmerini

lunes, 10 de abril de 2017

Carme Chacón, in memoriam




La mort de Carme Chacón em commou per moltes raons. 
L,època que vaig viure com a productora de la tertúlia LA NIT, de Ramon Miravitllas a COM Ràdio (2007-2010), em va ampliar la percepció sobre la política i tota la gent que s,hi dedica. Crec que es valora poc el servei públic, sovint trobo que per uns quants, que crec que no són tants, paguen tots.
Admirava i admiro a totes les dones que per allà passaven i s,hi exposaven. M,és igual la corda. Totes. 

D,aquesta admiració va nèixer La Candidata. Una proposta de ficció on una dona política és a la nit electoral i repassa la seva vida quan tot sembla indicar que pot ser la primera presidenta de la Generalitat de Catalunya. Possibilitat que encara continua sent ficció.
Carme Chacón era com jo de l,anomenada Generació X, del cinturó perifèric de Barcelona i sempre em va fer arribar en les seves intervencions públiques -no la vaig conèixer personalment- una certa compassió que al meu parer és també una forma de tendresa i respecte vers els altres . En un mitjà tan agre, agressiu i sovint despietat, algú com aquesta dona s,agraeix.

El seu inesperat comiat deixa flotant imatges memorables que en el seu moment potser no van ser enteses amb la comprensió que sento mereixien, alhora que també ens obre la porta de la reflexió, doncs  en recordar-la a entrevistes, notícies, fins i tot buscant una fotografia per internet que il·lustrés aquest text, sempre trobes una dona amb un somriure amistós, amb unes línies facials marcades per la fermesa d,una humanitat propera. Una dona de mirada oberta on encara resona la seva veu, una veu d,eses sordes com a xiulets interpretada per un instrument de vent que invita a un apropament, a una entesa, a un parlent-ne, escoltent-nos.
Potser ha arribat l,hora de mirar de canviar les formes de la dialèctica política vers un pont permanent al veritable diàleg, aquell que escolta i comprén allò que li agrada i allò que no li agrada. Una política on la reacció dels agents polítics no sigui la permanent indignació i dispar al fetge. La gent ens mereixem una representació no només ideològica, també una que, si cal, ens millori com a éssers humans. Crec que Carme Chacon estava més a prop d,aquesta línia que no pas de la que considero, poc a poc, s,hauria d,anar retirant del panorama.
Descansa en pau, que el viatge et sigui favorable.


(Castellano)

La muerte de Carme Chacón me conmueve por muchas razones.
La época que viví como productora de la tertulia de LA NIT, de Ramon Miravitllas en COM Ràdio (2007-2010), amplió mi percepción sobre la política y toda la gente que se dedica a la política. Creo que se valora poco el servicio público, a menudo pienso que por unos pocos, que no son tantos, pagan todos.
Admiraba y admiro a todas las mujeres que por allí pasaban y se exponían. Me da igual su cuerda. Todas. 

De esta admiración nació La Candidata. Una propuesta de ficción donde una mujer política está en la noche electoral previa a los resultados y repasa su vida cuando todo parece indicar que puede ser la primera presidenta de la Generalitat de Catalunya. Posibilidad que todavía continua siendo ficción.
Carme Chacón era, como yo, de la llamada Generación X, del cinturón periférico de Barcelona y de sus intervenciones públicas -no la conocí personalmente- siempre me llegaba una cierta compasión que, a mi parecer, es también una forma de ternura y respeto hacia los otros. En un medio tan agrio, agresivo y a menudo despiadado, alguien como esta mujer se agradece.

