THE LESBIAN SISTERS

THE LESBIAN SISTERS
Fotos de Eugenia Gusmerini

miércoles, 18 de junio de 2008

Sodoma y Gomorra


Defender lo que una piensa, desgasta. Casarse con lo que una cree es quedarse soltera en el fondo y en la forma, por muy paradójico que pueda resultar. Buscar la parte más justa y equilibrar opiniones quiere decir que si no tienes amigos/as que sepan ver por encima de sus intereses pronto no tendrás amigos/as. Porque al final no solo morimos solas, sino que vivimos en soledad compartida, sonora que diría el poeta, y hasta ruidosa que añado humildemente. Y todo el mundo pasa por esta fase que explico, creo. De ahí que las heroínas y los héroes sean figuras en las que toda hija de vecina tiende a reconocerse. Lo cual no quiere decir que en algunos momentos no caigamos en la tentación de devolver la bofetada. Jesucristo predicó con la otra mejilla, y la puso, pero nosotros, a la realidad me remito, nos hemos quedado con el ojo por ojo hasta dejar sin dientes al enemigo. Y como dice Amelia Nothomb, aunque en un sentido diferente al que pretendo, la vida sin enemigos pierde sentido. Al fin y al cabo las enemigas son como nosotras y tienen los mismos impulsos. Los enemigos nos definen. Lo peor es no reconocerlos, negándolos nos negamos a nosotros mismos. Eso sí, enemigas que estén a la altura, nada de mequetrefes. Un Messala como Ben-Hur manda. No obstante, seguimos intentando tender puentes, aunque sean levadizos y a veces a nuestra conveniencia.
Todo esto viene porque es sencillo ser buena a distancia, pero a la que te acercas unas dioptrías no se salva ni la apuntadora la cual, por cierto, se ha enrollado con la ayudante de dirección que a su vez hace piña con la actriz principal que tiene una reyerta personal con la autora y directora del montaje que viene ya de lejos, de cuando empezaban, y el rencor sube por momentos en las escenas en las que la directora autora la aprieta diciéndole ‘tienes que romperte para que la emoción brote’ y la actriz sólo hace que llorar porque no tiene ni idea de lo que quiere decir romperse, ella sólo entiende de organicidad. Esto es orgánico o no es orgánico. Total, un follón que va a acabar peor que Sodoma y Gomorra, porque por lo menos allí la peña se divertía.

1 comentario:

Stella Blue dijo...

ja já, qué bueno!