THE LESBIAN SISTERS

THE LESBIAN SISTERS
Fotos de Eugenia Gusmerini

miércoles, 28 de julio de 2010

Desviando la atención


Ya decía yo que se echaba en falta el sobiranisme en las noticias de Catalunya. Joan Laporta se presenta 'com a cap de llista' a las elecciones con un partido llamado Solidaritat Catalana. A este partido se han incorporado los descontentos de Convergència Democràtica de Catalunya, López Tena y de Esquerra Republicana de Catalunya, Uriel Beltran. La marca pretendía unir a todos los partidos que buscan la independencia de Catalunya para declarar unilateralmente un estado soberano ya que seguramente serían mayoría absoluta en el Parlament. Eso sin pensar en las consecuencias. Me quedo con mi charneguismo. Creo que los diputados que van a sacar se los van a quitar a Esquerra que bajará notablemente según las encuentas.
Hoy se debate también en el Parlament la prohibición de las corridas de toros en Catalunya. Me parece mal que se quieran erradicar de Catalunya sólo porque son un símbolo español; los que opinan esto están equivocados, se trata de un símbolo también profundamente catalán. Está claro que el toro sufre pero no creo que se haga espectáculo de su sufrimiento sino del enfrentamiento entre un torero con una capote y una espada escondida en él y el toro que según se puede ver sale rabioso, dicen que porque ya lo han pinchado y castigado antes. Nunca he ido a los toros, pero estoy segura de que lo que hace José Tomás es arte en la plaza, lo dice gente que me merece mucho respeto y el riesgo de las imágenes que he podido ver en la televisión es tremendo, la última cogida en México así lo demuestra. Se trata del último sacrificio vivo en todo el planeta. Me parecen mucho más crueles los correbous que se celebran en tierras del Ebro, con los cuernos encendidos con fuego. Eso sí es patrimonio catalán. O tirar una cabra de un campanario patrimonio español. Por favor, un poco de seny. Puedo estar de acuerdo que el proceso de muerte del toro en la plaza no es el más adecuado con las banderillas y el hombre del caballo con el palo que lo pincha, es cierto, pero que no vendan las otras ‘tradiciones’ como buenas y ésta como la más mala del mundo. Personalmente no las prohibiría las corridas de toros, esperaría que la falta de asistencia de público dejara que la muerte de la fiesta se extinguiera en Catalunya. Pero no porque no crea que la prohibición es un acto antidemocrático, no, creo que las prohibiciones son necesarias ante la barbarie, ¿o acaso no se debe prohibir el nazismo?, por ejemplo, sino porque no tengo claro que la muerte del toro en la plaza sea un acto de barbarie, me parece mucho peor el hacinamiento de cerdos, ovejas y demás animales que veo en los camiones de carretera cuando voy a Galicia o la muerte directa de becerros de menos de seis o siete meses electrocutados. Mientras sigamos siendo carnívoros no me valen los argumentos de los que están en contra de las corridas y permiten que el resto de animales domésticos y comestibles sean tratados como mercancía para llegar a la mesa sin que tengan una muerte digna, como me parece que tiene el toro en la plaza, además de tener oportunidad de salir indultado. La controversia está servida.
Pero lo peor de estos temas que trato es que desvían la atención de lo verdaderamente importante en estos momentos: la crisis. La crisis que no ha desaparecido, que sigue ahí, criando parados que nunca saldrán al ruedo y que no se sabe si son o no independentistas pero que tienen problemas que hay que resolver mucho antes que los toros o el independentismo de Catalunya o el País Vasco. El verano y las vacaciones parece que lo tapen todo pero no es así, los problemas de las familias que hace ya tiempo que no llegan a fin de mes y que están a punto de ser desalojadas están cada vez más al orden del día, mientras los políticos politiquean sobre la independencia de un país y las corridas de toros a las que los parados por supuesto no pueden asistir aunque quieran porque no tienen dinero para cosas de primera necesidad van a tener dinero para ver una corrida de toros. Los parados y paradas de este país se merecen un mayor respeto por parte de sus representantes públicos, respeto que éstos no están teniendo porque escurren el bulto. Dicen que con la independencia la riqueza de Catalunya se quedará aquí, pero que expliquen quien tendrá el dinero y cuánto costará crear un estado. Eso no lo cuentan, para qué, porque el dinero se quedará en las manos de los siempre y los pobres seguiremos siendo pobres pase lo que pase.

