THE LESBIAN SISTERS

THE LESBIAN SISTERS
Fotos de Eugenia Gusmerini

lunes, 25 de febrero de 2008

Contar historias


A tientas me adentro en la vegetación frondosa de la amazonia de los días. Contra el reloj que contabiliza los segundos que van cayendo en el cesto de la ropa vieja, como si tuviéramos la posibilidad de volver a renovarlos con detergente y un buen centrifugado, navego por el espacio. Saludando, besando y hasta eludiendo miradas insidiosas que asustan mi pequeño imaginario. Porque romper ilusiones debería estar penalizado. En el horizonte el gráfico de las nubes promete lluvia pero no guardo la ropa, sólo nado. Agua más agua da mar. O río, según el destino.
Afuera llegan noticias que alegran. No todo van a ser catástrofes. Enhorabuena a Javier Bardem por la creación de ese execrable psicópata llamado Anton Chiburgh que se pasea por un mundo tan lejano como próximo. Grande. Al fin y al cabo, hijos del imperio, crecimos a la sombra de una adusta habitación de motel aunque sólo frente a la pantalla durmiéramos allí. Incluso creamos algún verso de neón que nos dio tinte de otro tiempo, de otras que fuimos nosotras huyendo en coche de un detective que quería denunciarnos por lesbianismo. ¿O acaso ‘Carol’ no es una historia con un motel al fondo?
Contar historias es lo que cuenta. Lineales o no. Conmover. Emocionar. ‘El arte con mayúsculas encierra un valor universal que sobrepasa los intereses, las épocas, las guerras, lo provisional’ dice el premio nobel Gao Xingjian en un entrevista del fin de semana.
Je cherché toujours l’essence humaine.

3 comentarios:

Carol Blenk dijo...

Mi querida Paula, a mí no me convenció Bardem, ni la historia, ni el conjunto en general. No me despertó ni un sólo sentimiento, lo cual es algo preocupante puesto que todo el mundo se deshace en halagos... ¿debo ser yo?
Me quedé más conmovida con "Sweeney Todd", que le hubiera dado todos los "Oscar" del mundo.
Qué fuerte, la de días que pasé imaginando que yo era una "Carol" y que emprendía una road movie por ciudades desconocidas, huyendo de no se sabe bien qué... Era otra época.

Un beso, guapa.

La Dietrich dijo...

A mí me ha hecho gracia que él mismo diga que llevaba el peor peinado del mundo en esa película. No me meto en si es bueno, malo o según el gusto y el momento de cada cual. Yo me quedo con su madre.

Paula dijo...

querida carol, lo cierto es que a nivel de guión tal vez debería volver a verla, pero la interpretación de bardem está a la altura de hannibal lecter, impresiona. ese fue el sentimiento que despertó en mí el personaje de bardem, asombro y repulsa. tengo pendiente la última de burton a ver qué tal. sí, carol, la road movie, ese género tan norteamericano también es nuestro.
un besazos, guapa y gracias por la visita, siempre se agradece.
querida dietrich, después de su discurso de agradecimiento, que me pareció de los más emocionantes de los últimos tiempos junto con el maribel verdú y el de vicky peña, también me quedo con esa gran mujer que es pilar bardem, la adoramos sin fronteras. de ahí que se mereciera tanto el oscar.