Su inesperada despedida deja flotando imágenes memorables que en su momento puede que no fueran entendidas con la comprensión que siento se merecen, a la vez que también abre una puerta a la reflexión, pues al recordarla en entrevistas, noticias, y hasta buscando una fotografía por internet para que ilustre este texto, siempre encuentras a una mujer con una sonrisa amistosa, con unas líneas faciales marcadas por la firmeza de una humanidad próxima. Una mujer de mirada abierta, donde todavía resuena su voz de eses sordas como silbidos interpretada por un instrumento de viento que invita al acercamiento, a un entendimiento, a un hablemos, escuchémonos. 
Quizás ha llegado la hora de cambiar las formas de la política y proponer un puente permanente al verdadero diálogo, aquel que escucha y comprende lo que le gusta y no le gusta. Una política en la que la reacción de sus agentes e intérpretes no sea la permanente indignación y el disparo al hígado. Nos merecemos una representación no solo ideológica, también una que, si se precisa, nos mejore como seres humanos. Creo que Carme Chacón estaba más cerca de esta línea que no de la que considero, poco a poco, debería irse retirando del panorama.

Descansa en paz, que el viaje te sea favorable.

sábado, 25 de marzo de 2017

Joc de xiquetes, de Valencia al mundo



La primera semana de marzo visitó nuesta ciudad Jóc de xiquetes, una obra de la compañía valenciana LA BULLANGA. Recaló en un nuevo espacio teatral alternativo de Gràcia, el Ateneu Roig y me enteré gracias a mi amistad con Resu Belmonte, actriz estupenda que durante una gran época de su vida vivió en Barcelona y realizó algunos trabajos memorables sobre los escenarios. Para mí, por razones sentimentales, será siempre inolvidable su trabajo en Todas esas chicas, mi primer espectáculo estrenado en el Tantarantana dentro de la programación de la MostraNovembre VACA de 2003
El prólogo a mi crónica de Jóc dexiquetes es importante por dos razones. Una porque a menudo propuestas interesantes no llegan al público dada la escasa difusión de la información y, dos, porque la comunidad valenciana, tan hermanada con la nuestra, se programa en contadas ocasiones a la cartelera barcelonesa, y debiera abundar más. 
En Jóc de xiquetes, el público somos la sociedad como testigos y testimonios de un caso humano que nos envuelve y nos obliga a entrar en territorios poco amables que están en nuestra realidad más inmediata, aunque nos cueste verlo, reconocerlo, asumir que existe. La obra aborda el tema de los abusos sexuales a niñas y niños de una manera respetuosa, sensible y abierta. Es preciso recordar que el 20% de las niñas sufre algún tipo de abuso sexual por parte de un familiar o una persona allegada del círculo de confianza, el porcentaje en niños es del 15%. Hablamos por tanto de un problema de profundo calado en nuestra sociedad que suele estar silenciado.
¿Qué hacemos cuando uno de estos casos nos golpea en la cara por cercanía? Ya sea porque somos vecinos, amigos, parte directa del drama o público que entra en una propuesta teatral que nos hace sentir la verdad y la realidad de este suceso tan amargo. Como público de Jóc de xiquetes estás invitado a una reunión de una hampa de padres y madres que coordina la directora de la escuela, donde aparecen todos los personajes adultos relacionados con el caso.

- Però la seua filla els hi ha dit papa el profe me toca la vulva?


La obra plantea el conflicto desde un tono realista y no exento de cierto toque de humor en los prolegómenos del conflicto. Cuando se desata la verdad, la supuesta verdad, el espectador que ha sido invitado a participar activamente desde el inicio, debe tomar su propia decisión, aunque quizás lo más importante no sea saber si el profesor es culpable de abusos a menores o víctima de un bulo infantil, sino qué nivel de insanidad nos lleva a malversar, de la forma que sea, a una niña o un niño. El mero hecho de poner encima de la mesa la pregunta es ya una responsabilidad moral. Posicionarse como sociedad civil que aspira a una convivencia pacífica y sana es imprescindible. Olvidamos con demasiada frecuencia que los niños y las niñas son nuestro relevo, nuestra esperanza y nuestra continuación, tanto ética como moral.


