THE LESBIAN SISTERS

THE LESBIAN SISTERS
Fotos de Eugenia Gusmerini

domingo, 28 de noviembre de 2010

Somos muchas mirando a la luna


Asomo la nariz tras el fuego. Hay algo de deseo en todo esto. Nunca puede repartirse bien el cariño si se ama al mundo y a los seres vivos. La terraza aparece nublada, pero la lluvia hoy viene bien para cómo está esta mañana tu alma. Palabras que se recuerdan y otras que pasan. Tal vez la vida traiga a sus espaldas, cuñas, anuncios y verdades francas pero ahora es tiempo de renovación. El día te lo permite, la noche dio paso al olvido. Los sentimientos son altos como las nubes de la memoria. No, ahora no quiero pasar a la historia, quiero un anonimato vestido de invisible, un traje que no sea triste. Que el café me acompañe al más allá y los versos sean la estela que queda de mí en el más acá.
Toca votar. Pero qué pereza que da. Buscaría alguna excusa para no acudir al colegio electoral. Dejar de ir, no existir por hoy ni un ratito más. La casa se arregló por el lavabo y se agrietó por la cocina, es una casa en obras. Como su dueña, siempre en obras, siempre escribiendo, siempre creando, que no me falte nunca la palabra, que no me olvide la creatividad, que la realidad me sea fiel y las chicas tan guapas ellas no sepan a hiel. Sí, sí, hay que ir a votar, que obligación más fatal.
Si llueve todo se regenerará. Hubo un tiempo en que la lluvia no me gustaba, me ponía trascendental, bajaba a las profundidades, me venían recuerdos para desechar. Después de un parto, ya se sabe, depresión y a llorar. Y es que es bueno sacar, sacar y sacar, que nada se quede dentro, que salga a la luz. Nunca te la juegues a cara o cruz, el destino ofrece más opciones, es grande, tiene más esquinas con radiaciones de sol que gramos de arena en un desierto. ¡Qué no daría yo por un beso!
Tiemblo sólo al pensar que todo puede ir a mejor. Que las noches no tienen por qué regresar al horror, al espanto, al dolor de esta tierra bañada en constante sangre. Todo depende del lado del cristal, de ver más allá, de encontrar lo importante. Y lo importante eres tú, tu mundo, tu mirada, tus labios y ese alma que respiras, que a veces está y otras se esconde, no siempre se tiene alma, a veces sólo queda la palabra, tú ya me entiendes, prefiero la calma con almohada.
Y para finalizar unos versos, 'pasan lentos los días / y muchas veces estuvimos solos. Pero luego hay momentos felices / para dejarse ser en amistad' (*). No olvides que nunca hay fracaso, si acaso un poco de camino hecho a grandes y pequeños pasos. Luego lo otro, lo accesorio, debes tenerlo en cuenta bastante, la vida está en los detalles y, francamente, muchacha, si no estás tú estará otra mujer representante de la belleza. Y es que no sólo somos una somos muchas mirando a la luna.
(*) Poema 'Amistad a lo largo' de Jaime Gil de Biedma.

3 comentarios:

Gina Lis dijo...

También somos muchas mirando al sol :-)

Butaques i somnis dijo...

Pues hacía muchísimo que no me levantaba una mañana de domingo tan temprano para votar, de hecho los últimos procesos había votado por la tarde. Y en éstas tenía una ilusión especial. Al final han ganado por los que he votado y ahora sólo falta que comiencen a caminar en el sentido opuesto a los que han venido haciendo hasta ahora. O al menos yo así lo espero.

Paula Mocinho dijo...

Sí, es cierto, somos muchas mirando a la luna y al sol, pero pongo la luna porque rige todo lo femenino... ;)
Butaques, no sé què dir-te, sóc una de les 92.000 papeletes que conformen el total de vots en blanc. Entenc que vulguessis un canvi, de fet Catalunya així ho ha expressat, però estic molt decebuda en general amb la política i d'aquí que hagi votat en blanc. Però enhorabona per mantenir la fe. Salutacions