THE LESBIAN SISTERS

THE LESBIAN SISTERS
Fotos de Eugenia Gusmerini

viernes, 15 de febrero de 2008

Campaña electoral


Te das cuenta de que te has hecho mayor cuando en lugar de citas tienes reuniones. Reuniones para tratar esto y lo otro. Aunque sea algo artístico, hay que reunirse. Dialogar, consensuar, debatir, enfrentarse y al final llegar a un acuerdo. Y al final política.
Anoche en una de esas conversaciones casuales volvió a salir el tópico: los políticos sólo van a llenarse el bolsillo, nada más. Pues yo creo todavía en la política. Y en la diferencia que hay entre unos/as y otros/as. Y no pondré nombre, me parece tan obvio. Y aún pensando en esos otros/as considero que en su mayoría los/as políticos/as son honestos y trabajan para el bien común. Y claro que hay corrupción y sobretodo tráfico de influencias. Pero, insisto, creo en la política. Me parece el único modo de llevar una sociedad. Sí, con carencias, de acuerdo, pero el más democrático. Debatamos.
Soy inocente. Ingenua, si tu quieres. Prefiero pensar que los políticos están para que la sociedad funcione a que están para dinamitarla.
La desafección de la gente responde a la visión deshumanizada que de ellos se tiene. Y a que hablan más de la cuenta, hay una saturación de política en los medios de comunicación, también.
El otro día se lo oí decir a alguien, en realidad llevamos en campaña desde el 14 de marzo de 2004. Y seguramente tiene razón. Exceso de protagonismo.
Para que pudiéramos votar ahora han tenido que pasar tantas cosas, tanta lucha, tanto sacrificio…
A bientôt!

5 comentarios:

Stella Blue dijo...

Yo también creo en la política, aunque las grandes esferas decepcionen. También es muy fácil para el pueblo quejarse al vecino pero en verdad no movilizarse en absoluto por nada. La historia de la democracia demuestra que cuando sales a la calle masivamente, algo consigues (algo, que no todo ni de manera inmediata). El problema no es que los políticos hablen demasiado, sino que el populacho tiene el culo demasiado enganchado y para estar tan apalancado, es injusto que pidan que las cosas cambien de un día a otro.
Gracias por la reflexión, Paula.

Anónimo dijo...

No creo que la gente pase de la política, sino que más bien es un problema de incultura general.


Saludos.

Anónimo dijo...

Tengo que reconocer que a mí me pasa lo contrario, he dejado de creer en la política. Creo que todo está tan sumamente manipulado que ya no creo ni que tenga libertad de voto, porque la propia estructura lleva a la mayor parte de la gente a tener que decantarse entre sólo dos opciones y para mí no es suficiente.

Montglane

La Dietrich dijo...

Los políticos son títeres de sus ambiciones personales... jamás tuvieron ni tendrán en cuenta para quién trabajan y nosotros seguiremos votando lo mismo por más nombres que quieran ponerse... pero somos como los cristianos, aunque la política de verdad no existe, tenemos fe en ella.

Marcela dijo...

Pues yo aún creo que hay gente que realmente se sacrifica en política y piensa en trabajar por la ciudadanía. Lo malo es que quienes más gritan y quienes más salen en la prensa son los más interesados.