Formalmente, Jóc de xiquetes llegó a l,Ateneu Roig con un rodaje y una madurez al punto, tras su estreno en el Festival Rufassa Escènica de Valencia en septiembre del año pasado. El texto del dramaturgo y director Adrián Novella transparenta talento y una extraña sabiduría dada su juventud por cómo trata el tema de los abusos sexuales infantiles a partir de un caso real. Del mismo modo, Novella con su propuesta de dirección, permite el vuelo de unas actrices y unos actores preparados para realizar cada noche una dramaturgia distinta pero con el mismo recorrido, pues cuando estás de público, eres un personaje de la obra. Una servidora fue la hermana de Virtudes y, si bien contuve mis ganas de introducir bullanga, estoy convencida de que si sucediera, estos actores y actrices están listos para improvisar con sentido, sin perder el rumbo y la tesis de la obra. Un gran logro. Animo por tanto a los públicos venideros a que pongan en este brete al fantástico elenco interpretativo compuesto por Miguel Arnau, Resu Belmonte, Vicent Domingo, Sara Gumbrecht, Ariana Higón y Jorge Valle.
¡Adelante con la gira!
Más info en su página web.



viernes, 24 de febrero de 2017

El momento Benjamin Button




Vivir implica una melancolía extraña, limítrofe con la tristeza que queda tras un dolor ardiente. Un perfume invisible que nos acompaña en silencio hasta que una flor marchita, una mano agitándose en una estación de tren, un caminar familiar con el que nos cruzamos, una mirada perdida, nos conecta con esa profunda raíz nacida en el campo de la memoria que nos enlaza con nuestra existencia como especie. La tragedia tranquila del mandato de vivir lleva implícita esta melancolía.
Puede atacar a traición, sin causa, ni objeto, ni beneficio. Somos unos bichos raros que podemos echar de menos gentes, cosas, experiencias que jamás hemos vivido. Recordar escenas que solo forman parte del anhelo de nuestra imaginación o de historias que nos han contado, ansiar hechos que ignoramos serán propicios para nuestra trayectoria como persona. Para llegar a esa melancolía no es necesario hacer nada. Un día aparece. Luego se va. A veces regresa. Está. Es. Convive dentro de nosotros.
Es ésta una melancolía conectada directamente con la despedida. Llega un momento en que sabes que debes decir adiós a aquel hábito, aquella costumbre, aquella cosa o aquella persona que ya no debe seguir en el mapa de tu ser, de tu estar. La ley de la vibración poética del tiempo, así lo pide, lo exige. Acontece entonces una aceptación natural, exenta de esforzadas resistencias. La rendición al camino. Y es en la rendición donde esta melancolía te abraza y se va. Como si te diera la bienvenida a una nueva dimensión de la realidad.
Justo antes de comprender esa crucial transición, sabes que hay que decir adiós. Bendecir ese umbral con otra melancolía, la del corazón. Esa melancolía que ama todavía el reflejo de aquello que fue y sin embargo sabe también que hay que zarpar. De ahí que haya tránsitos en la vida en los que es tan importante saber despedir como dar la bienvenida.
El curioso caso de Benjamin Button es una película que amo. Cada vez que la veo, algo profundo me trasciende, me conmueve en mis adentros con la flecha herida de la vida efímera. Creo que la historia de amor entre Benjamin y Daisy define la melancolía del ser humano como especie. De una manera tan sencilla como segadora, irrefutable. El tiempo del paradójico posible/imposible vivir por vivir, amar por amar, trasmite magistralmente el teorema básico de nuestro discurrir habitual: nacer, crecer, madurar, envejecer, morir. En su anverso y su reverso.
La secuencia del último encuentro entre los amantes tras algunos años de ausencia, la despedida en esa habitación de hotel, cuando Daisy encara ya el final de la madurez y Benjamin está a punto de hacer frente a la adolescencia, me despierta una compasión infinita. Consigue que comprenda sentidos últimos que no sé explicar. Que no hace falta explicar.
El momento Benjamin Button es ese momento en que decimos adiós con amor, con aceptación total de la vida que nos ha sido dada, para emprender la verdad definitiva de la propia vida. Con humildad, con melancolía de vivir. Pues todo pasa y nada queda, mas nuestro destino es pasar.
Todos sabemos hacia dónde viajan Daisy y Benjamin.
Cuánto amor en Daisy.
Cuánto amor en Benjamin.
Cuánto amor en esa película.
Cuánto amor en la vida.
Cuánto amor en las despedidas.
Cuánto amor en las bienvenidas.
Cuánto amor hoy, mañana y siempre en esta melancolía infinita, hermosa que tiene el vivir humano cuando se acepta el ínfimo tamaño de la propia vida.

