THE LESBIAN SISTERS

THE LESBIAN SISTERS
Fotos de Eugenia Gusmerini

sábado, 30 de abril de 2011

El riesgo de volvernos todos ciegos y que no exista la mujer del doctor para guiarnos


Las paradojas que abre el tiempo que vivimos no dejan de sorprenderme. Curiosamente vivimos en las sociedades occidentales más libres de todos los tiempos, a tenor de nuestras leyes y nuestras conciencias, sin embargo, esta crisis económica bestial que se ha introducido en las raíces de nuestras creencias, nuestra ética y nuestra moral amenaza con destrozarnos. Pero no porque se vayan a derogar los logros y las leyes conseguidas -puede que algunas, pero tampoco serán tantas, nos gusta mantener la cara lavada ante los países pobres; nos enorgullece enardecernos de superioridad moral, sea o no ficticia- sino porque los grilletes que nos pondrá el sometimiento a aquello que, según algunos adjetivan como 'trasnochado' y que Marx llamaba 'el capital', repercutirá en nuestra futura evolución. La mansedumbre más invisible pero eficaz y la genuflexión voluntaria por un sueldo que nos mantenga, aunque sea a duras penas, ciertas comodidades y aficiones consumistas se erigirán en el adn de las poblaciones mejores alimentadas y educadas de toda la historia humana.
El riesgo de volvernos todos ciegos y que no exista la mujer del doctor para guiarnos en esa luz cegadora de la estulticia que nos impedirá ser solidarios y nos devolverá a la codicia más primitiva de la supervivencia cada día cobra más sentido. ¿Tienen la política, la religión o la filosofía herramientas para salvarnos de nosotros mismos? El demencial diluvio de informaciones cuyos contenidos abarcan desde la violencia más acérrima al entretenimiento más evasivo pasando por todos los géneros habidos y por haber que pueden contener tanto realidad como ficción, mezclándose ambos territorios de manera que cada vez resulta más difícil distinguir una de otro, provoca en el individuo una parálisis difícil de eludir. ¿Quiere esto decir que hay que reducir las autopistas que difunden las impresiones, reflexiones, documentales, películas, noticias, crónicas, cuentos, esculturas, ensayos, videos, cuadros, pinturas, murales, grafittis, post, novelas y demás interpretaciones de lo que se supone ocurre en aquello que creemos poder demostrar como real? Por supuesto que no. Sin embargo, de nuevo el poder económico se impondrá como gestor de control en los contenidos de trasfusión de conocimiento representados tanto de una forma popular y cercana como elitista y lejana a los bolsillos del individuo.
¿Estudiarán tal vez cómo llegar a la legitimación a través de las urnas ciertas formas de dictaduras de pensamiento único? Algunas sociedades cercanas ya sufren aproximaciones parecidas.
La existencia de una conciencia colectiva interpersonal que mantenga axiomas irrefutables que defiendan por encima de todo los derechos humanos ante el libre albedrío del capricho de unos cuantos que manejan la economía debería ser suficiente para frenar todos estos peligros que nos acechan y en los que es tan fácil caer cuando la desesperación del día a día y el hundimiento personal ante el derrumbe de la única vida que hemos conocido nos puede llegar a conducir. Que perder el piso por el impago no conlleve perder la dignidad, por poner un ejemplo claro. De esto deberíamos hacernos responsables todos. Hoy eres tú y mañana puedo ser yo o viceversa.
Descanse en paz ese gran artista, escritor y humanista que es -porque siempre será- Ernesto Sábato, un hombre que siempre luchó contra la ceguera.
P/D. Mourinho sigue innovando. Incorpora lo audiovisual a sus ruedas de prensa.
En fin, aquí seguimos.

2 comentarios:

Ave dijo...

Lo del audiovisual no sé, pero ayer como aragonesa de adopción me sentí insultada con su "no se puede perder ante un equipo como el Zaragoza". Cuando este señor recogía pelotas, el Real Zaragoza ganaba una Recopa de Europa con un gol del canterano de la Masía Sr. Nayim.
http://www.youtube.com/watch?v=HgpsFUV9t24 http://www.heraldo.es/noticias/detalle/la_masia_nayim.html

¿Por qué no se calla?

Paula Mocinho dijo...

Querida Ave, te confieso mi incipiente empacho de fútbol en este periodo de 4 clásicos. Por supuesto, el martes acudiré a la cita con mis amigos de siempre con el deseo de que el Barça gane y sentencie la eliminatoria, pero estoy deseando que pase un poco esta marea. Aún así, estoy segura que la pasión por el juego me hará escribir más entradas al respecto. Un besote! P/D. Gracias por el enlace, recuerdo la Recopa del Zaragoza. Si mi memoria no me es infiel lo entrenaba Víctor Fernández