THE LESBIAN SISTERS

THE LESBIAN SISTERS
Fotos de Eugenia Gusmerini

martes, 12 de octubre de 2010

Sálvese quien pueda


Hay muchos caminos, incluso la muerte es un camino. Dentro de las noticias, a veces las más interesantes son las de los obituarios. Son personajes por los que no sueles sentir pena sino más bien admiración, una admiración momentánea, claro, porque al día siguiente vuelve a haber más personajes destacados en la misma sección. Entre ayer y hoy dos nombres insignes: la soprano Joan Sutherland y el actor Manuel Alexandre. Es momento de leer todas las grandes óperas que la Sutherland cantó y las grandes películas en las que Manuel Alexandre participó. Y te conmueves y piensas, si a estos los conocías un poco, ¿cuánta gente importante se muere cada día cuyo currículum nunca saldrá publicado pero que fue muy importante para su entorno? ¿Cuántos africanos salen en los obituarios? Saldrán los cuatro premios Nobel africanos y los dictadores de los cuales teníamos una vaga idea de cuando en aquel telediario nos enteramos de que era un integrista que permitía que sus tropas atropellaran a niños y niñas y mujeres haciéndoles mil puterías, pero sólo fue un momentito de nada.
Ahora hay un premio Nobel de la Paz que está en la cárcel y el gobierno chino lo trata como un criminal de manera que los medios de comunicación del país ni siquiera han anunciado el galardón. Le quedan nueve años de prisión. Cuando su mujer le dijo que le habían adjudicado el Nobel, el hombre se puso a llorar. Es un premio, han dicho los representantes de los derechos humanos chinos, que se otorga a todo un movimiento pacífico contra el régimen comunista. Si nos lo recuerdan por la tele, aún vemos la plaza de Tiananmen aquel 3 de junio de 1989 con los estudiantes y otros ciudadanos y ciudadanas protestando contra el régimen político chino. Ahora varios gobiernos, incluído el presidente Obama, han pedido al gobierno chino que excarcele a Liu Xiaobo; como si oyeran llover. Su mujer, confinada en su casa, consiguió comunicarse a través de Twiter, ¡qué flipada!, para explicar éstas y otras cositas; ciento cuarenta caracteres para hablar de la opresión. El foco se pone en China, pero yo sigo pensando en todos esos países que sufren pero que interesa que sigan sufriendo. Atacar a China, aunque de momento sea tímidamente, ya va bien. Es una economía emergente cuyos tentáculos ya se extienden a todo el mundo. Y no sólo eso, China es la propietaria de la deuda externa norteamericana, que son unos cuantos miles de millones. ¿Estoy pensando muy mal? Seguramente. Y conste que no estoy a favor de su sistema gobierno, sólo faltaría.
Mientras, en este país de países que es España, desfilan los militares y algunas televisiones cubren con imágenes este desfile. Los días nacionales me producen un poco de urticaria. ¿Qué celebramos? ¿Es que América no estaba descubierta por ella misma? ¿O puede que la muerte sistemática de millones y millones de indígenas? ¿O la expropiación avariciosa de minas de oro y otras piedras preciosas? Y lo que es más flipante es el síndrome de Estocolmo de todos esos países, ¡después de toda la sangre y de todo el exterminio, todavía nos aman! Doy fe de ello porque he cruzado el Atlántico y nos quieren y, no sé por qué, es cierto que te sientes hermanada; yo recuerdo un día que me dio por pedirles perdón a mis amigas, como si yo hubiera hecho algo malo, qué estupidez, pero recuerdo que lo hice. Sin embargo es cierto que hay un lazo, sólo hay que ver cómo se vivió la final del Mundial en toda Latinoamérica. ¡Cuánta generosidad! Estos días el despliegue increíble de la masa verde parece que está de moda, Corea del Norte hacía una representación absurda de su ejército para presentar al hijo pequeño del dictador que será su sustituo cuando la palme. Un país que creo que tiene bomba atómica, toma ya.
Mientras, en Afganistan parece que Karzai entabla conversaciones con los talibanes, esos tipos integristas que reducen a la mujer a un ser enfundado en un saco con apenas una regilla para poder ver y respirar, que no le permiten estudiar y que la confinan a la casa para parir hijos y obedecer al hombre. Ahora hay que integrarlos. Pero, ¿no estamos allí para defender una sociedad democrática con valores más modernos? ¿Para defender los derechos de igualdad de la mujer? Esos tipos son los que atentan contra las escuelas femeninas, los que si ellas se salen del libreto pueden apedrearla o quemarla o lo que consideren oportuno de la interpretación de un Corán que en ningún momento habla de eso. ¿Cómo doblegarlos? Karzai piensa que pactando con ellos. ¿Tiene razón?
Y me dejo Israel, y me dejo Irán, y sobre todo me dejo todas esas realidades que no me llegan pero que existen y de las que seguro estamos abusando, directa o indirectamente, porque seguimos instalados en la ley de la selva sálvese quien pueda.

