THE LESBIAN SISTERS

THE LESBIAN SISTERS
Fotos de Eugenia Gusmerini

jueves, 23 de septiembre de 2010

Todavía nos quedan poetas


La buena noticia es que Joan Margarit, poeta al que admiro profundamente, también arquitecto, no sólo de la palabra sino también de los edificios, Premio Nacional de Literatura y Premio Nacional de Poesía, es el encargado de leer el pregó de la Mercè 2010.
Como dice uno de sus poemas que me permito utilizar con libertad, últimamente siempre 'hi ha boira i és de nit' y en esta nublada noche en la que la luna ha dejado de brillar, al menos la poesía, al menos el poeta contando verdades como estatuas, verdades como galaxias, verdades como incertidumbres arroja un poco de luz sobre esta oscuridad disfrazada de bienestar.
Margarit dice en una entrevista a 'El Periodico' que él pertenece a esta ciudad en la que ha vivido en diferentes barrios a lo largo de su vida. A veces yo, impune ante mi soledad y anonimato, he sentido que la ciudad me pertenecía, como si ella y yo fuéramos un todo amante que no tiene miedo ante los cuerpos desnudos, que se libera de los yugos de la suciedad, de los contenedores, de la algarabía de la madrugada en las noches de fiesta y hereda el silencio más antiguo que ampara el amor de miradas.
El poeta, decía en otra ocasión Margarit, es aquel trasmisor de verdades elementales que están dentro de todos y todas nosotras pero que con su lapiz consigue trascender. Lo que no explica el hombre lo explica el poeta con su palabra certera. Algo así decía Margarit.
Esta mañana en el final de la tertúlia de Cuní, uno de los periodistas asistentes hablaba de Joan Margarit y decía que siempre que ha quedado con él en alguna cafetería de la ciudad, Margarit estaba con una libreta escribiendo poemas. No es una imagen romántica la del poeta escribiendo en los rincones de las cafeterías, es una costumbre que hemos practicado todos y todas los que alguna vez hemos pretendido llegar a la verdad de las cosas. O al menos a nuestra verdad, lo hayamos o no conseguido. Como decía el otro, a veces la gloria radica en el intento.
El mar también está presente en la conversación publicada en 'El Periódico'. Una ciudad con mar es una ciudad abierta. Hay veces en que el ahogo es tan fuerte que se necesita bajar a la orilla del Mediterráneo y contemplar que siempre habrá una salida. También algunas hemos ido a la costa para incendiar palabras como versos y versos como poemas o como poco a hilvanar palabras jugando a ser pensapoadora.
Pero el poema no es ajeno a lo que pasa en el mundo, si cabe es el más concienciado, porque si queda conciencia de lo que es el mundo, de lo que es el ser humano y de lo que es la vida se encuentra en los versos del poeta.
Y en la última pregunta publicada, Margarit habla del túnel que pasará por debajo la Sagrada Familia y lo considera un error. La Administración dice, plantea un mapa, y luego no se baja del burro por mucho que haya expertos que desaconsejen esa construcción. Muchos y muchas barcelonesas nos hemos preguntado alguna vez ¿qué necesidad hay de construir un túnel debajo de la Sagrada Família si se puede realizar otro trazado?
Sento el poema dins l'estòmac:
una gana que em salva de la mort
(Siento el poema dentro del estómago:
un hambre que me salva de la muerte)

No se sabe si queda esperanza, pero todavía nos quedan poetas.

5 comentarios:

Una mujer y mil imágenes, Arlette dijo...

A veces la gloria radica en el intento, magnifico.

El mar y la luna nos transmiten sensaciones, y siempre son buenas. Cuando necesito pensar con claridad, bajo al parque que tengo enfrente de mi casa y miro la luna, me relajo y veo las cosas de diferente manera.

Lo de la Sagrada Familia no lo entiendo, si se les cae, la lian parda. Hoy escuchaba que alquilan los balcones de la Sagrada Familia para la visita del Papa, desde 400 eur hasta 2000.

besos

ROSALIA dijo...

Joan Marguerit, poeta de Sanaüja, Lleida. Anda que no nos hemos hartado de leerlo en el grupo de lectura de literatura en la biblioteca. Hay uno muy cortito que dice;
Les marguerites han de evitar respondre.
Besos.

Paula Mocinho dijo...

Creo que lo de la gloria del intento es del Quijote. Sí, yo también he leído que alquilan balcones de la Sagrada Familia por 700€! Qué locura, como si fuera una estrella del pop! Y seguro que hay gente que los paga, ya te digo! Un besote, Arlette!
Joan Maragarit es un poeta enorme y hoy tenía que hablar de él. Besos, guapa!

Anónimo dijo...

Esta mañana me he levantado asustado por un mal sueño. He mirado por la ventana y he comprobado que el estruendo de esta noche no era un sueño. La catedral, antesala del reino de los cielos, ya no esta en su lugar. Los pilares de la tierra han cedido ante el peso de la insensatez humana.
J

Paula Mocinho dijo...

J, no quisiera despertarme un día, subir por ejemplo por la calle Marina y encontrar un hueco en el lugar donde está situada la Sagrada Familia. Intuyo que tu comentario va por ahí.