THE LESBIAN SISTERS

THE LESBIAN SISTERS
Fotos de Eugenia Gusmerini

sábado, 18 de septiembre de 2010

¿Prohibición del burka por ley?


Francia ha vetado el burka en la calle con un respaldo abrumador del senado que aprobó la ley con un sólo voto en contra aunque hay que añadir que la izquierda se ausentó. Y no sólo eso sino que la medida tiene todo el respaldo popular ya que un 82% de los franceses está a favor. Las multas van de 150€ a la que lo lleva hasta un año de cárcel y una multa de hasta 30.000€ para el que lo impone. Las sanciones no comenzarán a aplicarse hasta la primavera del año que viene. En Francia hay 5 o 6 millones de musulmanes. El pañuelo está prohibido en las escuelas desde el 2004. El porcentaje de la población que lleva burka es nimio.
Al principio saludé la medida con aprobación. Se trata de una prenda que anula la identidad de la mujer y que viene dada por un más que probable lavado de cerebro no ya del hombre que es su marido, que también, sino por la religión musulmana malinterpretada que es el verdadero problema. Además Francia es un estado laico, no como España que es un estado no confesional. Ambos por descontado católicos donde las monjas, por decir algo, pueden pasearse con sus clásicas prendas de vestir que sólo dejan ver la cara, aunque también es verdad que es raro ya ver monjas con ese ropaje de pingüino. Quise suponer que la medida trata de decir no al integrismo islámico desde el gobierno del país galo, siguiendo un poco la estela de los símbolos religiosos prohibidos en las escuelas hace unos años.
Casualmente me llamó mi amiga Mo y estuvimos debatiendo las consecuencias reales de esta prohibición. Empezaré diciendo que mi amiga Mo, para que quede claro, está en contra de este tipo de prendas represoras de la identidad y la libertad de la mujer. Y lo primero que alegó a mi defensa de la ley fue que esa ley hipócrita y de despiste de los verdaderos problemas de los franceses, con un Sarkozy a la baja que tiene que tirar de medidas fascistas como la expulsión de los asentamientos de rumanos gitanos en territorio francés, lo que hace es condenar a esa mujer a una cárcel segura, porque a partir de ahora no va a salir de la calle nunca más. Añadía Mo que lo que hay que hacer es invertir más en educación, séctor cada día más descuidado, sobre todo en España y Catalunya donde vamos a la cola del tren europeo. ¿Y entonces – seguía yo – esa mujer está perdida en su lavado de cerebro religioso? Pues ni más ni menos como están los seguidores del Opus Dei contra los que nadie se inventa leyes para frenarlos, más bien al contrario, ya que muchos de sus colegios son concertados y reciben dinero de la administración. ¿Sabías que miembras del Opus Dei llegan a poner en peligro su vida a favor de un futuro hijo aunque el médico le advierta con seriedad que pueden morir? ¿Alguien las va a obligar a abortar para que salven su vida? A mí me gustaría que conocieras a una de estas mujeres que utilizan niqab y que te explicara su vida y pudieras valorar. En Occidente hay muchos fundamentalismos y sólo nos importa el fundamentalismo islámico contra el que por supuesto estoy en contra. Por cierto, ¿cuándo las mujeres de los jeques de Arabia Saudí vayan de compras a París vestidas integralmente con sus habituales niqabs alguien les va a poner una multa? Hay mucha hipocresía vil. ¿Alguien pone leyes contra los miles de europeos que van a Tailandia a hacer turismo sexual con niñas y niños? Eso no nos importa, y si nos importa miramos a otro lado, porque esos burka los tenemos nosotros. Aquí me puse enferma y le dije a Mo que con esos degenerados yo no haría leyes, directamente los metería a un horno. Pues tendrías mucho material para quemar, Paula.
La conversación que en algunos momentos adquirió la pasión de los temas que nos tocan algo profundo, ambas con vínculos estrechos con el mundo musulmán, ya que tenemos muy buenos amigos de esa comunidad y nuestros prejuicios son nulos, me dejó muy tocada. Mo ha perdido la fe en la sociedad y yo voy camino de perderla con unos y unas políticos que lo que hacen siempre es levantar cortinas de humo para despistarnos de lo que realmente nos importa, ahora mismo tener un trabajo digno sin perder más derechos de los que ya hemos perdido. Claro que el capitalismo es un monstruo que nunca tiene bastante y no se parará ante las quejas o las huelgas generales que podamos hacer, como ya se está viendo. Gobiernos supuestamente de izquierdas toman medidas que abaratan el despido y recortan sustancialmente no sólo sueldos sino también unos derechos que nos costaron sangre, sudor y lágrimas. La termita que es el hombre sigue su camino de destrucción e intereses desleales. Y todos, a nuestra manera, participamos.
Quedé con Mo que voy a buscar una de estas mujeres y voy a hablar con ella. Primero tendrás que ganártela y no será fácil. Además no hay tantas. Quiero conocer cómo son, probablemente no tan distintas a nosotras. Igual que tengo alguna amiga testigo de jeová que no sé si cumplirá alguna de sus leyes horrendas y la respeto y la quiero, a lo mejor si escucho a una de estas mujeres puedo comprender algo más su visión del mundo.
De todos modos, y en esto sí soy radical, hay que hacer todo lo posible porque esta costumbre trasnochada desaparezca. Ahora bien, ¿cuántos burkas llevamos dentro que nos impiden ser libres?

