THE LESBIAN SISTERS

THE LESBIAN SISTERS
Fotos de Eugenia Gusmerini

miércoles, 18 de marzo de 2015

Sus mascotas y tú



Mi vida como lesbiana activa dio un giro de ciento ochenta grados cuando empecé a tener novias con mascota. Es algo en lo que no te fijas hasta que tienes que sacarlas a pasear, darles de comer, cambiar todos tus planes porque hay que ir de urgencias al veterinario y, sobre todo, ese día en que empiezas a sospechar que la mascota eres tú y su novia, la perra o la gata de turno.

En la vida hay una regla universal no fijada en ningún ideario oficial que es llegar la primera. Quien llega primero a la vida de alguien tiene prioridad. Y las mascotas siempre llegan antes que yo. No sé cómo lo hacen, pero ahí están.

Siempre me ha parecido que quien maltrata a un animal es un ser deleznable cuya empatía con el género humano es nula. Pero de ahí a todo lo contrario, hay un abismo. A ellas les molesta que comas mucho y disfrutes.

- Cariño, ¿no crees que es suficiente? ¿Vas a abrir también el taco de manchego?

Sin embargo, aúllan de alegría cuando miran encandiladas cómo su mascota se zampa dos latas gourmet.

Te dije que le encantaría, ¿lo ves? Apunta la marca.


Podéis encontrar el resto de la columna 
'A un Océano de Manhattan' 
en la revista MagLes.

(Continuará)

2 comentarios:

Olga Baselga Calvo dijo...

¡Jajajajaaa! Sí, como no seas animalera hasta las trancas, esa clase de situación podrá contigo. Paciencia...

Paula Mocinho Novoa dijo...

Olga! No, no podrá! Jajaja... Es que se producen situaciones que vistas con las gafas distorsionadas son muy divertidas. Un saludo y gracias por pasar por aquí!