THE LESBIAN SISTERS

THE LESBIAN SISTERS
Fotos de Eugenia Gusmerini

lunes, 3 de enero de 2011

Algunos propósitos para el año 11


Elegir la palabra adecuada, mimar los sentimientos, concretar la creatividad, centrarse en un proyecto prioritario y tener algunos secundarios, no despistarse de lo esencial, mantener lo importante, amar a quien te ama, no caer en círculos viciosos, mirar a los ojos a las personas que te hablan, estrechar las manos con honestidad, abrazar a las personas que se quieren cuando lo necesiten, expresar con claridad los sentimientos, no dejarse embarullar por posibles chantajes emocionales, preservar limpio el corazón, invertir en circuitos que se retroalimentan, dar amor en la medida en que se pueda sin vaciarse por entero, reservar un rincón tranquilo para una misma, seguir escribiendo versos como mensajes en botellas de náufragos, al fin y al cabo la poesía incluye vertientes ocultas, cosas que ni siquiera el poeta sabe que tiene dentro, buscar las reconciliaciones siempre y cuando las dos partes se sienten a negociar con sinceridad y voluntad de volver a ser lo que se fue, caminar, caminar mucho, reflexionar lo suficiente para no caer en errores repetitivos, no precipitarse sin perder la espontaneidad, tener capacidad de compromiso y ser responsable de los actos y de todo lo demás, no se vale tirar la piedra, esconder el brazo y salir huyendo, seguir siendo graciosa como siempre, no perder por nada del mundo el sentido del humor, siempre que se pueda bromear con el destino, con la solemnidad, con las sentencias trascendentes, no tener miedo a ser políticamente incorrecta, todos y todas lo somos si nos miramos abiertamente, no juzgarse con severidad, ser indulgente en su justa medida, tampoco vale todo, tender la mano al que lo necesita pero no dejarse llevar a la ciénaga por las desgracias ajenas, sobrevivir, siempre sobrevivir, aportar fe en la medida en que se pueda, alegría cuando se está alegre, permitirse algunos días malos porque sin esos días malos no se aprende a seguir adelante con ideas nuevas, volver a escribir, mantenerse indemne en el alambre, cargar con las penas justas, reciclarlas en experiencia, compartir con los amigos, con los amores, aquellas cosas que nos harán crecer, hacer el amor de verdad aunque a veces también se folle, es natural, claro, dejar el autocontrol para los autochoques, ser, simplemente ser, dejarse ir como un niño cuando la situación lo permita, jugar, jugar y jugar, seguir haciendo teatro, saber escoger la suerte, los amigos, las personas que te rodean, que mis amigas que quieren ser madres sean muy fértiles, ser fértil yo pero de la manera que necesito, defender hasta el final mis proyectos, volver a creer en ellos mucho más de lo que creí en líneas anteriores, aceptar el éxito sin perder la cabeza, aceptar el fracaso sin caer en una depresión, no querer ganar el cielo en un día ni conquistar la tierra en dos pasos, ver los grises, los colores intermedios, abandonar este daltonismo que sólo me deja ver blancos y negros, tener paciencia, mucha paciencia, saber esperar, el que espera sabe que suya es la victoria, dice el poeta, aprender a madurar con elocuencia bendita, no dejar de creer en Dios, que me ayuda y me acompaña, saber rezar para mí, los míos y el mundo, buscar la paz, rehuir la guerra, aunque sea dialéctica, eso sí, discutir cuando crea que tengo razón, no rendirme, levantarme cuando me caiga, curarme las heridas con tranquilidad, salir a la calle a respirar humanidad, desterrar la misantropía que a veces me ataca, esforzarme por ser buena más de lo que me he esforzado este año que no está mal, en la medida que se pueda devolver besos a los que utilizan espadas, transformar lo que no me gusta en algo que me gusta y si no puedo tomar otra dirección en el camino, no emperrarme en las cosas que no funcionan, no funcionan y ya está, no lanzar la toalla en el teatro porque es difícil y no salgo del nivel en el que estoy, nunca pensar en abandonar la escritura, que no lo pienso pero por si acaso, tener ilusión con sentido común, volverme loca de alegría puntualmente, no cal exagerar, saber escuchar, saber recibir, seguir dando, ser incondicional con quien se lo merece, ser fiel con quien se lo merece, interpretar que las promesas se cumplen con quien da lo mismo que una, repito, no emperrarme con las cosas que no funcionan, no sentirme culpable por romper pactos que me hacen daño, no decaer en mis empeños creativos, mantener los afectos con mi familia, aceptar que las cosas duran lo que duran, que no hay que forzar, abonar la poeta que hay en mí, seguir teniendo esta curiosidad inmensa que me hace tirar adelante, seguir amando a las personas que me encantan, abrir miras, vivir el presente, invertir todos mis ahorros económicos, emocionales, creativos y sentimentales para sentirme libre porque no tiene precio y sin eso estoy perdida.
Todos mis propósitos se resumen en dos, no traicionarme y seguir caminando mientras disfruto de lo que la vida me entregue.

8 comentarios:

Gina Lis dijo...

Pues no pides ná, amiga mía...

Que la vida mantenga tus pasos firmes y tu sonrisa virgen. Te quiero.

juan espectador dijo...

¡Cuantos propósitos para el nuevo año! Aqui dejo una serie de despropósitos para el nuevo año. que lo disfruten.
http://www.elpais.com/articulo/ultima/Des/Propositos/elpepiult/20101231elpepiult_1/Tes

EMMA. dijo...

¿Sabes una cosa? Tienes un gran propósito que pienso imitar; NO TRAICIONARME. ¿Cuantos sueños hemos traicionado? Me recuerda a una canción de Fangoria, el grupo de Alaska.
Muack.

Paula Mocinho dijo...

Propósitos, no demandas, querida Gina. Yo también te love you totally!
Gracias Juan, ahora entro!
Sip, no traicionarse es el reto number one y Alaska me chifla, querida Emma: muak pa'ti también!

NORMA SANTOS dijo...

Pide y se te dará nena...y si no se te da continúa pidiendo...je,je,je...yo también tengo mi lista para los reyes magos...

Una mujer y mil imágenes, Arlette dijo...

Me ha dado una buena sensación tu escrito!

Iba diciendo sí a todo! feliz 2011

Anónimo dijo...

Bueno, innocent mil... i després diem!!!

Paula Mocinho dijo...

Hay que pedir, sí, Norma y si no te lo conceden, seguir pidiendo, jejeje. Un abrazo!

Feliz año, Arlette!

Una mica sí que ho sóc, que hi farem...