sábado, 18 de febrero de 2017

Noche de chicos II: Pedro Paiva, un moderno en la corte de la palabra lúdica



Bienvenidos a la fiesta del disfraz:
aquí hay, dos señores disfrazados de actores.
Y hay ahí, señoras y señores con disfraz de espectadores.
Pedro Paiva, Los Modernos

El sábado a la noche, estaba contenta, muy contenta. Volví al Versus Teatre a ver a Pedro Paiva y su nuevo unipersonal Lemon Paiva. A la postre: humor. Pedro Paiva es un artista, actor y autor, que conocí durante mi fructífera época de formación en Fila 7. Pedro es el autor de los textos de Los Modernos y uno de los dos maravillosos modernclowns que salían a escena con faldas y a lo loco a delirar y divertir con inteligencia al público. Los recuerdo apareciendo con su alegría contagiosa por la oficina y cantándome a pie de mesa su nueva composición El bajón, el bajón, el gen de la depresión. ¡Tiempos aquellos!


Así que ir el sábado al Versus Teatre, aparte de reconectar con una sala en la que he estrenado una de mis obras más queridas, Refugi a les Rocoses, saludar y besar a la entrañable Carmen y al paciente Andrei, fue sintonizar de nuevo con esa particular joie de vivre que siempre siempre contagian Los Modernos.


Lemon Paiva mantiene como sello indispensable la palabra y su disfrute, tanto musical como polisémico, tanto poético como ingenioso, tanto ecléctico como reivindicativo de una forma de entender el mundo. Además, incluye elementos ajenos a Los Modernos que nos invitan a transitar el umbral, que tras la función y ya tranquilos con una cerveza, me explicaba Pedro está investigando. Estoy pintando y quiero seguir explorando todo el universo de los títeres. ¿También los has hecho tú? Sí. Los cuadros del hall son también una creación de este artista polifacético, brillante, tierno y en perpetua actividad de hombre tranquilo, valga la paradoja.


Durante el espectáculo disfruté con Pedrolino de lo lindo, volví a amar los juegos de palabras, su mirada chispeante, pícara, esa invitación a la desnudez de la idea que con flow musical invade el estado de ánimo. ¡Ay, Pedro, qué bonito ese delirio que a veces despunta como un demonio juguetón y nos invita a guarecernos de la realidad en el arte más sencillo! Dale, Pedrolino, dale.
Chicos, chicas, vayan a ver al Piccolo Pedrolino con su grande corazón y gigante inteligencia al Versus. Lemon Paiva les espera con humor, palabra, amor y una carta de navegación precisa para hacerle frente a la vida con un repertorio bien rico de sonrisas.
Volveré, Pedro. Vendré con mi querida Eva Hibernia. La última vez fuimos a veros a Alejandro y a ti al Teatre Joventut y la pasamos tan bien...


¿Todo listo? ¿El escenario, el actor, el guión?
¿Todo listo? Acción... ¡que comience la función!


miércoles, 15 de febrero de 2017

Noche de chicos I: Los Apuñálales, rock & roll made in Poble Sec



Los Apuñálales es el último proyecto musical liderado por Esteban Matuké, compositor, intérprete y músico chileno afincado en el barrio del Poble Sec desde hace más de una década, va para dos. Junto con Esteban Maturana, hay tres músicos imprescindibles que hacen posible esta banda: Max Ericksson, guitarra principal, Felipe Gaete, batería y, Manuel Bernal, bajo.