10 comentarios:

ROSALIA dijo...

Voy a comentar lo que conozco, ¿quieres conocer a una extestigo de Jehová? Lo fui hasta los 29 años, dejandome la piel, mi juventud y amistades y familia que me dejaron de hablar porque decidí dejar de serlo. Eres una apestada. Esa chica que dices que es tu amiga no debe ser una auténtica testigo de Jehová, porque tienen prohibido tener amigos del "mundo" por eso cuando decides salir de esa secta te quedas sola, muy sola Paula. Yo dentro del grupo era una de las privilegiadas, estudié teología, oratoria, protocolo, predicaba a la gente importante, hablé en estadios ante multitudes, salí como ejemplo a imitar, me casé con 21 años con uno de los jefes pero era la mujer de...y yo quería ser Rosalía y de pronto ves que tu vida ya no es tuya, es de ellos. Lo peor, rechazar las transfusiones de sangre, yo estuvo a punto de morir por contemplar esta ley. El cerrojo metal, el no poder opinar, la mujer no es nada, manda el hombre y te puedo decir que aprendí mucho de esa experiencia. El burka es de risa al lado de esta panda de fanáticos locos que te comen la cabeza. Mi hermana es maltratada por su marido pero como es testigo de jehová debe aguantar, es lo correcto y así lo quiere dios. A mí no me habla desde hace años la mitad de mi familia y es muy duro que pierdas a parte de tu familia por decidir que ya no deseas seguir en un entorno perjudicial. Pero puedes salir y llevar una vida normal, si es que sales cuerdo porque las secuelas son terribles. Hay muchos burkas disfrazados de honorabilidad que pululan por la sociedad a sus anchas.
Besos wapa.

Una mujer y mil imágenes, Arlette dijo...

Lo siento me he quedado sin comentarios, estoy impresionada.

Paula Mocinho dijo...

Rosalía, yo sabía de lo estricto y fanático de los testigos de Jehová pero nunca había escuchado un testimonio de estas características. Lo que me cuentas es espeluznante, todo un burka horrible contra el que nadie se atrevería a legislar, de eso hablaba mi amiga, de todos los burkas de nuestras sociedades. Eres una valiente y te admiro. Te envío un abrazo fuerte, guapa.
Arlette, es todo tremendo. Un saludo

EMMA. dijo...

Paula, el burka se prohibió en los centros públicos por primera vez en España en el ayuntamiento de Lleida. Sin embargo, falta mucho para lograr algo más. El testimonio de Lía increíble. Ahora comprendo su exquisitez al hablar y comportarse y porqué sabe tanto de teología.
Muack.
Emma.

Anónimo dijo...

Hoy he encontrado estas declaraciones en el País. Son de la escritora sueca Maj Sjövall y habla de la sociedad sueca. A nuestro nivel, lo podemos trasladar aquí. Yo, al menos, lo subscribo. "Me parece que hay una deriva hacia un cada vez mayor egoísmo. Nos da igual lo que le ocurra a los demás. Somos más consumidores que ciudadanos. Estamos dejando atrás nuestros ideales de una sociedad colectivista y tolerante. Es una sociedad cada vez más inhumana". Las mujeres con burka, a Sarkozy y el resto de políticos franceses, les importan un carajo. Un carajo. Mo

Paula Mocinho dijo...

Sinceramente Emma, no creo que sea suficiente o la vía más eficaz para erradicar esa práctica esclavista con la mujer, tengo muchas dudas después de escuchar atentamente las argumentaciones de mi amiga. Tiene que haber otras vías. Además no sólo es punible ese tipo de integrismo, nuestra sociedad sufre de otros que no miramos. Un besote, Emma.
Querida Mo, son palabras certeras y espantan viniendo de una sueca donde la socialdemocracia alcanzó sus máximas cotas de realización. Gracias por pasar por aquí y comentar.

NORMA dijo...

Yo he tenido oportunidad de hablar con algunas de estas mujeres y para ellas no es algo vejatorio ni machista. Dan una serie de argumentaciones que parecen lógicas y normales para los que ignoran el trasfondo del asunto. Como bien dice el comentario anónimo citando a la sueca Sjövall, somos consumidores.
Un saludito maja.

Paula Mocinho dijo...

No, si ellas seguro que están convencidas, el problema es cómo interpretan el islam. Si, la cita de la sueca Sjövall es certera. Un besote, Norma

Anónimo dijo...

Hoy, Rafel Argullol, el filósofo, ha sido entrevistado por Cuní. Sus palabras van en la misma dirección que las de la escritora sueca. Para mí son un consuelo oirlas, aunque parezca paradójico, pues me hacen sentir menos sola, menos rara. Te la recomiendo, Paula, sé que te gustará. Un beso! Mo

Paula Mocinho dijo...

Gracias, Mo, miro de recuperarla a través de la web de TV3, a ver si la tienen colgada. Probablemente son palabras que llaman a la reacción no a la parálisis que tenemos con tantos imputs como recibimos. Un besazo, Mo!