THE LESBIAN SISTERS

THE LESBIAN SISTERS
Fotos de Eugenia Gusmerini

martes, 30 de septiembre de 2008

Submarino, ese bicho raro


El submarino es un bicho raro. Un vehículo preparado para hundirse. Y recordemos que nadie quiere hundirse. Aunque el Congreso norteamericano rechace el plan de emergencia de Bush, en realidad nadie quiere que la economía estadounidense se hunda. Porque en realidad nadie está preparado para hundirse aunque practique en la intimidad. Igual en lugar de utilizar la palabra hundir, tendríamos que recurrir a esa otra más elegante que es sumergirse. El submarino es un tipo especial de buque preparado para sumergirse. Para entrar en los adentros del mar, camuflarse en sus inmensidades y atacar a la que menos se le espera a la flota enemiga que no está preparada para sumergirse, ni para hundirse, ni para nada de nada.
¿Quién fue el inventor del submarino? ¿Isaac Peral o Narcís Monturiol? No me queda claro. ¿Con qué propósito se inventa un vehículo que circula por el interior del mar? Hay algo oscuro en el invento, o a lo mejor es el día que imprime claroscuros en mi post de hoy. Como si de un pequeño caballo de Troya anfibio se tratara, el submarino es tan inquietante como el ala emergente de un tiburón blanco, dispuesto al asalto en cualquier momento.
Todavía recuerdo el horror de ir siguiendo las crónicas de los diarios sobre el accidente del submarino ruso Kursk, cuando los equipos de rescate más modernos no pudieron hacer nada por salvar a aquellos marinos que emitían sonidos desde el interior para dar a entender que todavía había vida dentro del monstruo. Y la desesperación de aquella mujer que lloraba la muerte de uno de los suyos y aquel tipo infame poniéndole una inyección 'para que se calmara'.
Sumergirse y emerger, ¿de eso se trata?
La ignorància és agosarada, això també és veritat.

4 comentarios:

Ripley /Pauline dijo...

Muy bueno. Nunca me han gustado los submarinos, me da claustrofobia pensar que hay que estar ahí encerrada.

Paula Mocinho dijo...

ei, ripley! yo sólo de pensar que estoy dentro de ese bicho a no se sabe cuántos metros bajo el agua me vuelvo turulata... besos!

Anónimo dijo...

Hundirse no tiene que tener siempre connotaciones negativas. Es una trivialidad lo que diré pero Anakin se sumerge en el lado oscuro de la fuerza para salvar a su chica Padme.

... por otro lado me encantaría viajar en el submarino amarillo de los Beatles!!

Atiko.

Paula Mocinho dijo...

querido átiko, pues yo creo que hundirse tiene connotaciones de dudosa positividad, dejésmolo ahí, porque hasta tú mismo utilizas la palabra sumergir (que no es lo mismo que hundirse) para hablar de Anakin. menudo flipe debían de llevar los beattles para cantar sobre un submarino amarillo ;)