THE LESBIAN SISTERS

THE LESBIAN SISTERS
Fotos de Eugenia Gusmerini

jueves, 29 de mayo de 2008

Palabras grandes


¿Salvaguardarse o mojarse a conciencia? Mejor no evitar el agua. Hay palabras que son grandes. Que dan miedo. Por ejemplo, libertad. O patria. O compromiso. O siempre. O nunca. No es lo mismo elegir entre dos cosas que entre treinta y siete. Tampoco es igual sentirse extranjera que pertenecer a una tribu. Y es bien diferente entender compromiso como cadenas o como lazos de amor, fidelidad, amistad. Y qué decir de siempre o nunca, mejor una onomatopeya: uf! Y sin embargo como péndulos oscilamos entre unas palabras y otras mientras transitamos por tierras cuyos nombres duermen en el arca del tiempo. No hay palabras para todo. Y si las hay no las conozco. Aunque algunas bien merecería inventarlas.
De vuelta a casa pasaba de nuevo por esa callejuela del Raval donde una vez compré unas tazas muy bonitas. Soy amante de las tazas, qué pasa. La lujuria es inescrutable. Y como cada vez que paso, buscaba esa tiendecilla a medio camino entre la ferretería, los cachivaches y la vejez. Durante los últimos meses la magia de la ciudad se la había tragado. Pero de pronto, por el rabillo del ojo la he visto. He dado media vuelta y he mirado en la vitrina. Y allí estaba, la taza que pone café en blanco y negro. En ella aparecen fotografías de los años treinta y casi huele el grano negro que moliéndose espera a ser consumido. Valía lo mismo. Me debía estar esperando porque dentro se acumulaba el polvo. Hacía tiempo que no pensaba en señales, básicamente porque son una solemne tontería, pero al reanudar el paso una vaga sensación de bienestar me ha invadido. Debe ser una señal, una buena señal, he pensado complacida.
Prefiero hablar de palabras que den menos miedo, la verdad, como taza de cerámica. Aunque si imponen tanto respeto es por esos vestidos tan formales que usan. Una percibe un cierto rechazo por su parte al acercarse a ellas con unos simples pantalones tejanos. Si no visto como esas grandes palabras nunca seré aceptada, intuimos. Libertad, patria, compromiso, siempre, nunca. Creo que la próxima vez que las pronuncie voy a sacar la visa y les voy a comprar una camiseta en el Desigual y unos Levi’s de segunda mano. Así serán un poco pijas pero por lo menos tocaran ‘de peus a terra’.

1 comentario:

María dijo...

A mí libertad "me pega" con vaqueros cómodos...(sin marca).
"Taza de café" con tranquilidad...
"Compromiso" con mi nombre...