THE LESBIAN SISTERS

THE LESBIAN SISTERS
Fotos de Eugenia Gusmerini

jueves, 3 de junio de 2010

La belleza sigue teniendo nombre de mujer


Me gustan las rutinas. Si por mí fuera viviría dentro de un calendario ordenadito y bien encajadito. Eso sí, cuando llevara mucho tiempo haciendo una cosa por la tarde, tener la opción de pasarla a la mañana y cosas así. Porque siempre voy al mismo bar hasta que me canso. Puedo estar yendo a ese bar durante años, pero llega un día en que no sé muy bien por qué pero me digo, toca cambiar, eso que me hacen ahí no me gusta del todo. Hay gente que cambia enseguida. Yo creo que aguanto tanto porque casi siempre vivo en mi interior y es sólo cuando asomo la cabeza hacia fuera que me doy cuenta de que hay algo que no me convence, pero como lo hago poco...
Ahora estoy muy contenta porque he conseguido tener una rutina diaria de caminar-correrunpoquito, arrastrar el culo que yo le llamo. Y por donde camino es una parte de la ciudad muy pero que muy agradable, hay tres puntos donde la vista es inigualable: se ve toda la ciudad. No sé por qué pero la mirada se me va directamente a la Sagrada Familia. Y no puedo evitar pensar en el túnel ése que están o van a construir por debajo para que pase el Ave. ¿Qué necesidad hay de poner en peligro un monumento universal y algunas vidas humanas? Ya sé, ya sé, que los técnicos y los ingenierons avalan el proyecto, pero también hay técnicos e ingenieros que no lo tienen claro.
En los sondeos tanto de la ciudad como del país sale que CiU gana las elecciones. En el ayuntamiento necesitaría del PP y supongo que en la Generalitat también necesitarán de alguien, no creo que consigan mayoría absoluta.
- No es tan grave, gobernaron 23 años y no pasó nada – dijo Odile el otro día mientras cenábamos.
Grave no creo que sea, puede ser hasta sana la alternancia, apoltronarse en el poder es algo que hay que evitar a toda costa, pero me preocupan las iniciativas sociales y me preocupa la clase media baja que es más o menos a la que yo pertenezco. Y me preocupa que Prenafeta y Alavedra, hombres importantes de los gobiernos del President Pujol -al que admiro, vaya por delante, aunque no coincida ideológicamente con él, sólo en el horóscopo, jejeje- estén donde están. Y Millet, que está tan vinculado a CiU. También es cierto que porque en el cesto haya una manzana podrida no tiene por qué pudrir a las demás, aunque se corra el riesgo. Pero soy de las tontas que piensa que el tripartito no lo ha hecho mal. ¡Qué difícil es gobernar, cuanto más haciéndolo desde tres cabezas diferentes! Ahí a Montilla y su mutismo hay que darle un aplauso. Lo bueno de Catalunya es que no tenemos una derechona que asuste. Eso si Plataforma para Catalunya no consigue representación, recemos.
Y ya que me mojo y hablo de política cuando quería hablar de rutinas -aunque vete a saber, igual es más o menos lo mismo- decir que tanto el eslogan de PSC en el que se dice que el President Montilla todavía cree en la política como el más gráfico y no por ello menos eficaz del ninot amb el somriure de CiU merecen un aplauso. Parece que CiU se ha olvidado de DVDs y va a lo suyo. Y el PSC intentará rentabilizar la obra de gobierno. Vamos a ver qué pasa. Todo el mundo da por cadáver el Tripartit y ganadora por mayoría absoluta a CiU, pero yo no lo tendría tan seguro. La batalla, que espero limpia y no lo dudo, está por librarse.
A todo esto yo hablaba de mi rutina por los parajes de Montjuich, qué maravilla, y pretendía explicar que en uno de mis peores momentos como corredora tortuguil, acabando de ascender un pequeño montículo, arrastrando mis muslos, mis caderas y respirando por la boca como una vaquita regurgitando su bolita de hierba, me crucé con la mujer más hermosa que he visto en muchos meses, diría que en años. Una mujer esbelta, de ojazos azules mar -que no suelen ser mis preferidos, pero es que estos eran hipnóticos-, de boca sonriente, dientes blancos relucientes, nariz acoplada a la perfección en el conjunto, pelo escaladito por los hombros color rubio ceniza y grité, porque creo que grité, ¡guau! Helena, estilizada y radiantemente cómplice con la vida acababa de aparecérseme para que no olvidara que la belleza, amigas mías, sigue teniendo nombre de mujer.

3 comentarios:

ROSALIANM dijo...

Hola Paula. Yo opino que el tripartito ha hecho lo que ha podido o lo que le han dejado hacer. Yo, desgraciadamente, soy de rutinas, de golpe de agenda y lo peor, me gusta pero me vuelvo inflexible con los años y la pareja me lo echa en cara. Cualquier detalle que se salga de la agenda me incomoda, me altera, me crispa y eso tampoco es bueno. A ver si encuentro el equilibrio. Y sí, la belleza tiene nombre de mujer y para mí se llama Norma. Claro que ella no es Helenica, no, es castaña, pecosa pero tiene una personalidad apabullante. Ya sabes, la cabra tira al monte.
Un beso amiga.

NORMA SANTOS dijo...

Ja,ja,ja...Paula, tú y tus caminatas con anécdotas varias. El tripartito...difícil gobernar en semejantes condiciones y condicionado el señor Montilla, pero bueno...a mí no me gusta la rutina y sólo la llevo en mi trabajo, fuera de él soy ave del campo. Odio las agendas y las tengo vacías, ni las uso. Utilizo el calendario del portátil, eso sí, para temas laborales. Pero la señorita Orden (mi chica) apunta todo. Ella le da equilibrio a la pareja.
Un abrazo wapa.

Paula Mocinho dijo...

Me encantáis, chicas, de veras, sois estupendas, algún día me gustaría conoceros. Rosalía, qué bonito eso que dices de Norma. Norma, también es precioso lo del equilibrio que es sin duda un puntal en cualquier tipo de relación, incluida la que se tiene con una misma.
Un abrazo!