THE LESBIAN SISTERS

THE LESBIAN SISTERS
Fotos de Eugenia Gusmerini

martes, 23 de noviembre de 2010

Sin imaginación no hay ficción


Aunque con algunos postulados de Fernando Savater no coincido, me gusta leer sus entrevistas, siempre aporta cosas interesantes. Todavía recuerdo el buen sabor de boca que me dejó 'Ética para Amador', un libro didáctico, sencillo y de gran lucidez. Pues el otro día lo entrevistaban en la contra de 'La Vanguardia' y citaba lo siguiente en referencia a los jóvenes autores: 'Habla de tus cosas personales, sin vergüenza, es lo único que importa; las cosas generales ya están en los periódicos' decía Canetti. Y lo prefiero. Mejor hablar de lo particular que de lo general. Hablar de uno mismo no tiene por qué ser autobiográfico. Es más, estoy segura de que autores como Henry Miller inventaban muchísimo. O sin ir más lejos, una de mis autoras preferidas en estos momentos, Amélie Nothomb, estoy segura de que partiendo de sí misma convierte en literatura todo aquello que toca porque lo transforma y lo distancia de la que ocurrió en realidad. La autobiografía es uno de los géneros que más me interesa.
Puede ocurrir que el autor cite o acoja a personajes inspirados directamente en su propia vida y esas personas se sientan ofendidos u ofendidas, pero no deberían. Los personajes que un autor dibuja suelen ser ficción, nada más. El autor siempre viaja a favor. En otros casos, como en el de los diarios íntimos, el autor o la autora suele valorar si debe o no debe. 'La sombra de los días', un libro autobiográfico de Isabel Allende no sólo sufrió alguna que otra mutilación por respeto a su familia sino que el manuscrito fue leído por cada uno de sus componentes. O los diarios completos de Anaïs Nin fueron publicados a la muerte no sólo de ella misma sino también de su marido.
'Qué hubiera pasado si...' En ocasiones una se plantea qué hubiera pasado si aquella chica que te gustaba, por poner un ejemplo, te hubiera hecho caso. Ese es el punto de partida de mi cuento 'Tepotztlan' en el que confluyen conversaciones reales con hechos que nunca sucedieron. Y es curioso comprobar cómo el cuento adquiere el vuelo necesario para que se haga interesante cuando los pasajes inventados se van sucediendo. En mi trayectoria como dramaturga hay obras cuyo argumento no tiene nada que ver conmigo y otras en que el punto de partida es 'qué hubiera pasado si...' Y a partir de aquí todo lo que sucede es fruto de mi imaginación. Hubo un tiempo en que me dedicaba a escribir lo que ocurría en la realidad 'fil per randa' ('al pie de la letra') pero estoy segura de que si lo repasara ahora no lo encontraría interesante, de ahí que sea imprescindible la intervención de la imaginación. Porque sin imaginación no hay ficción.

7 comentarios:

Lansky dijo...

No recuerdo quén dijo que la verdad, en literatura pero no sólo, está en lo particular, y la mentira en lo general o teórico.

EMMA. dijo...

Sí pero concordarás conmigo que hay personajes de ficción que son el fiel reflejo del escritor, son vehículos. Me ha gustado tu entrada porque comparto el gusto por Amélie.
Muack.
Emma.

Paula Mocinho dijo...

Gracias por la aportación, Lansky...
Emma, supongo que algunas veces sí, pero con la excusa de copiarse a uno mismo puede que aprovechen para meter mucha imaginación, aunque supongo que es difícil de saber qué es real y que es imaginación... La Nothomb mola molt! Besote!

Veo Visiones dijo...

Me parece muy interesante lo que dices y muy cierto también. Creo que las cosas autobiográficas con un toque de ficción, son interesantisimas.

Un saludo!

Paula Mocinho dijo...

A mí también me lo parece, Veo visiones. Un saludito!

Butterflied dijo...

Estoy contigo y con Veo Visiones. Creo que todo lo que he escrito en mi vida ha nacido de un hecho real al que le he ido creando una realidad alternativa, mucho más interesante y cautivador de lo que hubiera podido ser contar la realidad tal cual.

Paula Mocinho dijo...

Me alegra encontrarme con gente que escribe y crea y habla de ello. Saluditos, Butterflied