THE LESBIAN SISTERS

THE LESBIAN SISTERS
Fotos de Eugenia Gusmerini

martes, 25 de mayo de 2010

El burro de Sancho Panza


Luego estuve pensando y de pronto me vino el burro de Sancho Panza a la memoria. Pobre burro, de ese sí que nadie se acuerda. Me pregunto si tenía nombre. El personaje más anónimo de El Quijote, o mejor dicho, el más invisible.
Como camino demasiado y desconecto de las noticias, de la realidad de los medios -que no de la mía propia y a veces también me gustaría- casi me pierdo una de las cosas más bonitas de los últimos días: Javier Bardem dedicándole a Penélope su premio en Cannes, 'a su amiga, su compañera y su amor'. Me gusta hasta el orden que ha escogido para las palabras. Sencillamente biutiful.
Ayer pasó a mi lado un baboso, con gafas de sol y chulería de tigre pintado. Ni siquiera se esmeró en decir un piropo, sólo una onomatopeya que por fea la he olvidado. Hay de todo. Porque a la hora que yo camino-ando-ycorrounpoquito, enfrente del Museu Nacional d'Art de Catalunya toca cada día un japonés la guitarra y es excepcional. No como esos acordeonistas insidiosos que se meten en el metro a hacer ruido para la rebelión de las neuronas, los detesto. La acordeón creo que sólo se la soporto a Julieta Benegas porque la utiliza muy bien.
Miro titulares y parece que el PSOE ahora sí acepta renovar el Tribunal Constitucional. Y me pregunto, ¿eso no alargará todavía más el proceso de sentencia? Porque los que lleguen nuevos no sé yo si se lo habrán estudiado todo. Como suelo pensar bien, creo que si están tardando tanto es porque están mirando con lupa las múltiples interpretaciones que cada frase propone y dispone para hacerlas compatibles con la constitución. No se me malinterprete, en mi vocación de bulto voté sí a este 'Estatut retallat'. Digo vocación de bulto porque en algunas cosas me fío de los mayores, tengo tantas cosas a las que hacer frente que no lo puedo estudiar todo detenidamente como a mí me gustaría. Además si los que saben no se acaban de poner de acuerdo, imagínate yo que sólo tengo una dócil licenciatura de Periodismo. Y en mi época se decía aquello de 'el que sabe sabe y el que no estudia periodismo'. Que por otra parte, y bien mirado, también quiere decir que el que tiene vocación de aprender estudia periodismo, que no hay que ser tan negativo, de vez en cuando va bien colocarse las gafas de gaviota, mujer.
Me veo un poco como el burro de Sancho Panza, que aguanta el peso que no le corresponde y sigue adelante donde le manda el gordo que lleva a lomos. Un día de estos relincho y lo pongo en el suelo. Yes we can. ¿Qué es eso de abusar de los pobres burros? Es que me he quitado un momentito de nada las gafas de gaviota y mira lo que ha pasado. Perdonen la reivindicación espontánea.
Leo efectivamente en google que el burro de Sancho Panza no tenía nombre pero que Sancho se refería a él como el 'rucio'. ¿Rucio?

7 comentarios:

ROSALIANM dijo...

Hola Paula, tienes una ironía fina, elegante y graciosa. No había caído que el burro no tenía nombre. Curioso! Aquí en Lleida no hay nadie que toque en el metro, más que nada porque no hay "metro". Sin embargo, lo del Estatut es algo lastimoso. Ya da vergüenza y una imagen de dejadez.
Un abrazo wapa.

NORMA SANTOS dijo...

Ahora pensaba yo en Rocinante y no, ese era del Quijote...ya me explicarás que es eso de "chulería de tigre"...ja,ja,ja...debe ser que hoy estoy cansada amiga, pero me he perdido en la metáfora de las gafas de gaviota...ja,ja,ja...bueno, lo imagino y me río sola. Esto lo releo yo mañana...
Un abrazo maca.

Paula Mocinho dijo...

Rosalía, es que de pronto me di cuenta de que el burro de Sancho Panza, pobre, no tenía nombre y cargaba igual con parte de la historia. Yo no creo que a Cervantes, con lo listo que era se le escapara una cosa así, ¿por qué lo haría? El Estatut es la neverendinghistory o como se diga... Gracias por comentar!!!
Hola Norma, las gafas de gaviota son aquellas que nos ponemos mi amiga Victoria y yo para ver el mundo de color de rosa aunque en realidad no sea para nada de este color. La idea es de ella pero la compartimos. Exactamente cómo le vino me lo ha explicado varias veces pero eso es como el principio de cavación de los barcos que es la razón por la que avanzan en el agua que mi único novio me lo explicaba una y otra vez y no había manera y es que cuando una cosa no se me queda ya me la puedes explicar cuarenta mil veces que nanai. Gracias por seguir ahí comentando!
Besos para las dos!

NORMA SANTOS dijo...

Paula, he regresado a leerlo mejor...oye, menos mal que me aclaras lo de las gafas de gaviota, que yo creía que eran una gafas del PP...ja,ja,ja.
Un abrazo.

Paula Mocinho dijo...

jajajaja... en realidad acabo de recordar que el original de Victoria eran 'ojos de gaviota', pero ostras sí, puede confundirse con el PP y la gaviota es un animal traicionero que si puede ataca al ser humano, el otro día a mi vecino le atacó una, por donde yo vivo llegan gaviotas y son enormes... anda que el pp fue a escoger un animalico que vaya vaya... me pondré ojos de burraca u ojos de leoncia, ¿te acuerdas de aquellos dibujos animados? ¿cómo se llamaban en realidad? un besazo y gracias por seguir ahí!

Anónimo dijo...

Rucio, se llamaba Rucio.

Paula Mocinho dijo...

Anónimo: rucio significa de color pardo claro, lo acabo de buscar en el diccionario. Y como explico al final del post, en el pequeño dios google dice que no tiene nombre pero que sin embargo Sancho Panza alude a él como 'rucio'. Y parece razonable, ya que probablemente Sancho Panza llame a las cosas por lo que aparentemente son y, sin embargo, Don Quijote necesite agrandarlas e imaginarlas, de ahí que Rocinante sea un nombre más sonoro y que se queda mucho más. No sé, tendría que volverme a leer el Quijote y ahora no tengo el momento.