THE LESBIAN SISTERS

THE LESBIAN SISTERS
Fotos de Eugenia Gusmerini

jueves, 29 de julio de 2010

Avanzando en la ficción


Últimamente antes de dormir veo una película que contiene elementos de amor lésbico. A veces a una le gusta comprobar que al menos la ficción nos considera, siempre se ha dicho que el amor entre mujeres no tiene demasiada visibilidad, y eso incluye la ficción. Igual que de tanto en tanto la ficción romántica de chico chica cría sus historias que consumen miles y miles de personas, de hecho casi cualquier cinta que se precie contiene alguna historia de amor, normalmente entre hombre-mujer, de tanto en tanto sale algún film que nos contempla. A veces super comerciales como 'Imaging me, imaging you' ('Rosas rojas') o 'Gray matters', otras más alternativas como la finlandesa 'Producing adults' o la alemana 'Die konkurrentin' o las americanas 'Go fish' o 'Boys don't cry'. Verse reconocido de algún modo, no sentirse fuera y tener un principio de identificación en las historias que se cuentan es fundamental para sentirse incluida.
En alguna ocasión he ido a una librería como 'Antinoo's' a comprar algún libro de literatura lésbica, pero rara vez he encontrado novelas de calidad, aparte de algunas de Sarah Waters (que no siempre acaban bien, como 'Affinity'; lo siento pero me gusta que tengan finales felices, llámame básica) o la clásica 'Carol' de la Highsmith o alguna novela de David Leavitt que explica alguna história entre mujeres. Estoy abierta a recomendaciones.
No nos damos cuenta, o sí y no decimos nada, pero todo lo que nos rodea respira heterosexualidad, y eso que los medios y los personajes que han salido del armario han puesto su granito de arena a favor del reconocimiento. A veces no de la manera que nos gustaría, es cierto, porque ni los homosexuales son seres dispuestos a bajarse los pantalones y gritar como adolescentes al más mínimo entusiasmo ni las lesbianas somos chicas dispuestas a hablar de nuestras relaciones vendiendo el pescado y aireando nuestros trapos sucios a cambio de dinerito calentito. Aún así seguramente la normalización en programas de alto consumo por parte del público ha hecho que no seamos del todo invisibles.
En Barcelona, que es una ciudad verdaderamente abierta, se pueden ver a veces chicas jóvenes cogidas de la mano, guapas y frescas, que viven su relación sin tapujos ni ocultación. Mi amiga Gina que coge el tren para ir a un destino cercano a una universidad, se encuentra con muchas parejas de chicas y chicos jóvenes desacomplejados que hacen lo que los adolescentes heterosexuales hacían cuando quedaban a las siete de la mañana para beber cerveza y moscatel antes de ir a la fiesta del instituto y morrearse libremente en cualquier parque.
Ahora Argentina es el primer país latinoamericano que ha formalizado legalmente la posibilidad de casarse entre dos personas del mismo sexo y eso tiene mucho mérito porque el continente americano no se caracteriza por respetar los derechos de la mujer, por ejemplo. Recordemos los femenicidios del norte de Méjico y Centroamérica o el machismo inherente a estas sociedades, cosa que puede verse en los culebrones que ponen de manifiesto la estructura social y de familia que representan. Y es que la ficción siempre es una representación de la realidad. Como las leyes, a veces puede ir por delante y otras por detrás de la sociedad. No recuerdo ninguna serie latinoamericana que pase del mariquita amanerado y gracioso, nada de historias de amor.
En la ficción española las historias entre hombres o entre mujeres ya se dan más a menudo y eso quiere decir que algunos sectores de la sociedad han avanzado mucho, no los ultracatólicos, claro, y de esos todavía quedan. Me decía Mo el otro día que se ha enganchado totalmente a 'Amar en tiempos revueltos' y que en la serie hay dos lesbianas muy reales porque son dos mujeres que están casadas y que al morir el marido de una de ellas descubren que están enamoradas; en ésa época las lesbianas o se quedaban solteras, como una tía mía, o se casaban tragándose sus sensibilidades. 'Amar en tiempos revueltos' presenta la sociedad española en la postguerra, creo que sobre los años cincuenta o así.
Como la ficción es un reflejo de la realidad, casi siempre las relaciones entre personas del mismo sexo tienen que superar los prejuicios sociales y sus propios fantasmas personales. Ahora está empezando a pasar que contienen mucho más humor, como la serie 'The L Word'. Aunque no olvidemos que el principio de 'The L Word' es Jenny, a priori hetero con novio, que se enamora de Marina, lesbiana propietaria del local donde se reúnen todas. No deja de ser el argumento clásico. Cuando la ficción muestre más desenfado y menos complejos, seguro que querrá decir que la sociedad también está más desacomplejada y trata esta orientación sexual sin tabués.
Algún día yo también voy a hacer una peli chula de trama lésbica, porque eso siempre proporciona mucha felicidad. Ya he hecho una obra cómica, así que no hay tanta distancia. Sólo tengo que poner las manos en la masa. Allá voy.