Aunque se declaran un grupo sin pretensiones, sus letras denuncian el fenómeno guiri que el barrio del Poble Sec sufre por la llegada de esos otros que no conocen el alma de la casa, molestan con sus reglas y se beben nuestras cervezas.
Las canciones, reflejan esta resistencia en letras entre divertidas, punzantes, provocadoras, populares y directas que le dan leña para arder al público asistente.  Un público al que no le cuesta nada bailar, corear y jalear cada tema. En el concierto del viernes en el Centre Cultural La Albareda, se bailó, se gritó, se cantó y se disfrutó del directo estupendo que tiene esta banda.
Con un inicio de concierto en el que todos los miembros del grupo le dan la espalda al público y la voz de un actor, Diego Guerrero, anuncia la llegada de la invasión guiri una se prepara para el viaje en la defensa de su antiguo barrio. Las consignas se suceden. Suben, ya vienen, se beben nuestras cervezas, en el pueblo estamos lokos por las tapas a un euro, ei, baby, esta noche te invito a cenar, vamos a Blai, juntamos las fuerzas y fuimos a por él, se hace de noche y no consigo olvidarla, siempre me refugié en el alcohol, eran las tres y estaba todo cerrado, una chela más que te la voy a pagar, me muero de sed, demoler, demoler, la estación de Paral·lel...


El sonido de Los Apuñálales apela a un rock mestizo, que ellos llaman pshyco western. Por una parte rescata el sentir clásico de las letras con sombra de barrio y rutina que arde en los hígados y, por otra, no menos en la línea del rock clásico, nos invitan a bailar y cantar y escuchar su discurso para que tengamos criterio, decidamos, nos pongamos en un lugar o en otro de la frontera, más allá de la barra del bar a las dos de la madrugada. 
Esta es mi verdad, lo que yo aprendí, el viento sopló y me trajo hasta aquí, la luna me habló esta es tu canción, la debes seguir, y tu mano me vino a buscar, resiste, donde el dolor se transforma en amor, solo resiste, mejor silencio que violencia verbal, despierta el alma, despierta mi amor... Son éstos otros versos más introspectivos, casi metafísicos, que también nutren las letras de las canciones de Los Apuñálales.


Una de las cosas más hermosas del viernes pasado fue ver a varios niños, de no más de cinco o seis años, bailar rock&roll mientras sus papás y sus mamás disfrutaban del concierto. Conmovedor. Tierno. Lindo a vivir.
El último tema, Los Apuñálales se lo dedicaron a Donald Trump. Digo no, fuerte no.
Si tenéis ocasión de verlos, bailarlos, gozarlos, id a cualquiera de sus conciertos.
Desde Poble Sec al mundo, cambio y corto.
En breve os hablo de la segunda Noche de chicos, con Pedro Paiva, que está en el Versus y es uno de los dos locos maravillosos del grupo Los Modernos que tan buenos momentos nos dieron.

(*) Fotos de Gertrudis Losada Alva.


domingo, 8 de enero de 2017

FRUNI


Per a Neus Cáceres i Carme Tasias
la primera, creadora de la paraula, la segona, principal difusora.

Amb amistat, carinyo i record de grans rialles i dancing juntes.


Del latín vulgar FRUNS, -I. Tercera declinación. Quiere decir oye tú.

1.- Chica despreocupada y feliz que sabe que ha nacido para amar. Suele bailar para manifestarlo.

2.- Cualquier mujer cuyo nombre se ignora. Acostumbra a usarse con simpatía y respeto.

3.- Nominativo que designa la alteridad femenina acuñado por Neus Cáceres en la década de los noventa en la ciudad de Barcelona y difundido por otras frunis en señal de aceptación y agradecimiento. Se reconoce oficialmente como principales difusoras a la propia Neus Cáceres y a Carme Tasias. También a Josep Maria Portavella y Vanessa Bartomeu, entre otrxs frunis.

4.- Movimiento sociológico femenino quasi feminista que reivindica el baile y la diversión en los espacios públicos mustios como una forma de recuperar la empatía humana. Muy en boga en los años diez y veinte del S.XXI.

5.- En la mitología FRUNIANA indoeuropea, FRUNS es la diosa de la hermandad representada en posición danzarina entre las nubes. Cuenta su leyenda que FRUNS sorprendió a Eva en el Paraíso bostezando bajo un olivo mientras observaba con hastío a su compañero Adán que dormía a pierna suelta a su lado. FRUNS, compadeciéndose de ella, le dijo: Come de esta manzana, de lo contrario te aburrirás mortalmente para la eternidad. Eva dio un mordisco a la manzana e inmediatamente se puso a bailar, cantar y reír. Emocionada, quiso compartir el hallazgo con su compañero, al que despertó de la siesta. Se cuenta que la diosa FRUNI se deprimió mucho al saber que Eva, la primera FRUNI reconocida de la historia, había compartido su manzana con Adán. La tristeza de la diosa FRUNS generó el nacimiento de la lluvia.

