THE LESBIAN SISTERS

THE LESBIAN SISTERS
Fotos de Eugenia Gusmerini

lunes, 1 de septiembre de 2008

Post vacacional


Después de las vacaciones debería haber un período de adaptación en el que una se fuera incorporando en la medida de sus posibilidades. Con la garantía de que si algún día no se está lo suficientemente refortalecida se pueden coger unos días de descanso post traumal. Sería justo. Esto que hacemos de volver a pelo lo encuentro de una agresividad terrible para la templanza de una persona y su sistema nervioso. Incluso pienso que el proceso de inmersión en la realidad debería ser gradual después de haber atravesado otro periodo vacacional pero esta vez en casa, como haciéndote a la idea de la nueva situación. Un periodo que ampliaría las vacaciones, se entiende. Ah, bien, estoy a punto de trabajar pero todavía estoy de vacaciones, voy a ver si me acostumbro, pero tú tranquila Paula, que sólo es el mes de postvacaciones.
Esta zambullida en las aguas de las obligaciones a pulmón y a cuatro mil pies de profundidad es una salvajada, que no somos ranas, mecachindena. Que si fuéramos ranas aún tendríamos la posibilidad de convertirnos en princesas de cuento y vivir para siempre en una fantasía. Sí, a merced de cualquier príncipe idiota, es cierto, pero con todo lo que sabemos ya sería hora de cambiar el cuento e incorporar nuevos personajes. Pero no, todo a ritmo de las agujas del reloj, que si al menos nos hicieran bailar en lugar de ponernos dinamita en el recto… que un día de estos vamos a llegar a la meta y nos vamos a pasar de largo de lo enchufadas que llegamos a ir durante el año laboral.
Y pensar que ha habido momentos en que he tenido ensoñaciones con el curso que viene.
Welcome to the reality life.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Apreciada Paula, lo mejor, sin duda, es tomarse la vida como unas perpetuas vacaciones y Carpe Diem, no en el sentido hedonista, sino bajo el concepto en sí bajo el cual fue formulado y expuesto... trabajar está bien, pero la vida hay que tomársela como unas grandes vacaciones y no estresarse. Ese es el secreto de la vida.

Atiko.

Paula Mocinho dijo...

gracias, atiko!