7 comentarios:

NORMA SANTOS dijo...

Lía me recomendó la trilogía lésbica de Lola Van Guardia y me lo pasé bomba.Luego está esa editorial, Eagles, que sólo edita este tipo de literatura. La verdad, aún no comprendo porqué se nos tacha de promiscuas por naturaleza y no hay más variedad en todos los campos. Querida Paula...el amores así...yo tuve suerte...
Un saludito maja.

ROSALIA dijo...

Hola Paula, me he enganchado a tu blog de Pensapoamientos. Ayer estuve leyendo y hoy he vuelto a pasar. No me canso de leerte amiga. Espero que ayer no te molestara mi comentario en el anterior post, quizá me dejé llevar por el enfado pero solo es una opinión. Ya he visto que Norma ha contestado y su lío de nicks. Espero que Ave no me "ataque a mí". Leí Carol y se dice que es la primera novela lesbiana que acaba bien. Yo creo que lo más normal sería tratar el tema como algo sencillo y natural, como se hacen en las relaciones heterosexuales. Precisamente, el dueño de la librería que mencionas, estuvo en la Cloenta dels grups de lectura a Lleida. Un chico muy simpático que nos dió una charla. Pero tengo que darte la razón, así compensamos lo de ayer, no hay literatura seria lesbica. Podías hablarnos un poco más sobre esa obra cómica que has hecho.
Besos wapa.

Paula Mocinho dijo...

Ah, Norma, pero se nos tacha de promiscuas...? Yo pensaba que eso era el tópico gay masculino... Me apunto tus recomendaciones pero no estoy segura de que las vaya a seguir. Besotes.
Rosalía, no te preocupes, que se haya generado un debate en mi blog me parece muy bien, yo ya os he dejado porque ya había dicho todo lo que tenía que decir. Es que es verdad, no hay literatura que trate directa o colateralmente la homosexualidad femenina, en cambio la masculina sí que hay. Un abrazo!

Ave dijo...

Si no lo has leído, yo te recomiendo La hermana/la extranjera de Audre Lorde. Es maravilloso. En cuanto a pelis... Bound de los Wachowski me encanta, es divertida y con un humor negro negrísimo. Kissing Jessica Stein es gracioseta, me parece una película inteligente (no es oooooooooooh pero dice muchas cosas).

Besos

Paula Mocinho dijo...

Ave, ese libro no lo conozco, así que me lo apunto totally. Creo que Bound se tradujo aquí por 'Labios ardientes' o algo así. La vi en su momento, no es de mis prefes... Kissing Jessica Stein está bien, pero ese final con giro a la heterosexualidad me deja un poco desconcertada, pero bueno... Lo del libro sí que lo acojo con entusiasmo porque es difícil encontrar buena literatura que trate el tema de la homosexualidad femenina. Un beso Ave!

EMMA dijo...

Hola Paula, soy Emma y vengo intrigada porque mis amigas Lía y Martina me hablaron maravillas de tu blog mientras tomábamos café rodeadas de un paisaje maravilloso así que ante la curiosidad aquí estoy. El amor lésbico tiene poca literatura seria a pesar de que nuestro país es tan avanzado en las leyes matrimoniales y de derechos gays, quizá la literatura o los escritores deberían tomárselo más en serio. En Lleida sí se ven parejitas de mujeres de la mano por la calle y a mí me enternece verlo, no sé porqué.
Saludos.
Emma.

Paula Mocinho dijo...

Gracias por pasar por aquí, Emma! Rosalía y Norma son muy generosas. Mira a ver si a ti también te convence el blog, se escribe como se puede y unos días se está más inspirada que otros. Saludos afectuosos y gracias por comentar!