THE LESBIAN SISTERS

THE LESBIAN SISTERS
Fotos de Eugenia Gusmerini

domingo, 30 de mayo de 2010

Bailar con tu chica


Bailar pegados es bailar. Le doy toda la razón a Sergio Dalma. De ahí que su canción tuviera tanto éxito y llegara a quedar 3o en Eurovisión, cosa inaudita desde los tiempos en que España podía ganar o quedar segunda, porque ahora según se demuestra tras ver las votaciones de ayer, difícilmente puede ganar. El clásico locutor de toda la vida adivinaba en el 99% de los casos para quien iban los votos y muchos eran por proximidad física y/o países que anteriormente habían sido países dentro de otros países. El caso que más me llama la atención es el de Serbia y Bosnia, que siempre se dan los doce puntos, y es que Eurovisión y sus hooligangs pueden con todo. Aprovecho y digo que ganó mi favorita, la chica alemana con casual look, una simpatía enorme y un título curioso 'Satelite'. Aprovecho también y digo que 'Algo pequeñito' me parece una canción encantadora y la puesta en escena tipo clown exquisita. Soy de las que se puso de los nervios con Chiquilicuatre. Mi infancia son recuerdos de tele en blanco y negro y Gua Yumení du puans. Recuerdo perfectamente a Abba ganando con Waterloo.
Pues bailar pegados es bailar. Creo sincera y sencillamente que una de las cosas más importantes que hay en la vida es bailar. Marta Carrasco, creadora a quien admiro por encima de muchas cosas, es extraordinaria, una vez acabó una entrevista con una frase que me conmovió: 'ya que no podemos salvar el mundo, bailemos', se ofreció al entrevistador. Ahí queda eso.
Y bailar con tu chica es algo especial. El cielo se detiene y las estrellas se colocan en su sitio como si fueran focos de un teatro. Se han perdido aquellos últimos quince minutos que se dedicaban en las discotecas para sacar a bailar a las chicas, así era la tradición. Yo incluso los llegué a vivir en el 'Aire' de Barcelona y un día me atreví a sacar a una chica guapísima que de otro modo a lo mejor nunca hubiera bailado conmigo. No recuerdo ni su nombre, sí recuerdo que tuve una cita posterior pero que tenía una novia en EEUU y le era más o menos fiel. Por otra parte, si alguna vez he padecido un trío he tenido suficiente medicina como para saber que no es nada sano. Aparte, sin las luces de la discoteca seguía siendo guapísima pero le faltaba el brillo al hablar.
Pero cuando una chica me gusta de verdad de verdad de verdad siempre quiero bailar con ella un 'Slowly' de Luís Eduardo Aute. Una vez, después de la creación de uno de mis espectáculos me enamoré de la actriz principal, qué clásico, y aunque no llegó la cosa a mayores -de nuevo asomaba un trío- sí conseguí bailar con ella un 'Slowly' y de alguna manera fue suficiente. Precioso. Hermoso.
La música te eleva, te hace grande o te dispone pequeñito, chiquitita, como la canción de ese chico tan sereno y guapo, Dani Diges, pero lo que es seguro es que te hace sentir el alma, si es que se tiene, y te la agranda. A veces tengo que dejar de escuchar música para no emocionarme en exceso o cerrar los ojos para transportarme a otro lugar.
El otro día le decía a mi amigo Albert que para mí primero están la música y la poesía como los dos grandes artes, como lo sublime, algo al alcance de muy pocos y luego vamos el resto. Y lo creo profundamente. Los músicos y los poetas son seres de otra galaxia aunque vivan en esta. Gracias por existir.
Sí, bailar pegados es bailar, sobre todo si es con tu chica, pero eso nos lo guardamos para nosotras.

4 comentarios:

Ave dijo...

Ay, qué bonito tu post. Ganó mi favorita, aunque reconozco que con el corazón hubiera preferido que ganara el chico israelí. Pero la alemana tenía ritmo, era divertida y ligeramente provocadora y además lo hizo muy bien. Es imposible que ganemos, y eso que la canción de este año era bien chula....

NORMA SANTOS dijo...

Pues Paula, la que ve las estrellas en mi chica cuando bailo con ella...le doy unos pisotones...Comparto tu opinión sobre la música pero somos algunos desgraciados los que carecemos de ritmo. A mí me va cantar cosas de Laura Pausini mientras estoy por cosa, pero ahora me entero de que a Rosalía le pone de los nervios esta cantante, ella es de poesía...yo de canciones...ella de baile...yo de pisotones...uff, que estrés...soy capaz de llorar con una canción, una melodía.
Un saludo wapa y buen domingo.

ROSALIANM dijo...

Es verdad Paula, bailar pegados es lo mejor pero en mi caso va a ser que no, por lo menos con mi chica que pega unos pisotones terribles. A ella le va más cantar, en la ducha y fuera de ella.Además, la diferencia de estatura me deja en ridículo. Hay, compartimos el gusto por la poesía y sí, los poetas y los músicos son de otra galaxia.
Feliz día Paula.

Paula Mocinho dijo...

Ave, yo entre tanta música gritona, claro, me quedé con la alemana. Además Alemania es de esos países que casi nunca gana y a mí los alemanes me caen bien y me parecen gente honesta. Han sabido lavar su culpa, creo.
Norma, lo de dar pisotones tiene cura, lo de cantar Laura Pausini tiene médico, jajajaja... la música tiene un poder extasiante, es maravilloso. La vida sin música sería un error, lo dicen en 'Cuando cae la noche', mi peli preferida de amor entre mujeres, aunque me parece que es de un filósofo importante Nietsche o así.
Rosalía, compartir el gusto por la poesía ya es un gran qué, me parece. Y como ya le he dicho a Norma, creo que lo de los pisotones o la diferencia de estatura tiene arreglo, es cuestión de adaptación y en eso el ser humano va servidísimo.
Un beso para las tres, gracias por seguir al otro lado