20 comentarios:

NORMA SANTOS dijo...

Seguimos en crisis Paula, yo no lo olvido...pero hoy daban en las noticias el resultado de la votación en el Parlament...prohiben las corridas...de toros, claro. ¿Y ahora qué? Estoy boquiabierta. Tengo mi propia opinión sobre el asunto pero me da miedo expresarla. ¿Lo próximo será prohibir la entrada a los que no somos nacidos en estas tierras? Pues ya me veo en la calle...
Un besazo sister

Paula Mocinho dijo...

No mujer, no, eso no pasará nunca. Piensa que es cierto que en Catalunya se asume a todo aquel que trabaja y vive en Catalunya, no creo que haya un radicalismo nacionalista en ese sentido, lo hay en otros para defender aquello que algunos han sentido como invasión o recorte de libertades... El fallo del Constitucional no ha ayudado en nada, la verdad, pero no te preocupes, Norma, eso que dices es sólo la expresión de un miedo, nada más... Un besazo, guapa!

Ave dijo...

A mí me da rabia cómo se ha enfocado el debate y cómo se tergiversa y manipula en función de los intereses de cada cuál. Parto del principio de que el toreo ni es "arte" ni es "cultura" salvo en un sentido muy primario del término; naturalmente defender lo contrario es sencillísimo: algo es "arte" porque yo lo digo, y basta. El toreo es, ni más ni menos, un negocio más basado en la cultura de la muerte gratuita de un animal. Sin embargo, personalmente estoy en contra de la prohibición. Creo que el fin de los toros, si tuviera que llegar, tendría que hacerlo porque la gente hubiera dejado de acudir a las plazas. Pero que no me vengan intentando convencerme con argumentos sobre “arte” y “cultura” porque eso es entrar en debates absurdamente tautológico sobre si un toro es un toro es un toro. Y no.

A mí me repugna bastante el mundo del toro. Quien se haya movido en él sabrá que ***mayoritariamente*** es un mundo conservador, clasista, machista, cutre, casposo y en muchos casos, analfabeto y orgulloso de serlo. Aunque entre los aficionados haya mucha gente que no corresponda a esta realidad. Cierto. Pero me resulta vomitivo ver a personas que políticamente están más cerca del fascismo puro que de otra cosa enarbolar una palabra tan sagrada como la "libertad" para defender su negocio, que hace muchísimos años vive de y se sostiene única y exclusivamente con fondos públicos.

Ave dijo...

Por otro lado, parece olvidarse (convenientemente) que todo el proceso que ha culminado en la prohibición ha sido un proceso perfectamente democrático: ha habido una iniciativa popular, se ha llevado al parlamento y allí se ha tomado una decisión democrática. Polémica, pero democrática. No ha existido una iniciativa popular en sentido contrario: simplemente, quienes defendían el statu quo pensaban que el inmovilismo era garantía de pervivencia. Qué gracia que quienes hacen política a partir de los consensos de la "mayoría" no acepten, en este caso, que una mayoría de los representantes han votado libre y democráticamente. Qué curioso que quienes hablan de “libertad” sean los que en cualquier otro orden se desviven por negar derechos a sus conciudadanos, a quienes por lo visto tienen por criaturas peor que animales, puesto que ningún derecho nos asiste en su peculiar visión del mundo. Eso es lo que me molesta.

Nos darán la plasta con el debate identitario (curioso, el debate no surgió en Canarias pero aquí se explota, porque los “hunos” quieren demostrar que pueden decidir y los otros se empeñan en demostrar que los primeros tienen que decidir siempre lo que los segundos quieran).

Mientras tanto, los problemas de verdad siguen sin resolverse.

Paula Mocinho dijo...

