THE LESBIAN SISTERS

THE LESBIAN SISTERS
Fotos de Eugenia Gusmerini

jueves, 2 de septiembre de 2010

Septiembre empieza con películas y vagabundos


Cuesta arrancar en septiembre pero se mete la primera, se tira un poco y se apura hasta la segunda. Y así consecutivamente hasta que vamos en quinta y el coche ha cogido una velocidad que comienza a ser peligrosa para nuestra salud. Es tiempo de promesas. Me voy a poner a régimen, voy a dejar de fumar, me voy a apuntar al gimnasio y voy a ir, como mínimo, tres veces por semana, bla, bla, bla. Sólo las que ya lo hacíais antes vais a seguir haciéndolo, no os engañéis. En un par de ocasiones he pagado dos años consecutivos de gimnasio, lo equivalente al apadrinamiento de un niño durante no sé cuánto tiempo, una burrada, y no iba nunca, sólo cuando de repente me arrepentía pero enseguida me cansaba y lo dejaba por imposible. Ahora prefiero caminar, lo mantengo mucho mejor desde abril, todo un récord para mí.
El primer festival de cine se da cita en Europa: Venecia. Si alguna vez habéis estado en esa ciudad seguro que habéis fantaseado con pasear de la mano con vuestra enamorada en góndola por los canales o caminando por los puentes o sencillamente por la Plaza San Marcos donde una compañera de Instituto tuvo la santa frialdad de robar un sobrero delante de las narices del tendero y mantener como una burra que aquel sombrero lo traía desde Siena, cuando se veía claramente que el chiringuito tenía una buena ristra de sombreros iguales al de ella. Pero estuvo tan firme que el profe de religión, ahí es nada, la defendió y se quedó con el sombrero. Volvamos al cine. El presidente de este año es Quentin Tarantino, el enfant terrible del cine norteamericano. Aquel tipo que sorprendió a todo el mundo con los diálogos y la estética de su primer film, 'Reservoir dogs', una peli contundente que juega a mostrar y no mostrar los salvajismos de sus personajes protagonistas. Todavía recuerdo la secuencia en que uno de los protas corta una oreja al tipo que está torturando para que le diga quién se ha infiltrado en la banda donde todos se llaman por colores. Mister Tarantino, un salvaje que sabe un huevo de cine y se atreve a romper las normas.
Parece que el festival empieza con buen pie. Darren Aranofsky, un director que ya causó un fuerte impacto con su primera peli, 'El luchador', ha presentado en la primera jornada 'Black Swan' ('El cisne negro') con una protagonista perfecta, Natalie Portman, quien para esta película ha estado preparándose durante diez meses y es que el film representa la obsesión de una bailarina clásica por 'El lago de los cisnes' y cómo el cisne negro, Odile (como mi sister y compañera de viaje en este blog), se va comiendo su personalidad, hasta tal punto que la historia entra en zonas tan oscuras como inquietantes que rozan los mejores momentos de algunas películas de Cronenberg o Polanski. La única película española a concurso es 'Balada triste de trompeta', de Álex de la Iglesia.
Las últimas líneas de este post las dedico a los trotamundos o vagabundos que no mendigos. No me gusta llamar mendigos a aquellas personas que por decisión propia o por decisión de la sociedad malviven en las calles de nuestras ciudades exponiéndose a múltiples peligros, desde enfermedades a violaciones o incluso, según en qué sitios del globo terráqueo, tráfico de órganos. Tienen derecho a decidir dónde quieren vivir. Algunos de ellos ya no son recuperables y eso hay que tenerlo en cuenta a la hora de enfocar el problema. Las noticias siempre son alarmantes no porque crezca su número sino porque dan una mala imagen de nuestras ciudades, eso dicen los que carecen de compasión. Prefiero tenerlos a las vistas para que nos recuerden que a veces no estamos tan lejos de convertirnos en uno o una de ellos. Mi madre dice que no le gusta darles dinero porque la mayoría se lo bebe o va a parar a las mafias, pero ¿acaso tienen otro tipo de diversión que no sea beber? Muchos de ellos sufren enfermedades mentales y los educadores sociales o mediadores que a diario los visitan y hablan con ellos intentan convencerlos para que vayan al psiquiatra pero ellos se niegan constantemente. ¿Acaso podrían seguir un tratamiento con el desorden de vida que llevan? Sinceramente creo que lo único que podemos hacer es sentir compasión y ofrecerles nuestra caridad y siempre que podamos darles unas monedas para que las inviertan como quieran. A mí siempre me conmueve el viejo vagabundo que se pone a la salida del metro de mi barrio con un organillo y gira y gira la manivela los domingos. Cada vez que paso a su lado le echo unas monedas. Nunca lo he visto bebiendo pero aunque lo viera le seguiría dando las mismas monedas, que es poco pero es algo si cada persona que pasa contribuye. Mirémosles a los ojos, no les demos la espalda.