FAMILIA.- Frunear, frunimiento, fruniza, frunicamiento, etc.

(*) Entrada extraída del diccionario pensapoético que preparan en sus ratos libres las hermanas frunis Paula Mocinho Novoa y Gertrudis Losada Alva.


miércoles, 4 de enero de 2017

Bye Bye Hello 2017


 Nuevo Trailer Soy lo que estás buscando

Desde que un día, hace ya unos cuantos años, en una conversación con Albert Tola, queridísimo amigo y excelente autor y poeta, y con nuestra querida Alicia González Laa, no menos excelente actriz y persona, expresé en voz alta que iba a hacer mi debut escénico en solitario con un espectáculo titulado Soy lo que estás buscando, han llovido muchas representaciones y enormes satisfacciones.

Todavía recuerdo con nitidez las carcajadas espontáneas que despertó el título. Ese sonido fue para mí augurio de las risas y la complicidad que después, en tantas y tantas funciones, he recibido del público más diverso, desde jubilados a estudiantes, pasando por público de todas las edades, ideologías y orientaciones sexuales.

Han pasado tantas cosas desde aquella tarde, tantas experiencias personales y profesionales. Y en todas, me ha acompañado el valor y el coraje de salir al escenario a decir mis pensapoamientos, esas composiciones poéticas a medio camino entre el poema y el pensamiento que pretenden puentes de empatía, convivencia, amor y compasión humana.

Una de las cosas más hermosas que me han sucedido representando este solo ha sido la constante gratitud que me han expresado innumerables espectadores y espectadoras que, tras disfrutar del recital, se han acercado a saludarme y me han agradecido explícitamente que les haya acercado la poesía a sus vidas.

El hecho de que Soy lo que estás buscando narre una experiencia de amor entre dos chicas, entre dos mujeres, a través de poemas y monólogos humorísticos, es un rasgo que añade aún mayor satisfacción a lo que de todos los públicos he recibido: sintonía, complicidad, agradecimiento y risa.

La poesía, que para mí es el acto de fe más grande que ejercemos sobre la palabra, me ha dado tanto, me sigue dando tanto, que salgo siempre encantada al escenario para repartir en persona la gracia que me conceden las musas siempre que me visitan en la soledad de mi casa, de mi habitación, de cualquier calle, esquina, sueño o parada de metro, de cualquier sendero, bosque o cafetería de barrio, y es que el verbo asalta allá donde precisa de voz.

Con este Tour titulado 'Bye Bye Hello 2017' quiero cerrar el periplo que se inició aquel día de Noviembre de 2010 en La Cuina, una sala de la que guardo hermosos recuerdos. La platea estaba abarrotada del público del primer VAKABARET, la gente con sus sonrisas, carcajadas, complicidades y comentarios, me dio el empujón que necesitaba para lanzarme a la arena. 

La idea de esta gira de despedida es visitar todas las ciudades que pueda, tanto de España como de Catalunya para acabar en mi ciudad, Santa Coloma de Gramanet a finales de 2017. Dando paso así al estreno de mi segundo espectáculo en solitario: I am sure, baby.

En esta gira habrá sorpresas, regalos muy chulos, novedades, pensapoamientos nuevos, más remakes y poemas vintage y, sobre todo, estaremos tú y yo, frente a frente, heart by heart, porque sí, porque el mundo nos ha hecho así, humanos descarados que aman el amor y lo transmiten con alevosía.

Gracias por seguir pensapoamando conmigo.


Santa Coloma de Gramenet. Diciembre 2016 - Enero 2017.

Fotografía de Gertudis Losada en la Sala Micalet del Teatre Sagarra 
de Santa Coloma de Gramenet en junio de 2014.