THE LESBIAN SISTERS

THE LESBIAN SISTERS
Fotos de Eugenia Gusmerini

martes, 31 de agosto de 2010

Más televisión, por si fuera poco














Lo confieso abiertamente, no soy de las que ve documentales en la 2. Pongo la tele para dos cosas: informativos y ficción; en este último caso sólo para 'Los Tudor', serie a la que me he enganchado sin remisión. No preguntes por mí los jueves de diez a doce, no existo, estoy en la corte inglesa de Enrique VIII esperando el momento en el que le corten la cabeza a Ana Bolena, esa arribista que le arrebata el trono a Caterina de Aragón, hija de Isabel la Católica y tía de Carlos I de España, V de Alemania. Como 'Alicia en el País de las maravillas', que libro más delicioso. ¡Que le corten la cabeza! Sin embargo, el domingo por la noche me enganché totalmente al reinado maya de la Península de Yucatán cuya influencia tolteca, pueblo que venía del Méjico central influyó determinantemente en su cultura, sobre todo en la religión y en la manera arquitectónica. La mayor parte de sus ciudades, que tuve la suerte de visitar hace más de tres años cuando viajé a ese gran país, fueron abandonadas justo antes de que llegaran los españoles y alguna tuvo que rendirse ante sus tropas. Aún así son una maravilla. Sin ir más lejos la pirámide de Chichen Itzá es de una belleza conmovedora así como impresiona la velocidad del sonido en el campo de juego donde dos equipos de aristócratas competían durante horas y horas, a veces días, para ofrecerse en sacrificio al dios Kukulkan. Al capitan del equipo que metía la pelota por el aro con los codos o las caderas, de ahí que el juego se prolongara tanto, le cortaban la cabeza y su sangre regaba los campos, como muy bien ilustran los dibujos que pueden verse en la piedra. Su avance en matemáticas era de suma dificultad y lo que nosotros tenemos por sistema numérico con nueve signos diferentes ellos lo resolvían con tres, el punto, la raya y una especie de concha que era el primero. También tenían dos tipos de calendarios y contabilizaban el tiempo no en años sino en días. Fascinante civilización la de los mayas. Si vas a Mérida, Playa del Carmen, Uxmal, en fin, ciudades de la Península de Yucatán todavía quedan esos hombres y mujeres chaparritos, sin apenas cuello, muy morenos y de pies ciertamente diminutos (subían las pirámides poniendo el pie lateralmente y lo hacían a una velocidad de vértigo) que hablan su propia lengua del todo incomprensible para los españoles o los mejicanos españolizados. Después emitieron otro documental de Trajano y sus guerras con la Dacia, que corresponde a lo que hoy comprendemos como Rumanía, pero ya me puse a navegar y dejé el televisor de fondo. Admito que debería haberlo desconectado pero me gustaba oír los problemas de Trajano para someter a los dacios.
En mi inmersión en el perfecto mundo lésbico de 'The L Word', serie que adoro y que estoy segura que, como 'Lo que el viento se llevó' o 'Ben Hur' o 'Que bello es vivir', iré revisando a lo largo de los años y encontrando en ella nuevas lecturas, he podido fijarme en detalles que la primera vez que la vi pasé por alto ya que estaba demasiado pendiente de la relación entre Tina y Bette, la más inestable de todas pero que, como un espejismo, nos parece la más amorosa. Por ejemplo, no deja de sorprenderme que la mayoría de ellas cuando besan sostienen con sus manos la cara de su amante que, a su vez también hace lo propio. Las únicas que suele agarrar por la cintura o por la espalda aunque a veces también se deslice a la cara son Bette Porter y Tina Kennard, por eso siempre me han parecido las más intensas. Una cosa curiosa porque no estoy segura de que sea un 'modus operandi' de las lesbianas. Luego las posturas para hacer sexo son, algunas, de lo más inverosímil, sobre todo algunas de Shane, llámame inexperta si tu quieres. Según Odile, como Shane está tan delgada y Carmen era pequeñita, las suyas son posibles. Y es cierto que todas ellas son espárragos excepto Kit Porter que tiene buenas chichas pero es hetero. Más cosas. Los personajes son estereotipos que funcionan como un reloj y su progresión, alguna soprendente pero no por ello inverosímil, como la de Jenny, un personaje que tendrían que haber asesinado entre todas como en 'Diez negritos', absolutamente convincente. Y me encanta que no todas sean éticamente correctas sino que hagan cosas cuestionables, al límite de la traición y lo punible entre amigas. Alice saca del armario a un conocido jugador de baloncesto contra su voluntad, Tina juega a dos bandas cuando echan a Jenny de la película, Bette pretende despedir a Jodie cuando ya no está con ella después de que Jodie haga su fantasmagórico montaje de video de Bette a modo de venganza, Jenny hace de todo, desde sacrificar un perro enfermo de la perrera para vengarse de una mala crítica a decirle a Dylan que le hicieron una prueba con Nikki Stevens para que Helena se quedara satisfecha de su verdadero amor, Helena lo compra todo con tal de buscar la aprobación del grupo, etc. Tal vez la que se salve en ese sentido amistoso sea Shane pero es una tipa muy cobarde incapaz de saber amar a aquellos que apuestan por ella, medio drogadicta y destructiva con su alrededor que no sabe mantener los pantalones abrochados, eso sí, la más fiel de las amigas. Son todas, aunque snobs y muy pijas, muy humanas en sus miserias y eso mola porque todas tenemos un tío oscuro en América que nos visita de vez en cuando para tentarnos y desgraciadamente a veces lo consigue. Seguramente cuando esta noche cierre el ordenador empezaré a tener morriña de todas ellas como si se hubieran convertido en parte de mi vida, al menos la imaginativa, aún a sabiendas que ése nunca será mi mundo ni yo quisiera que lo fuera. En el extra que también tengo, donde las actrices hablan de su experiencia en la serie y de lo que para ellas ha representado, Illene Chaiken, la verdadera alma mater, dice cuando se alude a la falta de realidad de la serie que en varias ocasiones se le ha achacado, 'that's television' and it's ok, that's televisión and is good.