Querida Ave, me creo que el mundo del toro es clasista, machista, cutre, casposo y hasta analfabeto en algunos casos y seguramente no lo he tenido en cuenta debido a mi ignorancia y la distancia real con el tema, pero también hay muchos intelectuales, entre ellos mujeres, que defienden la fiesta y no son nada de eso que dices; estoy de acuerdo que ha sido un proceso totalmente democrático y que en Canarias se hizo pero cuando ya nadie iba a la plaza, aquí todavía hay tradición, pero, ¿es mejor tratar a los animales como pura mercancía, torturándolos igual con hacinamientos imposibles para después matarlos de la manera más barata sin tener en cuenta nada más? Sé que es un argumento que se utiliza a menudo, pero me parece muy verdadero, además de que dicen los entendidos que el toro de lidia si se prohíben las corridas desaparecerá; en cualquier caso, querida Ave, me parece un tema menor que se hayan prohibido los toros en Catalunya, aunque reconocerás que hay muchos trasfondos aparte del humanitario y de defensa de los derechos de los animales... Por otra parte, a mí no me va a afectar porque no he ido nunca y difícilmente voy a ir ahora, pero los temas importantes, como muy bien apuntas, siguen ahí, los políticos nos torean, nunca mejor dicho, es lo que creo...
Besos y gracias por tus aportaciones, siempre tan lúcidas y convenientes.

Ave dijo...

Estoy de acuerdo en que hay muchos intereses y posturas entremezcladas. La postura de los antitaurinos y animalistas no tiene mucho que ver con la postura interesada de muchos políticos de uno y otro bando, eso es verdad. Por otro lado, tampoco me gusta mucho caer en la trampa de señalar que existen otras situaciones igualmente execrables de maltrato animal o, como oí ayer en un debate de la tele, "también se mueren muchos niños de hambre en África". Este debate en concreto no va sobre si mueren niños de hambre en África o sobre si los patos sufren para hacer foie (argumento de Albert Rivera en el Parlament). Este debate versa única y exclusivamente sobre las corridas de toros. Si a Albert Rivera le preocupan de verdad los patos y el foie, le asiste todo el derecho del mundo a plantear una iniciativa popular. Pero utilizar otros males para justificar la postura anti-abolicionista me parece deshonesto.

Yo sinceramente creo que la mayoría de los que han votado hoy lo han hecho motivados por cuestiones muy alejadas a la causa animalista. Pero tampoco está mal que en el parlamento se debatan cosas que preocupan a ciertos sectores de la sociedad que así lo soliciten.

Un beso grande, Paula.

ROSALIA dijo...

Quizá el detalle es "prohibir" ¿Por qué prohibir? Eso es de fascistas. ¿Es que todo lo que no guste a los catalanes hay que prohibirlo?¿Por que no prohiben al toro embolado de Amposta o de tierras Tarragoninas? ¿Por qué para ganar una oposición si no eres nacido en Cataluña debes demostrar que tienes el catalán de nivel C y si eres nacido no hace falta? ¿Quién ha dicho que no es arte el mundo de los toros? ¿Es que Picasso era un machista? Recordemos que hay toros y toreros en sus cuadros. Creo que nadie tergiversa nada, lo que es increíble es que la fiestas del toro embolado no se prohíban y yo las he visto en Amposta. Todo me hace pensar y concluir lo mismo; Prohibir todo lo español Paula. No hemos votado a esos ineptos para que se dediquen a prohibir. ¿Plantaran flores en la plaza de toros barcelonesa?

Paula Mocinho dijo...

Ahí queda eso, chicas, que no se diga que no tenemos opinión. Llego un poco cansada de la calle y me falta aliento para seguir. Un besazo!

NORMA SANTOS dijo...

MMmmm, se puso brava ayer Lía...je,je,je...la que has montado sister...pero como bien titulas tu entrada, se desvió la atención.
Besazos maja.

Ave dijo...

"¿Es que Picasso era un machista?"

Pues da la casualidad de que sí. Todas esas cuestiones que planteas, Rosalía, no se plantearon en su día cuando Canarias decidió tomar la misma medida, también en su parlamento. Me pregunto por qué. Bueno, no me lo pregunto: lo sé. La iniciativa popular incluía también la prohibición de los festejos como el del toro embolado, pero finalmente esa prohibición se excluyó por motivaciones externas a los peticionarios (otra manipulación más, y van....). En cuanto a que "prohibir" sea "fascismo", por favor, no desvirtuemos lo que significa algo tan serio como el fascismo.

Ave dijo...

