THE LESBIAN SISTERS

THE LESBIAN SISTERS
Fotos de Eugenia Gusmerini

domingo, 12 de septiembre de 2010

... Y Artur Mas se subió a 'La Noria'


Si me invitan, yo tengo que dar la cara, respondió Artur Mas a la pregunta de Jordi González de por qué había decidido aceptar la invitación de 'La Noria'. Aplausos del público. Ese público adocenado que aplaudió también a Jordi González cuando salió en defensa de España diciendo que él no se había sentido fuera de España por ser catalán y que no tenía para nada esa sensación de anticatalanismo al que muchas veces se alude desde Catalunya. Arrancó otro aplauso entusiasta. Está claro dónde se gana el pan este periodista catalán que vive bastante dentro de una burbuja televisiva. Porque le guste o no, ese sentimiento existe.
Maria Antonia Iglesias (socialista), Alfonso Rojo (derecha española) y Pilar Rahola (catalanista independentista autora del libro 'La màscara del rei Artur') fueron los periodista encargados de increpar y preguntar a Artur Mas. Usted de dónde se siente, le preguntó Alfonso Rojo, una pregunta estúpida donde las haya que buscaba saber hasta dónde tiene perfil independentista Artur Mas. Catalán, si miro mi corazón y el fondo de mi alma, me siento catalán. Maria Antonia Iglesias le recordaba unas declaraciones de Jordi Pujol del Paleolítico, pues Jordi Pujol dijo en su día que se sentía catalán y español. Mas estuvo a puntito de hacer una mueca de disconformidad. A estas alturas Jordi Pujol sabemos todos que de español no tiene nada. Fue inteligente Mas y se salió por la tangente, es cierto que en mi DNI pone que soy español pero si me preguntan de dónde me siento, siendo esto un sentimiento, me siento catalán, y también europeo. Lo de europeo fue sensacional. Y notable. Y es que cuando se reclama la independencia nadie habla de Europa y sin Europa no hay independencia que valga.
Por supuesto habló de la defensa de la lengua catalana. Ustedes, que tienen una lengua hermosa y muy rica, jamás han sentido que su lengua corra peligro de extinción y por eso nunca se han visto obligados a defenderla. Pero nosotros, que somos un pueblo que ha perdido todas las batallas en las que ha participado -aquí Jordi González advirtió que la Diada, el dia nacional de Catalunya, celebra la derrota de 1714- y que, contra todo pronóstico hemos sobrevivido, hemos visto amenazada de muerte nuestra lengua y es natural querer defenderla de su extinción.
Artur Mas supo nadar y guardar la ropa en cuanto a la voluntad del pueblo catalán con respecto a la autodeterminación y la posición de CiU. Es cierto que no hay una mayoría social independentista, y lo que nunca hará CiU es romper la cohesión social, que es uno de nuestros bienes más preciados, pero si el pueblo catalán demanda su derecho a decidir tendremos que escucharlo. Cuando María Antonia Iglesias insistió un poco más sobre el tema apelando a la sensatez que caracteriza a su formación política, Artur Mas hábil, le recordó cómo CiU siempre había arrimado el hombro en los momentos cruciales del Estado Español, colaborando de esta manera a su desarrollo y evolución como país. Cosa que no pudo replicar la experimentada periodista.
Alfonso Rojo insistió mucho en el perfil nacional-independentista que había adquirido CiU en los últimos tiempos. Habló de educación, de que los chavales catalanes no tenían ni idea de dónde nacía el Ebro y Artur Mas estuvo de nuevo brillante contestándole que a lo mejor su respuesta no iba a ser popular, pero que pensaba que eso es una simple anécdota, que lo verdaderamente importante es que hay un 30% de fracaso escolar tanto en Catalunya como en España y eso sí es realmente esencial para el futuro de un país. Recordó, salvando el escollo del notario y el partido popular de las elecciones pasadas que le expuso en imágenes el programa y Jordi González, que CiU era un partido responsable y de país, y que la ley de educación catalana la habían pactado en esta legislatura socialistas y convergents. Más claro el agua. Si no tenía mayoría absoluta estaba dispuesto a pactar con quien apoyara sus propuestas, incluido el PPC.
Pero donde Mas recavó más aplausos demostrando así que España es una sociedad de valores absolutamente tradicionalistas, fue en el cuestionario que Sandra Barneda le hizo al final de la entrevista. La periodista catalana, le preguntó si le sabía mal aceptar algunos de los clichés que le habían colgado por su apariencia. Y Artur Mas se sacó de la manga la teoría de los sapos. Explicó con notable fluidez y gracia comedida cómo él como político después de escuchar cualquiera de estos sanbenitos que le han colgado, llega a casa y a la hora de dormir abre la mesita de noche y de una cajita pequeña coge un sapo y se lo come. El sapo no le gusta nada, pero tiene que tragárselo. Al cabo del tiempo, los sapos que se come por las noches siguen sin gustarle pero se acostumbra a digerirlos. Esto hizo gracia hasta a la periodista que prosiguió con preguntas de su vida personal. Se detuvo especialmente en su mujer, destacando que Mas, si tenía que escoger prioridades, lo tenía claro, antes su mujer que la política, aunque la política, añadió, es muy importante para mí, la familia está por encima. Los aplausos no tardaron en llegar. Aprovechó para decir que su mujer tenía raices españolas, murcianas y de segovia, igual que por parte de madre se relacionaba con Francia.
Jordi González le hizo dos regalos recordando que Artur Mas, desde luego, no cobraba ni un duro por asistir al programa. Las flores del mal y El principito. De 'Las flores del mal' leyó un fragmento en catalán y fue aplaudido también. De 'El Principito' dio muestras de un francés fluido y recordó un párrafo que dice algo así como que sólo el corazón puede ver lo que a los ojos se les escapa. De nuevo aplausos.
¿Mejoró Mas la imagen de los catalanes en España? Probablemente no, pero sí que es verdad que entrevistas como ésta, populistas y facilonas, ayudan a los políticos a acercarse al pueblo llano. Lo supo en su momento Pepe Blanco, ministro de Fomento y lo sabe David Madí, jefe de comunicación de Convergència. Tuvo Mas que escuchar cómo Puigcercós, entrevistado en 'El Mundo', decía que él jamás iría a un programa como 'La Noria'. También le pasaron la entrevista de Josep Cuní a Mònica Terribas en 'Els matins', donde criticaba abiertamente programas como 'La Noria' de dudosa credibilidad periodística, donde hacía poco habían tenido colgado al teléfono al mismísimo presidente Montilla más de diez minutos por sus compromisos con la publicidad demostrando así su falta de respeto por las instituciones. Pero Mas sabe, y Madí también, que para tener mayoría absoluta en el Parlament de Catalunya necesita los votos de los castellanoparlantes de Catalunya y los castellanoparlantes de Catalunya es bastante más que probable que vean los sábados por la noche 'La Noria'.
¿Una maniobra acertada? No tengo ni idea, pero si hubiera que ponerle nota a Artur Mas que seguro se ha comido unos cuantos sapos cada vez que le han llamado busto de plástico parlante, habría que reconocer que el líder de CiU estuvo más que bien.
La precampanya catalana continua. ¿Irá Montilla a 'La Noria'?

