THE LESBIAN SISTERS

THE LESBIAN SISTERS
Fotos de Eugenia Gusmerini

lunes, 10 de enero de 2011

Gracias, claro


Filosofar porque sí. Inventarnos la vida porque la que vivimos no nos acaba de gustar, lo hacemos siempre. Aunque aspiremos a la realidad, intercalamos. Llegan los periódicos, la tele, tu primo que te llama y te canta en la mañana. Y ves llorar a tu gente y ante esas lágrimas te pones la armadura de hierro y sigues cantando a doncellas que desde los balcones dicen ser bellas y tú no las ves, sólo las sientes. El caballo lo vendiste, en una de las partidas que jugabas con tahúres. Las risas siempre están con las amistades, eso mola, mola mucho. Despiertas al año con expectativas mesuradas, la desmesura perdió a los locos y a los grandilocuentes. Vale, hay veces que te comes el mundo por el principio y flotas en las nubes como si te llovieras, cosas de la imaginación, y que no falte, más que soñadora eres creadora.
Buscas en la caligrafía un amparo, una salida, unas palabras amigas, un recurso para seguir en la línea siguiente. Sales a la calle y caminas con empeño hasta que los pensamientos se trituran y salen en forma de sudor, se hacen corpóreos y las preocupaciones se vuelven gotas de agua y ya no importan tanto. La ciudad es hermosa, muy hermosa. Y el mar al fondo alcanza a los sentidos para colmar el sueño en realidad, porque si hay algo soñado y a la vez real ese es el mar, la mar. Ni tan sólo escuchas a las inquietantes gaviotas que siguen revoloteando en el cielo en señal que algunas cosas van bien, otras mal. La vida no la has inventado tú, estamos.
La noche silenciosa te arropa, no hace frío, sólo equilibrio, tranquilidad, consciencia, aceptación de lo que no ocurre. El año, lo sabes, empezó muy bien, ponle uñas y confía, el aprendizaje en tu caso precisa de más paciencia, y lo sabes. El sueño sin sueños te embarga y te embaraza de asunción, ya todo vuelve a ser, ya tu vida continua, como siempre.
Un sorbo de café y la mañana inicia de nuevo un ciclo.
Gracias, claro.

2 comentarios:

Eva Hibernia la peregrina dijo...

gracias, paula, y no te engañes innecesariamente, para todos el aprendizaje es lento. buen día.

Paula Mocinho dijo...

buen día, eva. sí? como yo soy tan lenta en aprender las cosas pienso que los otros y las otras son rápidos. no sabía. un abrazo