THE LESBIAN SISTERS

THE LESBIAN SISTERS
Fotos de Eugenia Gusmerini

viernes, 5 de marzo de 2010

Se aceptan propuestas


Cuando me saturo, me atasco, no veo salida, el mundo se convierte en una jaula acechante y los sueños no son sino un vínculo más con la pesadilla circundante, sólo se me ocurre recurrir a la poesía. Llámame ingenua: ¡ingenua! La poesía no ofrece salidas, pero sí puertas que traspasar. Límites que superar. Tal vez a veces se aleja de la realidad. La metáfora ayuda a asimilar lo que vemos y sentimos. No lo sé. Ante esta situación diluviana, de casi fin del mundo que parecen ofrecer los medios de comunicación, de ciclogénesis natural donde alguien parecido a dios se queja de maltrato, me refugio en los versos que visionarios y visionarias tuvieron a bien regalarnos. Leo.
Mantengamos a raya el impulso provocador de autodestrucción. Rehuyamos con ingenio al niño vengativo que se revuelve en nuestro interior cuando alguien hace del mal su razón de ser. No existen fórmulas que nos liberen de la supervivencia, hasta ahora vivíamos muy arropados por nuestro sistema de naipes en el aire, parece que toca hacer frente a los dientes del lobo. Un lobo que se ha apostado al otro lado y amenaza con soplar nuestra casita de paja. Y sabemos que el aliento del lobo tiene la fuerza huracanada de la rabia. Pero, ¿y si nos aliamos con nuestro lobo interior? ¿Y si le concedemos la fuerza renovadora a nuestros propios colmillos?
En un día como hoy, que me entero que otra amiga mía es víctima de un ERE, sólo se me ocurre hacer piña entre los amigos. Toca arrimar el hombro, hacer lo posible por reconstruir el castillo de naipes, esta vez con un poco de cemento, aunque, claro, el cemento no es inmune a los terremotos o a los sunamis. Habría que saber equilibrar la flexibilidad del naipe y la fortaleza del cemento.
Pero no os lo creáis, tiempo atrás ya otros y otras lo pensaron, ¡el fin del mundo! ¡El Apocalipsis! Ya lo decía mi padre y seguimos aquí. Ahora es tiempo de creatividad, de inventiva, de recursos en apariencia locos, es hora de buscarle una nueva forma al futuro. Tal vez de vivir con menos para dejar un mundo más habitable. No lo sé.
Se aceptan propuestas.

2 comentarios:

Gina Lis dijo...

Ahora en casa sólo comemos frutas y verduras biológicas. Y los caldos los hago yo, para no usar tetra-bricks. Compramos con carro o bolsa de algodón desde hace ya mucho tiempo. Cuando compro ropa, compro made in Spain y lo más cerca de casa que exista. Nada de cosas fabricadas en países donde no existen regulaciones de salud (ni sueldo, edad, etc.). La cerveza: xibeca. El envase es más ecológico, al ser más grande. nos guardamos las colillas en los bolsillos y echamos bronca a quienes vemos que por la calle (o playa) la tiran al suelo. En el trabajo, tengo a todo el mundo racionado en la cantidad de papel que se puede usar. Sólo doy a ONG's cuyo trabajo puedo seguir. Milito, a mi manera, pero estoy ahí para contribuir en lo que creo. Nunca callo lo que pienso. Y pienso según mi escala de valores.

Y tienes razón en eso de vivir con menos... Reciclar debería ser la última fase, puesto que reciclar es muy costoso. Lo que debemos hacer es reutilizar. Hasta que de verdad algo ya no sirve.

Eso de cambiarse el móvil porque el nuevo mola más es una pijada y una irresponsabilidad.

... Para comenzar...

Paula Mocinho dijo...

me siento orgullosa de ser tu amiga, Gina! un abrazo fuerte