10 comentarios:

NORMA dijo...

Prefiero no comentar tu entrada que luego me salen espontáneos que rara vez comentan...sólo haré una pregunta; soy madrileña, vivo en Cataluña, hablo el catalán, estoy casada con una vasca y trabajo en Zaragoza como inspectora de policía...¿Cómo debería sentirme?

Paula Mocinho dijo...

Norma, creo que tienes toda la libertad a sentirte como quieras, sólo faltaría eso. El sentimiento es algo absolutamente personal. Ah, y me gustaría que comentaras con total libertad, creo que éste es un espacio donde se puede. Un besote!

NORMA dijo...

Huy, ayer estaba quemada Paula, lo siento...si me invitan a la Noria yo también iré...je,je,je.
Un besazo.

Una mujer y mil imágenes, Arlette dijo...

Bueno, bueno hemos tocado la política...

Yo no sé de donde me siento, me siento yo, vivo en Cataluña, toda mi familia es catalana, he estudiado en catalan, supongo que soy catalana?...ya me gustaría sentirme andaluza, porque tienen un salero, que yo ni de coña!!

No ví la entrevista, parece que fue una entrevista que no quisieron sacarle punta..
Yo encuentro bien que vaya a este tipo de porgramas, ya que en el Parlament, según se ve por la tele a veces parece la Noria con esos gritos que se pegan y los insultos

Besos

ROSALIA dijo...

Es el único político catalán que me gusta, quizá no por sus ideas si no por su manera de trasmitirlas. Hace que no me sienta como una extraña en mi ciudad de acogida, me inspira confianza, de esos políticos verdaderos. Sin embargo, envidio a los americanos por su sentido de patria y unidad que en España se ha perdido. Hoy en la prensa lleidatana escribía un artículo una política escritora, Marta Alós, que estaba muy triste porque el día de la Diada apenas había banderas catalanas en los balcones lleidatans. Es muy bueno el artículo porque se preguntaba qué se habían hecho con todas las banderas que había regalado el ayuntamiento de Lleida. Y decía; s'han fet vestits de l'Agata Ruíz de la Prada els lleidatans?
Besos wapa, una entrada fantástica aunque Norma siempre tiene que protestar, eso le pasa por mirar la peli que echaron ayer en TV, Independent Day, que se le contagió el patriotismo americano. Ahora no se esperará que haya sido yo la que se meta con ella.

Paula Mocinho dijo...

Eso, Norma, en La Noria te quiero ver, jajaja. don't worry pasa en las mejores familias. Un besote!
Arlette, me gusta el símil que ofreces entre 'La Noria' y el Parlament. ¿Todo es una noria en la que se dan vueltas y vueltas?
Rosalía, a mí no sé si me gusta Mas, pero creo que, aunque le hicieron las preguntas más previsibles, estuvo bastante bien. Gracias por el piropo por la entrada. Aquí seguimos, y no te preocupes por Norma que se exprese como crea conveniente. Aunque eso sí, Independent Day no es muy recomendable, a mí los nacionalismos, sean cuales sean no me caen simpáticos aunque pueda entenderlos. Un besote!

EMMA. dijo...

Si tu entrada es buena los comentarios y tus respuestas son frescos y naturales. Yo quiero ver en la Noria a Norma y Rosalía, sí, el Yin y el Yan. Ya cuando vienen a mi casa es para partirse y no hace falta ver la TV. Vi la entrevista y me gustó y salió muy bien del apuro que le pusieron con su mujer. Es un político muy tranquilo, no pierde los papeles fácilmente.
Muack.
Emma.

Paula Mocinho dijo...

Sí, que Norma y Rosalía vayan a La Noria y tres periodistas les hagan preguntas. Tengo que ver si tendrían que ser periodistas políticos o comentaristas de salón, ya veremos, hay que pensarlo bien. Jejejeje Un beso Emma!

Gina Lis dijo...

Gracias por este resumen Paula. Muy interesante. Me ha hecho reflexionar.

Paula Mocinho dijo...

De nada, Gina. Me encanta escribir de política. Un besote!