THE LESBIAN SISTERS

THE LESBIAN SISTERS
Fotos de Eugenia Gusmerini

viernes, 16 de abril de 2010

Islandia envía señales de humo


Islandia es noticia esta mañana. El humo y las cenizas de uno de sus volcanes han paralizado el vuelo aéreo –que no el imaginativo- de media Europa, por lo que la otra media también ha quedado tocada. Al final no somos más que una cadena de enlaces aéreos. Ese minúsculo país que tanto adoro y al que me gustaría viajar antes de morir, con una primera ministra que ha declarado abiertamente su homosexualidad –su pareja es una conocida escritora autóctona-, ese país que se ha hundido económicamente con esta crisis bancaria de pymes y primas, de especulación neocón y ausencia de cariño cocoon, esa islita endeudada hasta las cejas se queja. Pero como los islandeses son muy educados, extremadamente civilizados, han delegado su grito en el paisaje natural de su isla, les han dicho a sus géisers y sus volcanes: hablad. Mejor eso que cante Bjork, con todos mis respetos, que a veces se pone tan arrítmica y enrarecida que provoca mis prejuicios, conste que seguro es buena, aquí la mala soy yo, que tengo un oído tapado por siglos de cera.
Para mí, después de leer diversos artículos en profundidad sobre la tierra del hielo, es una de las sociedades más avanzadas que conozco. Que ese pequeño país esté en una situación de deuda cósmica y eterna me da mucha grima, es como si todos los avances sociales, humanos y morales de nuestra sociedad civilizada hubieran caído en picado porque no somos más que argamboys o argamgirls de tablero de parchís, decir ajedrez sería demasiado profundo. Pim y Pom han muerto por sobredosis de caramelos y la rana Gustavo nos relata su muerte como si sus espíritus de plástico estuvieran luchando por encontrar un huequito en el cementerio de los juguetes desterrados por los niños y las niñas internautizados por el Ipad o el Ipod o el MPerraca.
Digo tonterías porque el humo y las cenizas que me llegan desde Islandia me están obnubilando la razón. Además tengo a Aute de fondo con sus trascendencias erótico-festivas y, aunque me gusta mucho, me provoca unos vaivenes hormonales que oscilan entre lo sublime y lo más infantil. O mejor dicho, me genera caos creativo porque pone de manifiesto que vivo más en mi azotea que en mis bajos con parque.
Por lo demás, los indios, como se puede observar, conviven con nosotros en Europa y como siempre tuvieron muy buen gusto a la hora de enviar mensajitos, acaban de escribirnos una larga carta con muchos puntos suspensivos.
Si es que no aprenderemos nunca. ¿A qué? Pues yo qué sé, si lo supiera lo comunicaría. Eso sí, lo haría en este blog.
Una de dos o me llevo a esa mujer…

2 comentarios:

Gina Lis dijo...

¡¡¡ -- -- -- .. . . ........ ; (...) ¿<...>? /=#|||||||!!!!
x
x
x
;-D

Paula Mocinho dijo...

querida gina, sabía de tu facilidad para los idiomas pero ahora me has dejado cao, je je je