9 comentarios:

MARTA. dijo...

La verdad es que no me siento culpable por lo de América. Tampoco lo están los que invadieron España, la saquearon y asesinaron. Ellos continúan poniendo la mano para que la "madre patria" los cobije y se dejan hacer. Culpemos sus gobiernos corruptos no a los españoles. En nuestro ejercito hay soldados hispanos. Veo que no te gustan los militares. Pues son muy necesarios Paula, pero mucho, por desgracia, y ellos te agradecerán un poco de comprensión por su trabajo e idealismo. Gran perdida la del actor español.
Saludos.

Paula Mocinho dijo...

Debe ser que los actos nacionalistas no me convencen. Gracias por comentar, Marta.

NORMA dijo...

Paula, yo había comentado...ostras, no me digas que se ha extraviado, es que al hacerlo me ha dado error. Iba a decir que ya sabes que yo soy muy de ejercitos y pistolas y todo eso que a ti no te gusta así que no te torturo maja...je,je,je...¿Y la cabra legionaria tampoco te gusta Paula?

Paula Mocinho dijo...

Ay, Norma, qué haría yo sin tus comentarios! Es que los actos de ostentación de las pistolas, aix... Un besazo, guapa!

ROSALIA dijo...

La primera frase de tu post la comparto totalmente; la muerte también es un camino. Y fíjate sino en la reina de los libros de autoayuda, se ha suicidado. Yo también he vivido esa experiencia con una argentina amiga mía que vino a España a trabajar. Prácticamente me adoraba y siempre hablaba de la Madre Patria y su cobijo. Era increíble Paula, doy fe de ese síndrome de Estocolmo que padecen. Pero ahora viene la anécdota; todas las latinas con las que he tenido una amistad me decían lo mismo, los españoles en la cama son unos vagos cansinos. ¡En serio amiga!
Buen post.
Besos wapi.

Paula Mocinho dijo...

Querida Rosalía, lo que más me flipa de tu comentario es lo de los españoles: jajajaja. No creo que se pueda establecer una estadística con eso pero, anda que no! No sabía que la reina de los libros de autoayuda se hubiera suicidado, vaya dato a tener en cuenta. No sé quién es, ¿cómo se llama? Besitos!

ROSALIA dijo...

La coreana Choi-Yoon-Hee, la llamaban la sacerdotisa de la felicidad. Salió ayer en las noticias y yo tengo algún libro suyo. Se ve que tenía una enfermedad y se sumió en una depresión, cosa que ella daba consejos sobre esto.
Besos y feliz día.

Una mujer y mil imágenes, Arlette dijo...

Yo tampoco sabía este dato..

Sí es verdad que dicen que los hombres latinos y las mujeres latinas son una maravilla en la cama, chicas no puedo decir nada porque no he tocado este "tema".

Besos!

Paula Mocinho dijo...

Por otro lado, Rosalía, también se entiende que esta mujer fuera la reina de la autoayuda porque para ayudar hay que saber de lo que se habla, ¿no? Y parece que ella lo sabía perfectamente. Pobre, no pudo vencer sus propios demonios. Gracias por el nombre, Rosalía!
Arlette, yo tampoco tengo estadísticas al respecto. Salut!