THE LESBIAN SISTERS

THE LESBIAN SISTERS
Fotos de Eugenia Gusmerini

jueves, 12 de junio de 2008

La marca de un genio, Chéjov


¡Qué lujo esta mañana! De leer a hurtadillas, robándole tiempo al metro o a la noche, paso a leer en el sofá en plena mañana. Y hasta que no acabo el librito no paro. ‘Antón Chéjov’ de Natalia Ginzburg, apenas ochenta y tres páginas que de algún modo rememoran el estilo del escritor ruso. Una vida breve en un libro breve y estupendo.
Me llama la atención sobre todos los aspectos y relaciones de su vida el estrecho vínculo que mantiene con María, su hermana menor. María rechaza en dos ocasiones el matrimonio (una segunda a pesar de estar enamorada y cuando ya los años la acuciaban) para dedicarse por completo a su familia, en particular a Antón. Y sin poder evitarlo me voy a ‘Scarface’ o ‘El precio del poder’ de Bryan de Palma donde los personajes de Al Pacino y Mary Elisabeth Mastrantonio son hermanos cubanos en Miami y entre ellos bulle un fervor amoroso que roza el incesto. Desde luego son asociaciones de ideas peregrinas, claro. De nuevo a vueltas con las conexiones de la mente. Pero sigamos con la lectura de esta mañana.
De todo el libro, que nos ha dejado Isis en casa, apunto la siguiente frase de Tolstoi a Chéjov: ‘Como ya sabrá, detesto a Shakespeare, pero las comedias que usted escribe son todavía peores’. Me hace gracia. Tolstoi y Chéjov mantuvieron a lo largo de sus vidas una amistad frondosa cuya admiración era mutua. Tolstoi podía desechar el teatro de Chéjov pero admiraba profundamente sus cuentos.
Y el amor, parece que verdadero, de Chéjov con la actriz de origen alemán Olga Knipper con la que se casaría ante el miedo a perderla cuando ésta le aprieta las clavijas cansada de esperar.
Por último, decir como última curiosidad, que tanto Olga y María, cuyas relaciones fueron en muchas ocasiones tensas por los celos, sobreviven a la muerte de Chéjov en Badenweiler (Alemania) más de cincuenta años. Me pregunto, ¿cómo se guarda en la memoria la relación con un personaje de este calibre durante tantos años? ¿Habrá vida propia después de la marca de un genio?

2 comentarios:

Carol Blenk dijo...

¿Conoces el cuento de Raymond Carver, "Tres rosas amarillas"? A mí me gusta mucho, me lo recordó tu post.
Rebeso, guapa.

Paula Mocinho dijo...

carol, querida, no he podido evitarlo y, como me lo citas y no lo recordaba porque es un libro que leí hace ya un tiempo, lo acabo de volver a leer y sólo decirte que si te lo ha recordado, mi satisfacción es enorme. ¡qué gran cuentista carver!