THE LESBIAN SISTERS

THE LESBIAN SISTERS
Fotos de Eugenia Gusmerini

jueves, 4 de diciembre de 2008

Ahí estamos



¿Hasta dónde podemos conceder y hasta dónde nos influye lo que l@s otr@s piensen de nosotr@s? ¿Hasta dónde negociamos y hasta dónde cedemos? ¿Cómo encontrar el equilibrio entre el sí y el no siendo coherentes con nosotr@s mism@s? Está claro que la sinceridad absoluta no existe y mejor que así sea si consiste en agriar al otro. Las cosas hay que mirar cómo se transmiten. Y no hablo de almibarar o mentir, sino de cuidar el efecto que nuestros actos o nuestras palabras tienen en el otro o en la otra; aunque no siempre podemos estar en un estado de alerta máxima y siempre se nos escapa alguna imprudencia, alguna espontaneidad malinterpretada, alguna puya inconsciente. Nobody is perfect, que diría el otro.
Es una senda difícil la de la propia fidelidad a nosotras mismas. Algunas veces nos hemos traicionado y el precio ha sido muy alto. Otras hemos sido fieles a nosotr@s mism@s y el precio también ha sido muy alto. La soledad nos circunda, nos rodea. El reto de ser una misma es algo tremendamente difícil y no siempre conseguible, aunque se intente desaforadamente. Nada sienta tan mal como levantarse una mañana de invierno y sentir que no nos defendimos como debimos, que nos abandonamos por miedo a, que no dimos la cara por aquello en lo que creemos y valoramos.
Piedra a piedra, flor a flor. Los que saben del camino conocen el valor de ser fiel a uno mismo. Ahí estamos. Compromiso con nosotr@s mism@s.

7 comentarios:

María dijo...

¿Puedo suscribir el texto?

Paula Mocinho dijo...

por supuesto, compañera!

Verónica (peke) dijo...

Os encontre a traves de otro blog y me ha gustado mucho, me quedare por aqui en compañia de mi soledad.

besotes de esta peke.

pd: te espero por mi rincon con una buena taza de cafe caliente.

Paula Mocinho dijo...

verónica, quédate en compañía de nuestra palabra y nuestra música. bienvenida!!

Ripley dijo...

Cierto, es dificil sernos fieles a nosotras mismas, los sentimientos y las malas pasadas de la vida a veces nos traicionan más que las personas. Menos mal que el sentido común acaba volviendo y tomamos las riendas de nuestra vida. un beso y feliz navidad.

A dijo...

Entiendo lo que dices, se trata de ser sincero y autentico, pero sin dejar de ser poliute.

Sabes? creo que la gente malentiende la sinceridad, y es que en un mundo tan agresivo se le ha puesto cmo bandera para olvidarse por completo de la cortesia, o en el caso puesto, el pretexto perfecto para ser hipocrita.

No creo que no se pueda encontrar el equilibrio, creo que tenemos muchas maneras de disculpar la forma en que dejamos escapar la presion o falta de interes en el proj(x)imo.

besos educados
A.

Paula Mocinho dijo...

A, bienvenida al blog. estoy de acuerdo con lo que dices. el texto pretendía hacer un poco de luz propia (al final una escribe para l@s otr@s pero siempre para ella misma) sobre esa manera que tenemos de ceder terreno para sobrevivir en la que a veces damos cosas que deberíamos quedarnos.
besos corteses.
P/D. ¿eres del DF? yo soy una enamorada del caos y la energía de esa ciudad.