Por otro lado, qué manía de querer mezclar churras con "meninas" cuando se debaten ciertos temas. Los toros no tienen nada que ver con el debate lingüístico que tanto escozor provoca. A los nacidos en Cataluña no se les exige ningún nivel C para trabajar en las administraciones sencilla y llanamente porque se han escolarizado en catalán y se les presupone un conocimiento más o menos correcto de la lengua (aunque muchos sigan negándose a hablarlo, y conozco a unos cuantos). Yo, que no soy catalana ni catalanoparlante, veo perfectamente lógico que si alguien quiere trabajar en la administración de un lugar donde existan dos lenguas cooficiales (me da igual Cataluña, que Bélgica que Canadá), se de preferencia ***a igualdad de condiciones en todos los demás criterios**** a quien puede demostrar que domina las dos lenguas. De todos modos, tranquilidad porque el castellano tiene larga vida en Cataluña: cuando tuve que recorrerme una funeraria, un tanatorio, el crematorio, los juzgados de guardia, los juzgados normales y el registro civil para pasar el desagradable trago de la muerte de mi padre, todas las personas con las que me encontré en todas esas instancias me atendieron, muy amablemente por cierto, en perfecto castellano. Tampoco nadie les había exigido ningún título de conocimiento del castellano (cosa que sí se le exigiría, por ejemplo, a un nacido en Rumanía que quisiera ser bedel).

NORMA SANTOS dijo...

Ave, te contradices en tus argumentos. Tanto Lía como yo hablamos el catalán y lo escribimos y no somos de aquí y Sí tienes que tener un nivel para acceder a la administración sino eres nacida. Lo sé por propia experiencia. Y prohibir, como dice mi chica, es de fascistas en una democracia. Todos vegetarianos y así no se maltrata a ningún animal...¿no era esa la cuestión de prohibir las corridas?

Ave dijo...

No me contradigo, en absoluto:

http://www.gencat.cat/oposicions/catalaC.htm

En ningún momento la legislación vigente hace mención al lugar de nacimiento, sino a las ****titulaciones**** (con fecha) que ***acreditan*** que se hayan obtenido esos conocimientos, dentro de los diferentes planes educativos. Si alguien no puede acreditar su conocimiento de catalán por no cumplir con los requisitos que manda la ley (ya sea por año de obtención del título de bachillerato, etc.) no se le discrimina por haber nacido fuera, sino porque no ha seguido el programa educativo que marca la ley para poder acreditar el conocimiento de la lengua. Y siempre se puede acreditar el nivel de catalán pasando el examen correspondiente. Yo, aquí mismo, puedo conseguir la acreditación presentándome a los exámenes oportunos. Y es lógico que se me exija la acreditación si no he cursado mi bachillerato en Cataluña y demostrado un conocimiento X del catalán.

Lo dicho: en Bélgica y Canadá pasa tres cuartos de lo mismo. Hasta los baremos de inmigración en Canadá dan más puntos a quien pueda acreditar el conocimiento de las dos lenguas co-oficiales del país.

Y naturalmente, "prohibir" no es sinónimo de "fascismo", por mucho que la demagogia imperante quiera que pensemos que sí.

Ave dijo...

"prohibir, como dice mi chica, es de fascistas en una democracia"

Por curiosidad: ¿qué hacemos con el código penal, el civil, y las normas de tráfico? Porque están llenas de prohibiciones... ¡¡fascistas, que son todos unos fascistas!!! ;-)

(de buen rollo, pero es que hay frases que... en fin). Los mismos que dicen que prohibir los toros es de "fascistas" son los que quieren prohibir el velo. ¿En qué quedamos? ¿Es de fascistas o no? ¿O sólo lo es cuando se prohíbe lo que a mí me gusta? Yo estoy en contra de la prohibición, por convicción y porque me identifico con principios libertarios. Pero claro, eso tiene que valer para todo, no sólo para lo que nos conviene.

ROSALIA dijo...

Pues no lo parece que estás en contra de las prohibiciones maja....menos mal porque me has escrito un discurso mezclando el tocino con la velocidad. Como dicen en mi pueblo; Para tí la perra gorda, no entro más en el debate, es lo que quieren estos políticos, despistar...y por favor, no compares el tema del velo con unos toros...una mujer vale mucho más.

NORMA SANTOS dijo...

Socorrro....Paula, he contestado a Ave con el nick de Rosalía....se ha dejado su cuenta abierta y me he metido en tu blog con su nombre. Porfa, que quede claro que contesto yo, NORMA, a Ave...sino Lía me mataaaa....perdónnnn
Gracias maja.

