THE LESBIAN SISTERS

THE LESBIAN SISTERS
Fotos de Eugenia Gusmerini

jueves, 13 de mayo de 2010

Where is the money?


Propio del signo de tauro y en general de los signos de tierra, me gustan las listas. Debe ser por mi ascendente. Pero eso, que me gustan las listas, por gustarme gustarme me gustan las listas guapas y hasta las listas feas, vamos, incluso la lista de la compra me gusta. Me trae al suelo que a veces buena falta me hace. Y cuando salen las listas de los más y las más sexys, de los más y las más valorados en su profesión, los más y las más ricos me las miro con lupa. Ojito al gallego que tenemos en muy buena posición, ese Amancio, ese hombre que al viejo estilo 'manmadeself' -o como se diga- ha hecho un imperio, eso sí, con la ayuda de su exmujer que también aparece arriba en las quinielas de mujeres (todavía andamos en esas). No se olviden que el mexicano Carlos Slim ya es just the king y hasta tiene acciones en uno de los diarios más importantes de EEUU. Ahí en México mis comadres responsables del título de este blog.
Pero a lo que vamos, a nuestra casa que es donde nos importa las decisiones políticas que se toman. Insisto, como no soy analista, hoy también hablaremos del gobierno. Me despierto pronto, como en los últimos días, y escucho sin abrir los ojos en la radio los titulares de los diarios. Todos hablan de las medidas más inmediatas a la crisis del gobierno del presidente Zapatero: recortes sociales (los más destacados en lo que llevamos de democracia), bajada de los sueldos de los funcionarios (incluidos los propios políticos según me especifica la chica que me arregla los terribles líos económicos de mis cuatro duros en 'La Caixa') y congelación de las pensiones que como ya todas son dignas, para qué vamos a andar con chiquitas. Mi madre está a punto de jubilarse y le van a quedar menos de seiscientos euros después de más de cuarenta años trabajando y cotizando. Medidas por tanto impopulares. Ya la del IVA no es que nos haga apretarnos el cinturón es que directamente nos rapa el pelo al cero para no tener que ir en meses al peluquero, por decir una tontería a la altura de la medida. Ojo, no digo yo que no sean necesarias pero siempre afectan a los mismas.
Seguimos. Resulta que la derecha, se supone moderada (tengo una amiga que directamente piensa que todos los de derechas son fachas, yo no coincido pero me doy cuenta que el franquismo ha creado mucho prejuicio; por cierto, mi amiga cumple hoy años: felicidades!), dice que bajará los impuestos. ¡Ostras, esto no hay quien se lo trague! ¿Quienes son los tontos en esta historia, aparte del contribuyente que cumple religiosamente con lo que ordenan y mandan desde arriba? Las otras propuestas no me llegan nítidas, igual me pierdo alguna alternativa interesante porque el resto de partidos no venden la información política en los medios. Habría que reflexionar en este punto también. ¿Qué dicen los invisibles?
A mí, aparte de que lo haga bien o mal el gobierno de Zapatero, lo que me gustaría saber es dónde está el dinero. Where is the money, baby? De aquí que siempre me fije en las listas. ¿Y los que tienen tanta guita, compañero? Pero como son intermedios no aparecen en la lista que cubre los cincuenta primeros en un mundo donde somos billones de personas. Si yo, que soy una pobre 'mindundi', no muevo mi miserable cantidad de dinero porque tengo miedo a las vacas flacas -que le leía José al Faraón para que en los tiempos de bonanza de las vacas gordas guardara para los tiempos de escasez- los tengo debajo de la baldosa por decir una chorrada, los que tienen la pasta de verdad la tienen en Suiza y no menean ni un dedo en el teclado del ordenador y eso, en nuestro sistema capitalista, es un desastre porque esa gente tiene el deber moral y ético de mover la plata. Como dicen los mexicanos, a mí no me vale madre esta actitud de espera.
Si llega la derecha -insisto que no creo que toda la derecha sea facha, pero alguno quedará, seguro-, va a vender lo poco que dejó la otra vez a precio de saldo y entonces sí, entonces los que tienen la pasta diran 'here is the money'; van a lanzarlo a las arcas del estado y el estado volverá a tener fondos, claro. Lo que me da miedo es que peligren los tres pilares básicos de la sociedad que le oí decir a aquel notario que ya mencionaba en otra entrada de este blog: salud, educación y justicia. Eso, compañera, no está en venta.
Por cierto que es falsa esa impresión de que los funcionarios no trabajan y se pasan el día de café en café o de cervecita en cervecita, al menos en mi experiencia personal no se da ese tópico. Alterné la carrera con el trabajo en Correos y conocí a carteros que en sus barrios con sólo leer el nombre del titular y los apellidos ya sabían en qué dirección vivían, gracias a eso llegaron muchas postales y muchas cartas personales. ¡Qué lástima, ahora ya no se estila! Aunque lo confieso, soy de las que todavía envía postales y escribe cartas a mano. Con pluma, porque las cosas importantes se escriben con pluma, como decía la maestra Gaite.