9 comentarios:

ROSALIA dijo...

Totalmente de acuerdo Paula, los trotamundos son recordatorios para la sociedad de que cualquiera puede verse marginado con un revés de la vida. Yo soy de las que se paran y da algo, me da igual en qué se lo gasten. De pelis no te digo nada que no estoy puesta en nada. Ya sabes cual es mi problema Paula.
Besos wapa.

Paula Mocinho dijo...

Rosalía, es que los vagabundos que están fuera de la norma también tienen su modo de vida al margen de la sociedad y todo el derecho a vivirla a su manera. Lo del cine lo tenemos que solucionar de alguna manera, Lía, esto no puede seguir así, cachis! Un besote, guapa!

EMMA. dijo...

Natalie Portman es una gran actriz y sigo su carrera. Desde luego lo de Lía es de recibo. Y me gusta mucho y comparto tus últimas frases del post; dejémos de ser tan moralistas y mirémosles a los ojos.
Muack.
Emma.

Paula Mocinho dijo...

Tienes razón, Emma, Natalie Portman es una actriz cuya sensibilidad e inteligencia quedan patentes en pantalla haga lo que haga. Pues sí, debiéramos mirarlos y mirarlas a los ojos y tratar de entenderlos y entenderlas y dejar de pensar en cómo recuperarlos si ellos ya no quieren pertenecer a esto que a nosotros nos suele oprimir tanto y nos crea tantos problemas. Un besote, guapa! P/D. Ayudad a Rosalía con lo del cine, please!!!

NORMA dijo...

Ja, a Lía no la salva nadie Paula, ni yo. Yo creo que hay un trauma...je,je,je, pues esas personas despreciadas por la sociedad no son tan distintos como algunos creen. Cuando empecé mi carrera de policía patrullaba las calles y ayudabamos a que estas personas acudieran a los albergues para comer, ducharse y descansar...es gente que ha tenido la mala suerte de caer en un problema del cual no han podido salir y la familia no los han ayudado, otros, pocos, les gusta esa vida. Pero he de decir, con vergüenza, que muchos compañeros míos de profesión los trataban fatal y aquello me crispaba, como si fueran algo que ocultar a la gente "normal"...huy que perorata te he endiñado ....Feliz fin de Paula.

Una mujer y mil imágenes, Arlette dijo...

Rosalia, podriamos empezar haciendo un cine a la fresca, a ver si podemos empezar, con tu permiso, para arreglar tu "problemilla".

En mi ciudad, hay pocos sin techo, de hecho el Ayuntamiento tiene reservado parte del presupuesto, a votación del ciudadano, y recientemente se ha votado y han construido un espacio para los sin techo, además en el mismo centro de la ciudad existe una Fundación donde los acoge y acoge a los niños con sus padres en prisión.

Viste ayer los Tudor? supongo...el segundo capítulo me quedé dormida, no pude más!

Besos

Paula Mocinho dijo...

Norma, desgraciadamente ese trato que denuncias es la representación de la sociedad con respecto a ellos, aunque hay gente que los trata con dignidad, me consta. Mira lo de Rosalía tiene que tener arreglo porque el cine es un gran arte y alguien tan sensible y refinada como ella tiene que aprender a apreciarlo, digo. Besote!
Una mujer, vi los Tudos y Henry VIII ya ha empezado a despreciar a Ana Bolena, su fin se acerca... Besos!

MARTA. dijo...

Dos cosas chicas;
- Alex de la Iglesia es mi director favorito.
- A Lía no la arregla nadie. El sábado pasado comimos juntas en mi casa y de pronto, empieza la pelicula de las 4 y veo a Lía sentada en el sofá leyendo un libro de Ana Mª Matute y le pregunto; ¿no ves la peli? y me contesta tan ancha; la estoy viendo.
Estamos pensando en irnos al cine sin ella, una tortura Paula, empieza a moverse y no para, como una criatura.
Una mujer y mil imagenes yo también me quedé frita, si te sirve de consuelo.
Saludos.

Paula Mocinho dijo...

Marta, lo del cine de Lía tiene que ser recuperable, no lo puedo entender. Hay pelis que son tan buenas como los libros de la Matute, otras es cierto son un rollo y un mal gusto, pero... pero... La verdad es que no me cabe en la cabeza.... En cuanto a Álex de la Iglesia tiene pelis que me gustan, la primera, Acción mutante, o 'La comunidad' con una inmensa Carmen Maura pero su rollo me cansa un poco... En fin, para gustos colores, eh... ¿Te quedaste frita con Los Tudor? Mira que es buena, eh... Pero si ataca el cansancio está claro que te rindes... Saluditos, Marta!