Ave dijo...

Para debatir hay que aportar datos, Norma. Y saber ver lo que realmente está diciendo el otro, no lo que nosotros pensamos que está diciendo, que puede ser algo completamente distinto. Evidentemente, no "comparo" los toros con las mujeres, sino que utilizo la analogía para preguntar por qué hay probhiciones que aparentemente son "fascismo" y otras que no lo son. Tampoco entiendo, por cierto, por qué un animal no puede ser protegido por nuestras leyes. El Proyecto Simio ya protege legalmente a los chimpancés; supongo que habrá a quien le parezca fatal, pero qué quieres que te diga: prefiero vivir en un país no especista que sabe respetar a quien no puede defenderse que en uno en el que se me intenta convencer que causar semejante daño a un animal es "arte" y "cultura". Pero como sé que mi opinión es mía, simplemente me decanto en contra de la prohibición. Eso sí: ni medio euro del erario público para semejante barbaridad (y hablando de mezclar churras con merinas, no fui yo la que empezó con el debate lingüístico en un debate que nada tiene que ver).

ROSALIA dijo...

Ave, tienes razón, no se puede mezclar las cosas. Por cierto, ayer Norma se equivocó de nick, soy Rosalía. Pero admite que es contraproducente prohibir las corridas y no las fiestas crueles de Amposta y la zona baja del Ebro. Por otro lado, ya sé que no tiene nada que ver, das datos sobre lo que exige la administración y dejas un enlace muy formal de la Generalitat. A la hora de contratar, te aseguro que no es así. Existen subcontrataciones abusivas,despiadadas y mal pagadas que exigen mucho. En la biblioteca de mi ciudad se nos dijo con toda la cara del mundo, que no se invitaban a más escritores que no tuvieran sus libros traducidos al catalán, la crisis, dijeron.
La literatura no tiene idioma ni nacionalidad pero para invitar al señor Urkullu si había pasta, estuve en ese acto esta misma primavera. Por cierto, no dijo ni una palabra en catalán, que conste, y el grupo de lectura se quedó sin la conferencia de un escritor muy bueno que le hacía mucha ilusión visitarnos; Javier Otaola. Los datos son muy buenos para las estadísticas, la experiencia de vivirlo es distinta y eso no sale reflejado en ningún lugar. Soy vasca, vivo en Lleida y amo a mi ciudad de acogida, pregono a los cuatro vientos que soy lleidatàna, con orgullo. La pregunta es, ¿me ama ella a mí? Pero te doy la razón en que "ni medio euro" para tal barbarie.
Un placer debatir contigo Ave, seguramente ambas tengamos un poquito de razón.
Un saludo.

Ave dijo...

Gracias a ti, Rosalía :-) Lo que planteas refleja otro problema de fondo, como es la inadecuación del sistema de contratación en las administraciones públicas en general, y no sólo en Cataluña. Dudo mucho que los sistemas de oposición seleccionen a los mejores en su especialidad: se selecciona a quienes más memorizan, no a quienes más saben. Evidentemente, el conocimiento de catalán tendría que ser certificable en el propio proceso de contratación que dé igualdad de oportunidad a todos, pero ¡ay! Con la administración hemos topado.

En cuanto al otro debate: casualmente, hoy me he enterado de que el impulsor de la prohibición de las corridas de toros en Canarias fue Miguel Cabrera, un diputado... ¡¡¡del PP!!! No tenía ni idea. Por eso me molesta que una cuestión que en principio ninguno de sus impulsores concibe como un debate identitario se convierta en algo que no es.

El problema de los políticos catalanes (que no de los catalanes, así en general) es que se mueven en un aldeanismo perenne que terminará por arrasar (si es que no lo ha hecho ya) con el espíritu plural que siempre caracterizó aquellas tierras. A mí me entristece mucho, la verdad.

ROSALIA dijo...

A mí también Ave me entristece. Ignoraba que en Canarias la iniciativa fuera de PP. Ahora se ha montado un buen revuelo con los toros y la fiesta de Amposta. ¿Has podido verlo en TV? Ayer mismo lo dijeron. Ahora, es espeluznante las tonterías que se escriben por la red en contra de los catalanes.
En fin Ave, de verdad, ha sido un placer debatir contigo. Esperemos que Paula nos dé más debates.
Besos wapa.