THE LESBIAN SISTERS

THE LESBIAN SISTERS
Fotos de Eugenia Gusmerini

jueves, 15 de julio de 2010

Corren malos tiempos para la lírica


Corren malos tiempos para la lírica. Debate sobre el estado de la nación. El frente catalán que no se acaba de construir. Montilla navegando en un remolino de aguas que parece nunca se van a amansar. Montserrat Tura, del lado más catalanista del PSC hablando de la continua decepción que le ha supuesto Zapatero. La manifestación del día 10 fue un éxito. Mi madre trabaja para unos catalanes que también se sienten españoles en una de las calles más emblemáticas de Barcelona y unos independentistas de la mani amenazaron con subir a quemar la bandera española. Aunque el júbilo del mundial fue representado de manera menor, también hubo masas para la selección española en Barcelona. Todo es raro, y a mí que los trozos de trapo me siguen pareciendo símbolos caducos. Total, Zapatero recibirá más llamadas de Alemania y subirá la edad de los jubilados hasta que todos tengan que coger la baja por depresión porque ya no van a dejar de trabajar hasta los no sé sabe y la reforma laboral próxima nos apretará mucho más y los ricos seguirán siendo ricos, cómo no, y los pobres nos daremos con un chuzo de punta en el lado derecho del cerebro, o en el izquierdo, dependiendo de dónde venga. Por cierto que mi madre ya cumplió los 65 y si le dicen dos más la matan en vida. Y eso que su pensión va a ser miseria y compañía, pero el cansancio agota.
Zapatero hace un guiñó a Catalunya al principio de su discurso. Luego ataca con su defensa al PP, capitaneado por Mariano Rajoy. ¿Os imagináis qué hubiera sido del Estatut si Aznar o Rajoy gobernaran? No estaríamos desengañados, no, porque nunca hubiera nacido. El Estado ya no sería esa cosa residual que anunciaba provocativo aquel verano del 2007, si no recuerdo mal, Pasqual Maragall. Capitalizar la victoria de la selección española de una manera política me parece un error y una manipulación gravísimos. Económicamente no crecemos, cada día hay más paro. Y en Francia, para que veáis dónde está el debate, acaban de aumentar a 62, ¡62! los años en que la gente se jubilará. La Europa social la dirigen gobiernos de derechas, el mundo al revés. Por mucho que Alemania recorte nunca llegará al primitivismo del Estado Español. Y no es un tópico, en Catalunya se trabaja más y la gente va más estresada que en el resto de España. O al menos en Barcelona. Pero ahora vamos a trabajar menos, no nos queda más remedio, o en más sitios, claro, porque la crisis nos ha tocado de frente. Si se dan las huelgas que se anuncian el ejecutivo lo va a tener claro.
Lo que nos viene tal y como anuncian las encuestas es un PP muy recio, muy acotado e intransigente con las sensibilidades nacionales que contemplan esta España plural en la que hay algunos que siguen creyendo; un PP con ansias de vender los últimos reductos que controla el Estado, reduccionista de la plantilla de los funcionarios que habrá que meter en otro sitio, claro, porque seguirán aumentando las listas del paro y más cosas que no me he acabado de enterar.
El panorama no pinta bien, pero seguir hay que seguir, no queda otro remedio. Lo dije el otro día, creo que hubiera ido a la manifestación con otro lema. Por ejemplo: ‘Catalunya és una nació, Catalunya decideix’. Porque esa tercera persona del plural no me obliga a ser lo que no estoy segura de ser. Se puede admitir la nacionalidad de Catalunya, como admite el Estatut y la propia Constitución pero lo que cada uno es corresponde a uno mismo. Yo no le digo a un catalán independentista ‘eres español’, me parece una falta de respeto, del mismo modo que como no tengo claro lo que soy, no me gusta que me lo digan antes de que lo decida, porque yo voy a ratos, confundida en este mar de trozos de trapo y líneas imaginarias. Y algunos dirigentes del PSC no fueron a la manifestación porque no se sentían cómodos con el lema.
Siempre me quedará Galicia.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Final para un cuento, o quizás microcuento completo: Dijo uno, menos mal que nos queda Portugal, y el Sr Saramago se fue a Lanzarote.

Paula Mocinho dijo...

Anónimo, ¿de quién es 'ese final'? ¿Tuyo? No pasa nada porque firmes anónimo pero me gusta que los comentarios se firmen con nombre, aunque sea con pseudónimo. El pseudónimo es, al fin y al cabo, una identidad construida. Hablando de Portugal, un país que adoro, primo hermano de Galicia, Pessoa tenía varios heteronónimos.
Un saludo, Anónimo