8 comentarios:

ROSALIA dijo...

Madre mía, me siento un bicho raro Paula. Yo veo los documentales de la 2 y un programa de libros "Página2" y nada de series.¿Pero qué me pasa a mí con el cine y las series televisivas? No sé que es eso de Tudor. Ha bueno y Aruscity, me encanta, en la catalana. A mi los personajes polémicos también me van.
Besos wapa.

Paula Mocinho dijo...

Rosalía, 'Los Tudor' son la saga de Enrique VIII, rey de Inglaterra y cabeza de la iglesia anglicana, ya que para casarse con Ana Bolena y divorciarse de la reina tuvo que abdicar de la iglesia católica. Bueno, no importa, es estupendo que veas documentales, alguien tiene que hacerlo, jejeje. Un besote!

Rubita dijo...

jajajaj, me ha encantado como describes nuestras propias miserias: (....)todas tenemos un tío oscuro en América que nos visita de vez en cuando para tentarnos y desgraciadamente a veces lo consigue.
Muy buena, y muy verdadera.

Paula Mocinho dijo...

Rubita, es que es verdad. Además, no somos mejores de lo que nos pensamos, probablemente somos muy generosas al mirarnos. jejeje. Gracias por comentar. Saluditos!

NORMA dijo...

Odile va bien encaminada, las diferencias físicas de estatura y tamaño influyen en el sexo. Comprobado. Hasta aquí puedo escribir que si no Lía se enfada. Pero con una exclusiva y una buena pasta, yo, Paula, te lo cuento todito...je,je,je...

Paula Mocinho dijo...

jajajaja vale, vale, tomo nota, un día me planto en lleida y te pongo el micro en la boca y el talonario en el bolsillo y sueltas prenda...
saluditos, Norma!

Una mujer y mil imágenes, Arlette dijo...

Yo fui hace unos años en la península de Yucatán y me encantó, la sensación de estar arriba sin ninguna barandilla es impresionante.

La serie Los Tudor, me enganché este verano, mientras mi familia se discutía mi padre me dijo, anda niña vente para aquí, que esta serie te va a gustar. Me encanta la historia.
La secuencia de cuando queman vivo a uno es impresionante

El tema de los documentales, ayer precisamente estaba viendo uno de animales, y a mi cuando el leon se come a otro y lo mata, demasiado para mi!

besos

Paula Mocinho dijo...

Una mujer... Yo cometí el error de intentar subir a una pirámide en Uxmal y al mirar atrás, mejor dicho, abajo, casi me da un soponcio, aquello era vertical! Dejé de subir y arrastré mi culo para bajar de allí rapidito... Mis amigas se morían de la risa.
Los Tudor está genial, una serie superbienhecha y muy creíble, con unos guiones muy sólidos, qué bien que te guste, ya la vamos comentando, jejeje... Un besote, guapa