4 comentarios:

NORMA SANTOS dijo...

Esto es para pegarse un tiro...ME HA ENCANTADO TU ENTRADA, y coincido sobre todo con los funcionarios, mi chica es funcionaria y trabajadora y no cobra una millonada por no hacer nada, me cachis...gana 1100 euros limpios al mes, eso no es para pegarse la juerga padre y está de un mosqueo hoy con la anunciada bajada de los sueldos de los funcionarios que no me atrevo a decirle que tenía prevista una cenita romántica, lo mismo me la tira a la cara...ja,ja,ja.
Fantástica tu exposición del tema, que he leído por ahí a mucho grosero para decir lo mismo.
Un abrazo Paula
P.D. me he vuelto adicta a tu blog...ja,ja,ja

Ave dijo...

Huy perdón era yo. Jeje.

Anónimo dijo...

Sin duda, se podía (se debía) haber recortado de otros sitios antes: chóferes, consejerías, asesorías, más consejerías, etc. Pero técnicamente a mí no me parece mal que se rebajen los sueldos más altos del funcionariado. Es muy pero que muy difícil mirar a "la España entera" a la cara y decirles a los trabajadores que no somos funcionarios que debemos ser los únicos que soporten la carga de todo esto: los que nos quedemos sin curro, los que sintamos la amenaza permanente de que mañana no haya trabajado porque no tenemos nada garantizado, los que sigamos sosteniendo un Estado tan burocratizado como éste. Yo soy autónoma y hoy me toca hacer mi declaración: temblando estoy del sablazo que me van a meter, y oiga, que yo soy de las autónomas mileuristas que no tienen chalete en la playa. Más comprometida es la cuestión de las pensiones, que yo personalmente creo que debería ser lo último en tocarse. Antes me quedo yo sin sueldo que dejar que mi abuela sienta un mínimo de inseguridad (porque no es la cantidad, que es muy poca, sino la sensación de inseguridad en la que viven nuestros mayores cuando se lanzan este tipo de noticias). Son tantos los problemas y tan pocas las cabezas pensantes dispuestas a dialogar las soluciones... Lo que está claro es que si yo mañana necesitara contratar, vamos a suponer, a una persona para que me ayudara 8 horas a la semana, ninguna de las fórmulas de contratación existentes me merece la pena: son todas demasiado onerosas, demasiado ineficaces y demasiado poco adaptadas a los nuevos tiempos. No te digo nada lo que pasa si se te ocurre la brillante idea de abrir una empresa en España: sólo el papeleo esencial puede llevarte más de tres meses. No sé, algo tiene que cambiar.

Besos, Paula.

Paula Mocinho dijo...

Norma, gracias por seguir ahí con mis pájaras blogueras! Así que tu chica es funcionaria, pues encima de su cabeza pesan sendos prejuicios que son como losas, todo el mundo los esgrime a poco que puede.
Anónimo, ¿conoces el chiste del autónomo? si no quieres estar nunca enfermo, hazte autónomo. yo lo, por suerte o por desgracia lo soy, y ahorita estoy en un periodo de no-curro, no te cuento porque ya te lo sabes.
Ave, somos todas, jeje...
Besitos y gracias por comentar y hacer compañía!