THE LESBIAN SISTERS

THE LESBIAN SISTERS
Fotos de Eugenia Gusmerini

domingo, 17 de abril de 2011

1 a 1


'El infierno son los otros' afirmaba Sartre. Cuando un hecho se repite en la experiencia vital de un sujeto, los profesionales de la psicología suelen plantearle al paciente si no estarán haciendo algo incorrecto que provoca esta reiteración que le perjudica. Con la terapéutica intención de corregir, claro. Pero Mourinho parece estar más en sintonía con Sartre: la culpa es de la conspiración arbitral que padece. Pero ya no en España, también en Europa. Inteligente el portugués, ya va calentando motores para lo que realmente le importa: pasar a la final de la Champions. Y de paso, va curándose en salud, por si acaso en esas lides también cae eliminado.
No entiendo mucho de tácticas y estrategias de fútbol, pero cuando tú basas tu ataque en la destrucción del juego contrario, arriesgas bastante en la presión. Obligas a tus jugadores a ir a muerte para cortar y recuperar balones por lo que el riesgo de cometer faltas de diversa intensidad aumenta. Aún así utilizar la palabra 'siempre' para 4 de los 11 partidos que han enfrentado a los equipos de Mourinho con el Barça parece matemáticamente desproporcionado, sobre todo teniendo en cuenta que ganó su primera Champions con un Oporto con 11 y un contrario con 10, tal y como apunta un amigo en una red social aportando imágenes en video.
Sin embargo, lo confieso: Mourinho que me genera simpatía. Tal vez la historia de 'ángel culé caído' que arrastra. No olvidemos que fue segundo de Robson cuando Ronaldo marcó aquel gol desde el centro del campo al Celta, antes de que se lavara la camiseta y vistiera de blanco. Me encanta su puesta en escena, mucho más interesante que la monótona de Guardiola. Porque lo de Mou es puro teatro. Es el antagonista perfecto. Encarna un maravilloso Darth Vader al que sólo teníamos acceso cuando nos cruzábamos con él en el panorama europeo pero al que ahora podemos asistir prácticamente todos los días. Por favor, que se quede. Y siempre nos sorprende con una vuelta de tuerca más. La penúltima su asistencia a la rueda de prensa previa al match dando voz a Karanka y él permaneciendo en silencio sentado a su lado provocando así la desbandada de la mayoría de periodistas en señal de protesta. La última y más genial todavía la de anoche cuando se niega a contestar las preguntas de los medios que 'no respetaron a Karanka y se fueron', así que él también sólo va a hablar con los directores. ¡Bravísimo!
Mou es un innovador: ha ampliado el campo de juego a las salas de prensa. La escenografía, realista, naturalista, austera, casi sacada del libro de estilo del 'Dogma' danés de Lars Von Trier que centra la importancia en la historia, en la fuerza del personaje, ensalza al protagonista. Mou controla los tiempos, los titulares, el intercambio en el peloteo, los penaltis, las faltas, erigiéndose en el rey del espectáculo. Sabedor que a fuerza de repetir una idea ésta acaba calando en el receptor, se dedica a machacar a los que no le creen a riesgo de aburrir a los que le siguen a pies juntillas, ganando pulsos incluso con altos mandos de su propia casa. Además, me temo que su personaje se crece ante las desavenencias del resultado aumentando su inventiva y creatividad, por lo que, en favor del espectáculo, a esta culé le gustaría que su equipo siguiera empatando o perdiendo.
Con respecto al partido, creo que el empate es representativo de lo que se vio en el campo. Unos no supieron ganar, otros no quisieron perder.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Querida Paula, sí, lo de Mourinho es puro teatro, lo que ocurre es que en el futbol vamos al futbol no al teatro, y es que en el futbol no esta bien visto hacer teatro, cada cosa en su lugar. Ojala se lleve el Barça los cuatro títulos, a ver si tiene los 'santos cojones' el Mourinho de decir más tonterias de los demás o por evidencia elocuente entona el 'sí, me equivoque yo', o el 'mea culpa' que tanto me daría.
Un beso. Juan.

Paula Mocinho dijo...

Hola Juan, anoche encontré a Pilar Calvo en Canal Barça y dijo algo que suscribo, 'Mourinho és com el Real Madrid, si no existís, se l'hauria d'inventar'. Estic completament d'acord amb ella. Però si el Barça aconsegueix -que no li serà fàcil- ganar los tres títulos que estan en juego, creo que Mourinho callará, como calló cuando recibió el 5 a 0. A no ser que sean resultados muy ajustados. En fin, esta noche estaremos pendientes de la Copa y luego partido a partido, ya veremos. Saludos afectuosos y gracias por comentar.

Ave dijo...

Y yo que no dejo de pensar lo que hubiera sido esto si Mourinho allá por el 2008 hubiera fichado por el Barça como él y media directiva querían... Entonces ya no sería el genio, el adorado, el mesías del fútbol. Entonces sería un sucio catalán más, un ser odiado y despreciado en la meseta... Cómo cambian las cosas. Yo creo que Mou es una novia "resentía" y por eso trata así al Barça (no al club, digo, sino a la afición, que no se merecía el escupitajo moral del año pasado con el Inter y los desplantes de alguien que había sido hasta entonces muy querido en Barcelona).

Pero fíjate, hasta el odio es arbitrario. Porque si fuera nuestro, tendríamos que adorarlo, of course.

Paula Mocinho dijo...

Qué razón tienes, Ave, el odio aquí se demuestra que es totalmente arbitrario... Y llegó Guardiola, así debía ser. Un besote, guapa!