THE LESBIAN SISTERS

THE LESBIAN SISTERS
Fotos de Eugenia Gusmerini

miércoles, 6 de abril de 2011

El teatro y la palabra todavía, siempre


La semana pasada en Barcelona se generaba una polémica, mediática más que social, a partir de la irrupción intolerante y violenta de dos hombres en el escenario de la Sala Tallers del Teatre Nacional de Catalunya mientras se representaba la obra 'Gang bang' de Josep Maria Miró dentro del proyecto T6. Curiosamente me enteré justo después de que el acto vandálico sucediera ya que me encontraba en una reunión con unos amigos y amigas y resultó que la anfitriona es muy amiga del autor-director. A todos nos pareció una tropelía que no respetaba la libertad de expresión. No quería hablar de este tema hasta que no hubiera visto la obra -voy el domingo- pero la realidad ha hecho que empiece el post de hoy recordando una de las frases que, al parecer, comentó uno de los actores, 'el teatro está vivo'.
Hace poco leía en 'El País' -no sé si otros medios se hacían eco- una noticia que inmediatamente envié a mis queridos compañeros Albert y Eva, dramaturgos de batalla como una servidora. El titular rezaba así: 'Los miembros de un veterano grupo de teatro pakistaní se juegan la vida para llevar un mensaje de tolerancia y democracia'. Recuerdo que en el asunto les puse 'admirable'. El grupo en cuestión se llama 'Ajoka', lo dirige una mujer llamada Madeeha Gauhar y lo forman 30 actores – y supongo actrices, pero el diario habla de actores- muchos de los cuales han pasado por la cárcel alguna vez. Desde 1992 representan una obra titulada 'Mira el show y continúa' que critica duramente la ley de la blasfemia bajo el manto de la cual se ajusticia y muere mucha gente en el país, dominado por minorias integristas. Para el gran reto de cambiar las mentes intolerantes 'Ajoka' esgrime y batalla con la cultura. Su repertorio es casi íntegramente de textos de autores autóctonos excepto Bertolt Brecht y Federico García Lorca con 'Bodas de sangre' y 'La casa de Bernarda Alba' ya que, como apunta su directora Madeeha Gauhar, la represión representada por Lorca en sus obras todavía está vigente en la sociedad pakistaní. El grupo no cobra entrada y se mantiene gracias a las donaciones, la mayoría procedentes de Noruega. Otra de las cosas que vale la pena rescatar del artículo y que aparece al final de la pieza, es que para hablar de tolerancia, compasión y amor, tampoco les hace falta acercarse a Occidente, el sufismo ya lo hace y es por eso que representan 'Bullah', una obra del santo sufí Bulle Shah.
El lunes un encapuchado mataba a tiros a Juliano Mer Khamis, director y fundador del Teatro Libertad del campo de refugiados de Jenín, en Palestina. Uno de sus amigos declaraba, 'no lo han matado por ser quien era, lo han matado porque quieren que cerremos el teatro'. Pero sus amigos no están dispuestos a ceder, la obra continuará. Ayer se hizo escuchar el sentir de mucha gente a los dos lados de la frontera: miles de personas le rindieron homenaje en Ramala, Jenin, Haifa y en el quibuts Ramot Menashe. Hijo de una judía combatiente en la guerra de la Independencia y de un comunista cristiano palestino, su determinación por fomentar la paz y el acercamiento entre las dos franjas radicales sanguináriamente enfrentadas de la zona le llevó a remontar este Teatro Libertad encima de las ruinas del que creó su madre en los años ochenta, ruinas provocadas por el ejército israelí durante la invasión del campo de Jenín en 2002. Dos veces antes habían intentado quemar el teatro. No le gustaba ni a los integristas judíos (ayudaba a los palestinos, traidor) ni a los integristas palestinos (promovía valores occidentales en su gente, horror). En su Teatro Libertad se impartían talleres de teatro, fotografía, video e informática y se realizaban 5 representaciones semanales que casi siempre estaban llenas. El Teatro Libertad de Juliano Mer Khamis y otros y otras valientes daba la oportunidad a los chicos y las chicas de expresar sus emociones y apartarse de la calle, las pistolas y las piedras, según relata Maha Stati, joven miembro de la dirección.
Sí, el teatro y la palabra todavía, siempre.

2 comentarios:

Eva Hibernia la peregrina dijo...

querida mociña,

para todos aquellos que viven el arte como una posibilidad de encuentro, paz, amor y bendiciones.

Paula Mocinho dijo...

un beso amiga Hibernia