THE LESBIAN SISTERS

THE LESBIAN SISTERS
Fotos de Eugenia Gusmerini

jueves, 27 de mayo de 2010

Los culebrones y otras cosas por las que sigue valiendo la pena


La política, ahora que por cuestiones personales no puedo seguirla tan de cerca como me gustaría, se me asemeja a un culebrón. Tardan y tardan las noticias en desaparecer, se alargan y alargan hasta que cuando ya no dan más de sí, estilo Guadiana, se sumergen en la letra pequeña, para el día menos pensado, volver a aparecer de nuevo en la superficie con una arista de otro color mientras lo grueso se mantiene.
Europa se está poniendo de un conservador que asusta. Ya sabemos que las políticas del PSOE no son de izquierdas, pero hasta nosotras que nos queremos tanto, hemos cambiado un poco. En una breve, como si no fuera importante, leía el otro día, algo que me espantó. Este partido del poder se está planteando el copago en la Sanidad. Contra eso debemos de luchar con uñas, dientes y clítoris si hace falta. Porque eso es el principio del fin. Imaginaos el desastre para todos aquellos que tienen enfermedades crónicas y sus medicamentos son carísimos, imaginaos las intervenciones quirúrgicas, las resonancias, las radiografías, las mamografías, las revisiones anuales, los análisis tan necesarios a partir de cierta edad. Vamos, yo contra eso me voy a manifestar a la puerta del ministerio si hace falta. Sanidad, educación y justicia, insisto, deben ser intocables. Si Obama intenta una Sanidad universal en su país, ¿qué hacemos nosotr@s? ¿Lo contrario? Pero ya digo, fue de pasada y esas noticias pequeñas que parece que no tienen importancia pero que a mí me causó una alarma digna de mi ira más acérrima.
Cambio de tercio, para no coger más mala leche, que a mí me gusta la de soja sin aditivos. En la biblioteca a la que voy a escribir y a conectarme a internet sigo leyendo a Wyslawa a salto de mata y poco a poco se va convirtiendo en una de mis poetas de cabecera. En casa tengo dos libros suyos: ‘Dos puntos’ y el otro no me acuerdo del título. Pero es tan buena que hay que digerirla despacio, su luz es espatarrante. Qué clarividencia y a la vez que supervivencia a esa clarividencia casi casándrica. Amo a esta señora. Yo padezco del mal de la ausencia: suelo amar a personas que no conozco de nada y sus muertes me afectan como si fueran familiares míos. Por ejemplo, cuando se murió Carmen Martín Gaite fue como si se me muriera una tía abuela que escribía especialmente para mí. Tuve un día realmente triste. O como cuando a Rosa Montero se le murió el marido hace poco, sentí toda su tristeza. Me importan vidas de personas a las que no conozco y seguramente no conoceré. ¿Es eso normal? Sea o no normal, me pasa y no puedo evitarlo. Mi madre seguramente me abroncaría por ser tan sensible. No te digo cuando se muere alguien a quien quiero o a quien aprecio.
Me gusta pensar que los escritores o escritoras o los directores de cine o directoras de cine o los autores o autoras de teatro o de documentales o de literatura o de ensayo o los periodistas a los que admiro y me entretienen, ya sea intelectualmente o bien emocionalmente o las dos cosas, siempre tienen algo nuevo por ofrecerme, algo nuevo por crear para mí, para tod@s. Otra de las cosas por las que vale la pena seguir pisando este mundo es por, por poner otro ejemplo sencillo, ver la nueva película de Almodóvar o la nueva de Woody o la nueva de Spielberg o la nueva de Eastwood. Y es que son buenos buenos, ¿no os parece?

5 comentarios:

ROSALIANM dijo...

Tienes muy buen gusto literario Paula. La poeta polaca ganadora del nobel de literatura en 1996...si señor, buen gusto. Yo tengo "En el puente" y leemos cosas de ella en el grupo de lectura contemporánea. En cuanto a esas noticias que pasan de inadvertidas sobre la sanidad, ojo, son las que nos tocan las fibras y más sustos y disgustos nos pueden dar. ¡Eres muy agradable y entretenida de leer wapa!
Feliz día.

Veo Visiones dijo...

Primero decirte, que saltando de blog en blog llegué al tuyo y me encanta!

Después...lo de la sinidad...como bien dices hay que luchar contra eso. Aunque sea una noticia de pasada, de letra pequeña, no hay que fiarse...te lo dice una enfermera, que oye de todo en el hospital donde trabajo...y desde luego, que Europa da miedo y mucho!

Saludos!

Morgana dijo...

Huy, yo me entristecí un montón cuando murió Tierno Galván y cuando murió también el alcalde de mi ciudad, Juan Rodríguez Dorestes; eso, como si fueran de mi familia.

NORMA SANTOS dijo...

Vaya razón no te falta...Europa está demasiado conservadora. Y espero que no nos toquen la sanidad, una de las pocas cosas buenas que tiene nuestro país...pero nunca se sabe después de lo visto. Almodóvar mi preferido Paula, mi debilidad.
Un saludo.

Paula Mocinho dijo...

Rosalía, tu nombre es también de poeta paisana mía, grande Rosalía en lo poco que le he leído, mira, un día de estos me la repaso... Es que Wislawa es mi debilidad, cuanto más la leo más me enamora... Gracias por comentar, guapa!
Veo visiones, espero que buenas, querida ;) muchas gracias por quedarte y comentar! Lo de la Sanidad fue así de refilón y realmente me alarmó porque del pensamiento a la ley para algunas cosas son lentos pero para otras se dan unas prisas que pa'qué... Espero que vuelvas
Ay, Morgana, esta cosa de amar en la ausencia nos pasa a muchas, hay gente que es tan importante como si la tuviéramos a comer cada día en casa y es porque nos alimenta el alma y contra eso mejor rendirse... gracias por comentar, hacía tiempo que no sabía de ti :)
Norma, Pedro es Pedro el Grande, así titulé yo un post un día y a veces parece que se den más cuenta de eso afuera que adentro... Espero en candeletas la próxima, he oído que igual vuelve a trabajar con Banderas, sería estupendo... Pero que le de papelito a Pe y si puede también a la Portillo y a la Maura, yo por pedir que no quede, e incluso que recupere del olvido a la gran Barranco y los chiitas ;) jejeje
saludos afectuosos a todas!